Autor: Eloísa Otero

Periodista y escritora leonesa.

El vídeo sobre ‘Blues castellano’ y Gamoneda realizado por el Museo Etnográfico de Castilla y León (2017)

En enero de 2017, Antonio Gamoneda fue homenajeado en el Museo Etnográfico de Castilla y León (Zamora), con motivo del cincuenta aniversario de la finalización de su poemario ‘Blues castellano’, libro censurado por la dictadura franquista y que no fue publicado hasta 1982. Se considera un libro mayor de la poesía española del siglo XX.

Fotografías de Robés sobre poemas de Antonio Gamoneda

Fotografía de José Antonio Robés para “El vigilante de la nieve”.

“El vigilante de la nieve”
Fotografías de Robés sobre poemas de Antonio Gamoneda

El vigilante de la nieve es una de las obras poéticas más emblemáticas de Antonio Gamoneda, Premio Cervantes 2006. Incluye once fragmentos pertenecientes al Libro del frío (Ediciones Siruela, 1992).

José Antonio Robés ha creado una colección fotográfica exclusivamente para El vigilante de la nieve. Ambos autores han querido compartir su obra, fusionar sus creaciones que, de manera individual, han realizado sobre un mismo eje.

La fotografía de Robés en El vigilante de la nieve está realizada desde la serenidad, en ellas se escucha el silencio, el susurro de los versos de Gamoneda. Es una obra conceptual, casi minimalista, donde las sensaciones y los sentimientos se proyectan en una fotografía pura en blanco y negro, realizada aún con negativo químico.

No tiene lugar ni tiempo conciso, es un sueño, un estado espiritual, una ráfaga. Es una creación en la que Robés ha trabajado durante años y con extremo cuidado, cuidando la estética purista que cierra el círculo de once imágenes equilibradas entre sí junto a la obra poética.

La fusión con el poema de Gamoneda confiere a esta obra una dimensión en la que fotografía y poesía se complementan y proyectan una visión global y matizada de estas dos expresiones artísticas.

  • Nota: La exposición de fotos de Robés se ha podido ver en distintintos luegares, uno de ellos el Museo de la Universidad de Alicante MUA (donde se pudo contemplar desde el 18 de enero al 19 de febrero de 2017).

“Descripción de la mentira”, por Mario Alberto Medrano González

Por MARIO ALBERTO MEDRANO GONZÁLEZ
[Articulo publicado en el diario mexicano Excelsior, el 9 de junio de 2017]

En 1977, después de 17 años de silencio editorial —en 1960 apareció Sublevación inmóvil—, Antonio Gamoneda volvía a las librerías con una nueva obra: Descripción de la mentira. En 2007, a treinta años del surgimiento poético, yo lo leía por primera vez. Este 2017, el poemario de Gamoneda cumple cuarenta años de vida. La fecha sólo es un pretexto para volver a hablar sobre el poeta español.

Leer Descripción de la mentira es mirar un oleaje. Me explico. Este extenso poema es una arquitectura de versos largos, la mayoría de ellos llenos de imágenes, metáforas y un lenguaje de sintaxis quebrada, incluso difícil; por otro lado, el poeta construye versos largos, mas no versículos, con afirmaciones y sentencias: es en estos donde se encuentra cifrada la parte social y de denuncia y reflexión de este poema, y al mismo tiempo son los más emotivos.

Esta marea poemática es una alusión al hastío: “Yo sí supe qué fue la destrucción y me alimenté con yerbas escondidas y mastiqué mi nombre y conviví con las apariciones”. El yo poético es una constante, nunca se esconde, está de frente y recibiendo. Y su palabra ha logrado que nos apartemos de la indiferencia y, de alguna manera, del olvido. A pesar de que “el olvido es mi patria vigilada”. De Descripción de la mentira no sólo se puede elogiar su construcción rítmica y de pensamiento. El flujo mental tiene una ingeniería lingüística y retórica exquisita.

Por los versículos de Gamoneda pasan la hipálage, la sinestesia, la deixis temporal y espacial, como se ve en las preguntas finales del poema —”¿Qué lugar es éste, qué lugar es éste? ¿Cómo estás aún en mi corazón?” y  “¿Qué  hora es ésta, qué yerba crece en nuestra juventud?”—, la repetición, las aliteraciones y la constante pregunta poético-retórica que lanza el poeta para un tú, ése que no existe ante sus ojos.

(más…)

“Gamoneda: transparencia y elogio de la sombra”, por José Ángel Leyva

Antonio Gamoneda:
transparencia y elogio de la sombra

Por JOSÉ ÁNGEL LEYVA
Artículo publicado en el periódico mexicano La Jornada el 28 mayo 2017

Días después de colocar La prisión transparente en el estante y revisitar mentalmente algunos de los poemas de esta edición posterior a Canción errónea, donde Antonio Gamoneda conduce su poesía a un laconismo que semeja la agonía, el estertor de la luz y el movimiento, me encuentro con una obra que me sugiere la presente nota: Elogio de la sombra, de Junichiro Tanizaki. Sentí que, desde las primeras páginas escritas por el japonés, un doble juego, una paradoja, me sumergía con avidez entre sus páginas. Poco a poco y al final de su lectura, en el reposo de las ideas, vino hasta mí la voz castiza de Gamoneda a mostrarme las correspondencias conceptuales de su Prisión transparente (Vaso roto, España, 2016).

