Autor: fgamoneda

“Nueva canción dialogada” de Joaquín Pixán, con textos de poetas leoneses y asturianos, se presentará en León y se estrenará en Mieres

Joaquín Pixán.

‘Nueva canción dialogada’. Esta obra, cuyo autor es el músico asturiano Joaquín Pixán, se presentará en rueda de prensa en el Auditorio del Conservatorio Profesional de Música de León (C/ Sta. Nonia, 1), el próximo jueves 17 de enero de 2019, a las 13.00 horas. Asistirán Joaquín Pixán (autor musical, productor e intérprete); Antonio Gamoneda (co-autor de los textos); Ángel Fierro (co-autor de los textos); Rosario González (co-intérprete en este proyecto, nacida en Villablino); y Manuel Pacheco (pianista, transcriptor y arreglista). Tras la presentación habrá una muestra de una de las canciones.

Esta obra se estrenará posteriormente en Asturias, en la Casa de Cultura Teodoro Cuesta de la Villa de Mieres, el viernes 8 de febrero de 2019 a las 20 horas.

LA CANCIÓN DIALOGADA

Por JOAQUÍN PIXÁN FUERTES

En mi búsqueda de nuevos horizontes en torno a la canción asturiana —que también se interpreta en el occidente de Cantabria y el norte de León— surge esta vía, coloquialmente llamada Canción dialogada. Se trata habitualmente de tonadas de cortejo, que ya Torner recogía en su cancionero. En este ámbito exploramos un planteamiento más ambicioso desde el punto de vista de los textos, que compusieron los poetas invitados a este proyecto. Arropados por un pianismo de canción de concierto, también llamada canción elaborada, esta iniciativa presenta un corpus de nueva factura literaria y musical que intenta ir más allá de la tonada tradicional o de autoría indeterminada.

Este planteamiento consiste en presentar nuevos textos, escritos expresamente por poetas de la importancia de Ángel Fierro, Antonio Gamoneda, Aurelio González Ovies, Javier Almuzara, Mª Esther García López y Xuan Bello, y consecuentemente nuevas músicas que sirvan a esos textos. El objetivo último es dar continuidad y pie a nuevas canciones de este género que, en estos momentos, demanda el público asturiano y que están inspiradas en nuestro acervo popular.

En lo que se refiere a la música, seguimos la línea del anterior trabajo que, bajo el título de Un cancionero asturiano para el siglo XXI, realicé con el poeta Antonio Gamoneda. Los textos y la música sirvieron en aquella ocasión como vehículo para difundir tonadas de nueva composición, dando lugar a esa entrega discográfica tan favorablemente acogida.

(más…)

Anuncios

Joaquín Pixán pone música al villancico inédito de Gamoneda

El tenor asturiano Joaquín Pixán ha puesto música a un “villancico inédito” de Antonio Gamoneda para felicitar las Navidades 2018 a todos los asturianos y especialmente a los lectores del periódico La Nueva España. 

¡Felices Fiestas!

En este enlace puedes encontrar el vídeo en el que se escucha la interpretación del villancico por parte del tenor asturiano, con el maestro IIyá Goldfarb al piano. También puedes leer la entrada sobre este villancico en Faro Gamoneda, con solo hacer un click:

:: Letra del villancico inédito de Antonio Gamoneda

Nevaba mucho en Belén
la noche que Dios nacía.
¡Qué bonito y que alegría,
pero qué frío también!

El niño estaba en el suelo
como una rosa desnudo.
¿Por qué no quiso si pudo
venir vestido del Cielo?

Dos ángeles tejedores
de prisa y muy buena gana
le están haciendo de lana
una nana de colores.

Y un chiquitín charlatán
puesto en la punta del pie
se asoma y dice: “José,
ponle tu capa, que están
dale que dale y no sé
cuándo cuándo acabarán”
.

Gamoneda en el Museo Vivanco: “Si mi obra ayuda a vivir a mis lectores, ya me siento muy recompensado”

Antonio Gamoneda en el Blog de Vivanco.

