“Cuando los pintores se enfrentan al poeta” (Seis retratos de GAMONEDA)

(Reproducimos un artículo, con texto y fotos del periodista MARCELINO CUEVAS, publicado en el suplemento ‘El Filandón’ de Diario de León, en junio de 2007:)

“Cuando los pintores se enfrentan al poeta”

Retrato de Gamoneda realizado por su amigo Jorge Pedrero.

Retrato de Gamoneda realizado por su amigo Jorge Pedrero.

El reloj de la Catedral desgranaba con parsimonia las campanadas de las diez, mientras el sol aparecía tímidamente y una voz de aluminio nos decía que sí, que Gamoneda, don Antonio, esperaba nuestra visita. Empujamos la puerta y pasamos al pequeño jardín donde, recostadas en el tronco del viejo árbol que preside con autoridad el recoleto espacio, descansaban las musas del poeta, desnudas, indolentes y ajenas a la fina escarcha que volaba desde los tejados rojos. Parecían cansadas, quizá pasaron la noche acarreando palabras, inspirando versos, derramando en frenética danza sus dones sobre el poeta.

Empujamos la puerta siguiente, también está abierta, y entramos en el santuario. A la derecha un pequeño salón, a la izquierda una escalera. Apoyados en un mueble, al frente, una serie de retratos del poeta. Gamoneda recordó nuestra cita y lo tiene todo preparado. Se trata de fotografiar los retratos que le han hecho sus amigos los pintores. El silencio lo rompe el poeta que baja pausadamente por la escalera.

Gamoneda extiende el brazo izquierdo mostrando los cuadros y dice. “Estos son, quizá falte algún dibujo perdido entre las mil y una carpetas del estudio, pero básicamente estos son los pintores que me han retratado. Jorge Pedrero, que fue gran amigo y murió hace ya muchos años, me pintó cuando los dos éramos muy jóvenes. Después fue Manuel Jular, entonces también muy joven y, finalmente, Modesto Llamas pintó esta cabeza hace… (se acerca al cuadro)  bueno en 1993 pone en la firma, pero a mí me parece que no han pasado tantos años… en fin, será en el 93. Llamas hizo además otros dos retratos que guarda celosamente en su estudio”.

Nosotros le decimos que hay ya, por lo menos, otra imagen suya que Leticia Gavilanes y Miguel Ángel León tendrán mucho gusto en entregarle cualquier día como símbolo de la admiración que sienten por él y que está depositada en la casa del Filandón. El poeta tiene prisa por terminar no se qué cosa y nos deja a solas con los cuadros. Los sacamos de uno en uno al patio para fotografiarlos. Las musas se han ido, quizá han vuelto al trabajo, puede que Gamoneda esté terminando uno más de sus poemas.

LOS DOS RETRATOS DE JORGE PEDRERO

Retrato de Gamoneda realizado por su amigo Jorge Pedrero.

Retrato de Gamoneda realizado por su amigo Jorge Pedrero.

Jorge Pedrero pintó al escritor en el verano de 1954. En el primero de sus cuadros  le reflejó como un joven dandi de traje gris y corbata bien ajustada. El gesto es serio y la mirada está clavada en el artista que le pinta. En el segundo de sus retratos ha desaparecido la corbata y el poeta está en mangas de camisa, pero el gesto y la postura son los mismos.

Jorge Pedrero nació en Nueva York en 1921, sus padres eran leoneses. Cursó estudios de Bellas Artes en Sevilla y trabajó en el mundo de la vidriera. Su difícil situación personal no le permitió pintar con la asiduidad  necesaria, por lo que nunca llegó a realizar una exposición individual, aunque participó en diversos Salones de Otoño y en varios certámenes de Exaltación de los Valores Leoneses, ganando una medalla en el año 1963.

A la muerte del artista escribía Gamoneda: “En el caso de Jorge Pedrero, no podemos –aunque bien quisiéramos– excluir un punto de indignación: su muerte no consiguió resucitar ni la más escueta nota de quienes, por conocimientos y dedicación diaria a la información, realizan la crónica menuda de la vida –y de la muerte– sobre la tierra leonesa. Si estos mismos informadores estimaron que la muerte de Pedrero no tenía dimensiones de noticia, dejaríamos a un lado nuestra personal y distinta estimación para presentarles sus propias manifestaciones, inteligentemente fervorosas, cuando en no muy lejana ocasión, enjuiciaron públicamente alguna de las obras de Pedrero. No entendemos olvidos que conlleven contradicciones tan notables como las que surgirían de la confrontación de aquellas pasadas expresiones y estos otros más recientes silencios”.

