“Poesía, alimento, libertad”, por Jorge Riechmann

Jorge Riechmann.

Jorge Riechmann.

[Texto publicado en “El  río de los amigos. Escritura y diálogo en torno a Gamoneda”. Madrid, Calambur, 2009]

POESÍA, ALIMENTO, LIBERTAD
(NOTAS PARA ACOMPAÑAR A ANTONIO GAMONEDA)

Por JORGE RIECHMANN

1

Un poeta es alguien que se extraña, en un doble sentido. Situado ante el mundo y en el lenguaje, se asombra; y por otra parte reconoce en la palabra una potencia de extrañamiento que puede catapultar al ser humano muy lejos en el seno de la realidad.

Nos alumbra el deseo de la palabra otra. No por ningún afán preciosista de singularidad: porque queremos acompañar a la realidad hasta sus consecuencias, siempre penúltimas. Porque los vínculos más intensos a veces son los menos visibles.

Poesía realista: aquella en la cual la palabra es realidad. Lo ha indicado Antonio Gamoneda con plena clarividencia. La escritura no debe ser “explicación, referencia, adorno, rasgo de ingenio”, sino “ella misma realidad”.

Y sigue el poeta: “qué desolador disparate —menos mal que ocurre pocas veces— hojear el periódico y encontrarse en el listado de ‘los más vendidos’ un libro de presunta poesía clasificado como ‘ficción’, cuando la poesía o es sustancialmente realidad o no es poesía”.

No sabemos lo que dice la poesía; pero no renunciamos a saberlo.

2

No soy un literato, soy un poeta, decían Rainer Maria Rilke y Juan Ramón Jiménez hace casi un siglo; en nuestros días Antonio Gamoneda ha insistido en que la poesía no es literatura *.

Literatura, decía Clarice Lispector, es una palabra detestable. Ella hablaba sencillamente de escribir. ¡Y la expresión “vivir de la literatura”! ¡Qué montaña de equívocos detrás de ella…!

La diferencia entre la literatura y la poesía es la que hay entre hablar y hacer.

Escribir poesía no tiene que ver con la literatura. Tiene que ver con el alimento y tiene que ver con la libertad.

3

La poesía dice lo que no se puede decir (mientras que la literatura dice lo que puede decirse), aprendemos en una vigorosa tradición: Juan Ramón Jiménez, José Hierro, Antonio Gamoneda.

“Poesía escrita me parece, me sigue pareciendo siempre, que es expresión (como la musical, etc) de lo inefable, de lo que no se puede decir —perdón por la redundancia—, de un imposible. Literatura, la espresión de lo fable, de lo que se puede espresar, algo posible.” **

“El poeta es aquel que dice más de lo que dice (…); las palabras cautivan antes de que captemos su sentido.” ***

“Todo se explica en la imposibilidad. // Hay úlceras en la pureza, vamos / de lo visible a lo invisible”. ****

Todo esto pueden parecer boutades alejadas de las experiencias humanas básicas: pero recapacitemos antes de precipitar el juicio. Si la poesía es decir lo imposible, entonces está entrañablemente cerca de lo humano, porque ser humano es hacer lo imposible.

Pues en efecto, ¿en qué consiste ser humano, o quizá llegar a serlo? En un verdadero rosario de imposibilidades:

  • cultivar a la vez la unidad esencial del género humano y la enriquecedora diversidad;
  • formarnos como irrepetibles seres singulares precisamente a partir de aquello que tenemos en común con todos los demás;
  • conjugar lo que nos extrae fuera de las comunidades naturales, y nos distancia de los demás seres vivos no humanos, con aquello que nos hermana con la naturaleza entera;
  • formular una política democrática común a partir de la participación plena de fuertes personalidades autónomas…

La lista podría alargarse añadiendo una paradoja verdadera tras otra… Nuestra iglesia es la imposibilidad, ha dicho alguna vez Antonio Gamoneda, sin duda con cabal conciencia plena de la etimología de la palabra iglesia (del griego ekklesía, asamblea). Yo escribí en otro lugar que los seres humanos no salimos adelante sin hacer lo que resulta imposible hacer, por lo menos varias veces al día.

4

La poesía de Antonio Gamoneda hace trizas la supuesta contradicción entre la autonomía del texto (reivindicada por románticos, formalistas y vanguardistas) y la referencia histórica y biográfica del mismo, subrayaba Miguel Casado en la presentación de Esta luz en la Residencia de Estudiantes. *****

Tengo a Antonio por el mejor de los poetas españoles hoy vivos.

— — —
NOTAS:

* Quizá valga la pena rememorar las conocidas palabras de Rilke en la carta a Franz Xaver Kappus del 26 de diciembre de 1908: “También el arte es sólo una manera de vivir, y puede uno prepararse para él viviendo de cualquier modo, sin saberlo; en toda realidad se está más cerca de él que en las profesiones irreales y semiartísticas que, reflejando una cercanía al arte, niegan en la práctica la existencia de todo arte y lo corroen, como hace todo el periodismo y casi toda la crítica y tres cuartas partes de lo que se llama y quiere llamarse literatura.” En Rainer Maria Rilke, Teoría poética, ed. de Federico Bermúdez Cañete, Júcar, Madrid, 1987, p. 99. En cuanto a Juan Ramón, la distinción entre poesía y literatura aparece en muchos lugares, y especialmente en la conferencia “Poesía y literatura”, JRJ, Política poética, ed. de Germán Bleiberg, Alianza, Madrid, 1982, p.81 y ss.

** Juan Ramón Jiménez: “Poesía y literatura”, en Política poética, ed. de Germán Bleiberg, Alianza, Madrid, 1982, p.82.

*** José Hierro: “Elementos para un poema”, en Agenda, Eds. Prensa de la Ciudad, Madrid, 1991, p.51.

**** Antonio Gamoneda: Árden las pérdidas. Tusquets, Barcelona, 2003, p. 47.

***** Antonio Gamoneda: Esta luz. Poesía reunida 1947-2004, Galaxia Gutenberg / Círculo de Lectores, Barcelona, 2004.

Anuncios

One comment

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s