Antonio Gamoneda: “Si mi obra ayuda a vivir a mis lectores, ya me siento muy recompensado”

“¡Brindo por la justicia generalizada!”
Antonio Gamoneda, a sorbos

Por LALI ORTEGA CERÓN
[Publicado en el Blog de Vivanco: #CulturaDeVino, el 15 de diciembre de 2018]

El día ha amanecido frío en León. Apenas unas horas antes, Don Antonio Gamoneda ultimaba, envuelto en noche, algunas notas de sus escritos. Observar los poemas autógrafos del Premio Cervantes 2006 es aventurarse entre una suerte de jeroglíficos angulosos que permiten adivinar la excepcionalidad de uno de los poetas vivos más importantes de la última mitad del siglo XX. No en vano, este autor de 2 libros de narrativa, 12 de ensayo sobre arte y literatura, 5 audio o audiovisuales, 4 obras con compositores musicales y 45 libros poéticos, es Doctor Honoris Causa por 5 Universidades; Prix Européen de Littérature o Premio Reina Sofía de Poesía Iberoamericana, ambos otorgados también en 2006.

La edad mantiene activo a este escritor incansable, al que la desidia le deprime. ¡De momento no me va a tocar a mí, declara con ímpetu! Su voz es grave. Agradable. Naturalmente amable. Su sonrisa se adivina entre la cadencia melodiosa de sus frases, entre la musicalidad de un discurso atemperado y sincero en el que la ausencia de crispación, y rencor, se agradece en los tiempos que corren.

El ventanal del despacho de Don Antonio Gamoneda linda con un patio con algunos arbolillos “que consuelan mucho al verlos” y dos árboles hermosos: un poco común lauroceraso, de hoja perenne. Y un nogal. Le pregunto por su biblioteca, en la que supongo se encuentra el único libro que escribió su padre, Otra más alta vida, un poeta cercano al modernismo que falleció en 1932, cuando su hijo aún no había cumplido un año. Un huérfano marcado de por vida que, paradójicamente, aprendió a leer, a vivir, a escribir, con su padre entre las manos. “¡Ay la biblioteca! No es una maravilla, porque ordené los libros, pero repentinamente me dio un ataque de ciática.” Y se ríe… “Ahora están apilados, así que de ahí no se mueven.” Como yo, que trataría de evitar el ruido lejano de una segadora para no perturbar ni un solo matiz de esta conversación con Don Antonio Gamoneda: el escritor intenso que aún recuerda y que, si bien no tiene todas las respuestas, ofrece, entre sus pensamientos, un sereno abrigo ante lo inexplicable.

León, noviembre de 2018. ¿Qué le devuelve su mirada al exterior, al mundo?

Una gran inquietud. Un mundo vaciado, cómo lo podríamos denominar, de proyectos humanísticos y humanitarios. De unas conductas e ideologías que pueden ser las necesarias, pero que parece que no se ponen en marcha, sino todo lo contrario. Esa inquietud se crea ante mí y trato de decirme que el mundo está ciertamente en una actitud, en una disposición inquietante. Hay que confiar en que las generaciones jóvenes nos lo pongan un poco mejor.

¿Y qué ve en su interior, a sus 87 años?

Muchos recuerdos. Un horizonte delante de mí, sin dramatismo alguno, que no puede ser un horizonte con grandes distancias; ni mucho tiempo; ni mucho espacio. Soy un hombre mayor y sobre todo veo que hay muchos aspectos de mi vocación y de mi necesidad creativa que no he podido hacer en la vida. Y claro, trato de recuperar tiempo, cosa que no siempre se logra con frutos. En fin, es así. Y naturalmente mi actitud ante eso es una aceptación que no me lleve a la pasividad, a desentenderme de la vida, de la mía propia y de la de los que me rodean (y si me apuras, al de todos los humanos). Ni de mi vocación, claro.

(más…)

“El óxido desprendido de la boca”, un artículo de Rogelio Blanco en la revista ‘Epicuro’ (2018)

Antonio Gamoneda en la revista Epicuro.

El óxido desprendido de la boca

Por ROGELIO BLANCO MARTÍNEZ

[Publicado en la revista Epicuro que dirige Aurelio Loureiro, el 15 de diciembre de 2018]

En 1931 nace Antonio Gamoneda en Oviedo. En 1934, huérfano de padre, se traslada a la ciudad de León.

Hijo único, llega junto a su madre a la capital leonesa para habitar con la necesidad material y la condición asmática de la madre, situación que se agrava en el clima de violencia prebélico del momento.