Y ya fijándose en la figura del pintor decía: “Su vida, marcada por el trabajo mal pagado y la enfermedad, no le dejó cuajar en pintor numeroso y celebrado. Lo grande y lo triste de su vida y sus cuadros tendría que haber sido visto en la observación de un tejido asombrosamente tenso, en el que la hebras eran el tono de sus actos de cada día, el impresionante y difícil contenido de sus, también pocas, palabras. Hoy sería difícil reunir en León más de una docena de cuadros suyos. Estos cuadros afirmarían la existencia de un pintor de raza; queremos decir, de un pintor en el que la pasión por la verdad incorporada a la pintura, iba mucho más allá del afán por las calidades, las sabidurías cuidadosas y el buen acabado; más allá, en fin, de todo lo que puede caracterizar a pintores cuya mayor dignidad reside en el éxito rubricado por la cómoda mirada pública”.

MANOLO JULAR Y LA ESCUELA ALEMANA

Retrato de Gamoneda realizado por el pintor Manuel Jular.

Retrato de Gamoneda realizado por el pintor Manuel Jular.

Mientras el fotógrafo ejercía su trabajo sobre un nuevo retrato, el realizado por Jular, la sombra de un enorme gato se deslizo con misterioso silencio sobre la pintura. El reloj de Catedral hizo sonar las campanas de las diez y media y unos pájaros huyeron con gran revuelo en busca de atalayas más seguras.

Jular acaba de hacer una estupenda exposición en la leonesa galería Ármaga, y en varias de sus obras emplea los versos de Gamoneda como elementos pictóricos. “Mas que de homenajear al poeta –dice- he divagado pictóricamente alrededor de sus versos. A pesar de la luminosidad ardiente, o quemante, de algunas palabras y conceptos, la confrontación de dos lenguajes oscuros, el magnífico del poeta y el del pintor, probablemente aumenta la confusión aunque destape alguna magia”.

Pero la amistad de Gamoneda y Jular viene de lejos, ni uno ni otro recuerda con exactitud la fecha en las que se realizó el retrato del escritor, pero hurgando en los recuerdos parecen coincidir en que fue a principios de los años 60. Explica el pintor que le sirvió de estudio una luminosa galería en la casa de sus suegros que se abría a la plaza de San Marcos y desde la que podían verse los altozanos del Monte de San Isidro, bien reflejados en la obra.

Era un tiempo en el que el artista estaba influenciado por la figura emergente de Zurdo y, sobre todo, por los expresionistas alemanes, especialmente por Oscar Kokoschka, pintor de violentas pinceladas aparentemente descuidadas y espontáneas, lo que en el caso de Jular puede apreciarse sobre todo en el paisaje que sirve de fondo al cuadro, pintado sobre tabla. La cara del poeta está realizada con pinceladas más finas buscando el parecido. El pintor estaba a punto de alejarse definitivamente del academicismo para recibir las corrientes abstractas que comenzaban a llegar de la entonces muy lejana América. Sobre él comentaba Gamoneda, “Jular veía un hoyo y pintaba un barranco”.

MODESTO LLAMAS GIL Y SU SEGUNDA JUVENTUD

Retrato de Gamoneda realizado por Modesto Llamas Gil.

Retrato de Gamoneda realizado por Modesto Llamas Gil.

El pequeño retrato de Llamas lo tiene colgado Gamoneda al lado de la puerta de su casa, en un lugar privilegiado, lo cierto es que el lienzo lo merece. Se trata de una obra llena de fuerza, como son todas las pinturas del artista a partir del momento en el que dio carpetazo a la academia. Pero hagamos historia, explica Modesto: “Gamoneda me ayudó en el año 90 a preparar una exposición en la que el tema principal fue el retrato. Se llevó a cabo en el 91 en la sala de Caja España, entonces Caja de Ahorros y Monte de Piedad, en la calle de Santa Nonia. Con aquel motivo retraté a Crémer, a Pérez Herrero… y también a Gamoneda. Fueron obras que rompieron con mi manera tradicional retratar, procuré en ellas sacar a la luz lo más íntimo de cada uno de mis personajes y para ello les pinté en varias posiciones. Son cuadros que guardo con enorme cariño. Gamoneda posó primero en el estudio, con un periódico en la mano, tal y como si hubiese sido sorprendido andando por la calle.  En el segundo de los retratos aparece escribiendo y lo pinté en la biblioteca de Amigos del País, al fondo se adivinan los libros que de alguna manera pesan sobre el poeta”.

GamonedaLlamasGil6

Otro retrato de Gamoneda, por Modesto Llamas Gil.

Llamas quiso regalar este cuadro doble a Gamoneda, pero el poeta le dijo que era demasiado grande, que no cabía en su casa y entonces Llamas pintó, ya en 1993, el estupendo busto del poeta que ahora este conserva en un lugar importante de su hogar.

LLEGA EL TIEMPO DE LAS EMERGENCIAS

Los cuadros reposan ya en su sitio, esperamos en silencio el regreso del poeta que vuelve pronto, como si hubiera adivinado que habíamos terminado. Baja de nuevo las escaleras arrastrando los pies y con el mismo gesto adusto, tiene cierto parecido con Beethoven, que muestra en los retratos. Desde el último han pasado ya catorce años, tiempo en el que los premios y galardones han llovido sobre él. Le comentamos que hay unos jóvenes artistas que le han hecho un nuevo retrato y que quisieran entregárselo como muestra de la admiración que sienten por su obra. Está de acuerdo. Nos da la mano y le dejamos emprendiendo de nuevo la ascensión a su reducto, allí donde con él trabajan las musas para mayor gloria de las letras españolas.

Pero ha llegado el momento de hablar de este nuevo retrato, del collage realizado por  un joven e inquieto equipo de artistas que viven en una apasionante y surrealista vorágine de pintura y poesía. Son Laetitia Gavilanes y Miguel Ángel León, que un buen día retrataron al poeta y que por obra y gracia de esta obra han vivido una lamentable cadena de desencuentros que no tenemos espacio ya para comentar. Pero dejemos que sean ellos en primera persona los que cuenten una parte de la historia.

Retrato de Gamoneda realizado por Laetitia Gavilanes y Miguel Ángel León

Retrato de Gamoneda realizado por Laetitia Gavilanes y Miguel Ángel León

“Una mañana, la joven artista Laetitia Gavilanes se despierta poseída por un impulso: pintar un retrato del poeta Antonio Gamoneda. Armada con sus tijeras y papeles, reconstruye el rostro melancólico a partir de una foto de prensa. Virtud del arte, el impulso ya ha fructificado. Ahora surge el problema: su presentación en sociedad. Con la alegría que corresponde a quien ha descubierto un raro cristal, Laetitia dirige sus pasos hacia la Fundación Sierra Pambley. Ante una garita exigua, ella demanda una cita con el propietario del rostro retratado. No ha de aguardar mucho tiempo hasta que la protectora secretaria le comunica, telefónicamente, que él no la recibirá debido a su permanentemente grave estado de salud. En efecto, al día siguiente, ella puede comprobar cómo, en su saludable y habitual paseo vespertino, el escritor es seguido por una sombra enferma y fumadora. La alegría inicial va cediendo a una sorda inquietud”.

Y la inquietud se convierte en peregrinaje, en una especie de viaje iniciático y verdaderamente surrealista que aquí acaba, ya que el retrato puede verse en estas páginas y pronto estará en manos  del poeta.
Anuncios

2 comments

  1. Estimada Eloísa:

    Quisiera precisar que el artículo de Marcelino Cuevas sobre los retratos de Gamoneda apareció, según mis fuentes, en el especial de “Filandón” dedicado al poeta del 22 de abril de 2007 (pp. 10-11) y no en junio, como se indica en la acotación inicial de la entrada.

    Disculpa por ser demasiado quisquilloso.

    Enhorabuena por el excelente trabajo que realizáis en esta nueva bitácora dedicada a Gamoneda.

    Un abrazo,

    R. P. C.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s