Con los escasos recursos disponibles más un libro, Una más alta vida, escrito por su padre y sobre el que el niño, “Toñín”, aprenderá a  descifrar y unir letras, a leer; la familia ocupará una vivienda en la Carretera de Zamora de la ciudad del Bernesga.

Con lo que aporta la madre, modista por cuenta propia, sobrevive la familia. Entre la necesidad y el miedo, entre la pobreza y la muerte “yo nací a la conciencia en 1936. Desde mis balcones podía verse la represión (…), los preparativos, los miedos, los gritos de los familiares, la sangre en la calle”. Tras el óxido de las barras protectoras del balcón del domicilio familiar observa las cuerdas de presos que con paso cadencioso,  cabizbajos, avanzan hacia la cárcel instalada en San Marcos y, muchos, al exterminio. El niño “Toñín” conoce la humedad del terror, el frío de la aniquilación en una España; en la que, al decir de Miguel Hernández, abundan más los ríos de sangre y las sementeras de cadáveres que las cosechas de trigo. Las cuerdas de hombres destilaban olor a grisú y a tierra estercolada, eran mineros y agricultores que caminaban como rebaño de corderos al ara del sacrificio. Su delito era, en la mayor parte de los casos, defender la libertad y una República legítima.

“Las lágrimas del cerebro discurren por el corazón”, nos dice Leonardo Da Vinci y será desde este espacio desde el que arranca la sensibilidad creadora de Antonio GamonedaLa memoria, la brega contra el olvido y el reconocimiento de que lo que no alcanza la tradición, es poesía, o  una manifestación inquietante que pregunta. Y toda pregunta reverbera una inquietud y la expresión de una intimidad. “Mi tipología de escritos –declara– ha de ser la que pueda darse en la suma de unos componentes históricos y biográficos que son, más o menos, los siguientes: la pobreza familiar, escasa escuela pública y contemplación inocente de la crueldad y la miseria moral de la guerra y de la posguerra militarizada (…) las lecturas nada selectas; trabajos desde la niñez en niveles inferiores. Estos son los niveles culturales primarios. A continuación, con la vocación poética ya descubierta, estudios accidentales y lecturas tirando a imprevisibles, nada de viajes educativos, y jornadas laborales de doce horas, menos los domingos que sólo hacíamos tres”.

(más…)

Gamoneda con Teresa Gancedo en el suplemento ‘Artes y Letras’ de ABC Castilla y León

Henar Díaz entrevista a Teresa Gancedo (en la imagen, acompañada del poeta Antonio Gamoneda durante la inauguración de su exposición en el MUSAC) y un artículo de Bruno Marcos.
Publicado el sábado 24 de noviembre de 2018
en el suplemento Artes y Letras de ABC Castilla y León.

Haz un click para ver el pdf de las dos páginas:
Teresa Gancedo ABC 24-11-2018 Páginas 6-7 CASTILLA Y LEÓN

15-N / Antonio Gamoneda en dos fotos de Marcelo Óscar Barrientos Tettamanti

Antonio Gamoneda (el 15 de noviembre de 2018, durante la manifestación “Por el futuro de León”). © Fotografía: Marcelo Óscar Barrientos Tettamanti.

— — —

Antonio Gamoneda (el 15 de noviembre de 2018, durante la manifestación “Por el futuro de León”). © Fotografía: Marcelo Óscar Barrientos Tettamanti.

La poesía toma Vivanco

Antonio Gamoneda durante la lectura de sus poemas. Foto: Ó.S.J

Antonio Gamoneda consigue emocionar
con su poesía en Vivanco

Por ÓSCAR SAN JUAN
Publicado en larioja.com el sábado 17 noviembre 2018

BRIONES.—Con motivo de la VI Jornada Nacional de Poesía y Vino de la Fundación Vivanco en su afán por divulgar la Cultura del Vino a través de diversas manifestaciones artísticas, la Fundación Vivanco para la Cultura del Vino promueve estos encuentros poéticos que alcanzan este 2018 su sexta edición, en los que se pudo disfrutar de la poesía de Antonio Gamoneda.

Hombre de letras y amante de la cultura, fue descrito en su día, por el jurado que le concedió el Premio Cervantes 2006, como “esa voz nueva (…) que crea un sentido en la palabra y borra la anécdota para hacer poesía cargada de símbolos de difícil acceso”.

(más…)