Nada más alejado del libro de Tanizaki que la poesía de Gamoneda, pero también nada más íntimo con los valores que el primero otorga a la oscuridad. El Premio Cervantes (2006) hace su propio elogio en Un armario lleno de sombra (Galaxia Gutenberg/Círculo de Lectores, Madrid, 2009), ese extraordinario testimonio autobiográfico en que el poeta descubre y confirma el lado umbrío de la humanidad y la palabra, la dualidad y la paradoja de la existencia, la esencia misma del pensamiento entre la lucidez y la confusión, entre el deseo y la desesperanza. El japonés, por su parte, destaca con delicada prosa el sortilegio de la penumbra, su capacidad reveladora y sublimante ante una modernidad occidental que exalta todo lo que brilla, lo que deslumbra, lo que aparenta luz y enceguece. Tanizaki opone la discreción oriental de su cultura, el espacio arquitectónico que considera el ámbito reposado de la penumbra y el valor del uso de la cosas, la mancha del tiempo y el desgaste. De algún modo nos coloca en la profundidad no sólo de la memoria, sino, y sobre todo, del olvido. El arte de vivir y permanecer, de recordar y resignificar el vacío.

(más…)

Fernando Aller entrevista a Antonio Gamoneda en el semanario El Día de León (2017)

El semanario El Día de León sale este 27 de mayo de 2017 con una larga entrevista con Antonio Gamoneda, realizada por el director del semanario, Fernando Aller.

En el titular de portada, una frase de Gamoneda: “Estaba en peligro en la dictadura, pero me protegía pasear con el cura González de Lama

Gamoneda recita poemas de “Canción errónea” en la fonoteca “The Booksmovie”

Haz un click para acceder a la fonoteca de poesía “The Booksmovie” y poder escuchar a Antonio Gamoneda recitar poemas de su libro “Canción errónea”.

“Gamoneda, entre poesía y crítica”, una entrevista de Letzira Sevilla Bolaños desde Nicaragua (2017)

Gamoneda, con su esposa Ángeles Lanza, durante el carnaval poético realizado el miércoles en Granada. © Foto: Letzira Sevilla Bolaños.

Gamoneda, con su esposa Ángeles Lanza, durante el carnaval poético realizado el miércoles en Granada (Nicaragua). © Foto: Letzira Sevilla Bolaños.

Gamoneda, entre poesía y crítica

Antonio Gamoneda. El poeta español llegó a Nicaragua invitado a formar parte del XIII Festival Internacional de Poesía de Granada, en el que se congregaron 106 escritores de diversas partes del mundo.

Por LETZIRA SEVILLA BOLAÑOS
Publicado en El Nuevo Diario (Nicaragua), el 19 de febrero de 2017

Antonio Gamoneda  hace un alto en la efervescente noche granadina agitada por las disertaciones sobre la poesía caribeña en el XIII Festival Internacional de Poesía de Granada, para conversar a pesar del cansancio del día. El poeta español de 85 años llegó a Nicaragua junto con 106 escritores de diversas partes del mundo para homenajear a Manolo Cuadra y saludar la obra de Roque Dalton.

Gamoneda, hijo de un poeta modernista al que solo alcanzó conocer por medio del único libro que escribió, pues murió cuando él no tenía un año, es de los más laureados de este Festival y también de los más conocidos por su prolífera obra: 18 libros de poesía,  una treintena de ensayos, antologado en al menos 13 ediciones y traducido a varios idiomas, con mayor predominio del francés.

La genialidad del poeta Gamoneda ha sido reconocida no solo por los mejores críticos literarios contemporáneos, sino por más de una decena de galardones de diversas instituciones a lo largo de su vida, sin embargo, fue en el año 2006 que alcanzó los dos premios más importantes: el Reina Sofía y el Cervantes, con lo que solo le falta el Nobel para estar en lo más alto del pódium.

¿Qué recuerdos de infancia marcan su obra poética?

Hay dos circunstancias, una es biográfica y la otra es de la historia negra de España, que permanecen en mi conciencia, en mis sentimientos y en mi escritura. La biográfica es que aprendí a leer solo, porque había estallado la Guerra Civil Española y las escuelas estaban cerradas por la represión de los militares sobre el magisterio, pero a mis 5 años quería aprender a leer. Había llegado a la ciudad de León en España, aunque nací en Asturias. Mi madre quedó viuda cuando yo no tenía ni un año y a los dos años estalló la guerra. En mi casa solo había un libro y en él aprendí a leer. Ese libro no me dio solo las claves de la lectura sino mucho más porque descubrí en él  la naturaleza de un lenguaje distinto al que se utiliza para la vida coloquial, tenía otras virtudes rítmicas, ese único libro que trajo mi pobre madre había sido escrito por mi padre y eso me marcó mucho.

En cuanto a la historia negra de España empecé a ser consciente de la vida en mis primeros cinco años cuando estalló la guerra espantosa que dejó 1 millón de muertos. Para un chiquillo, incluso para los mayores, el horror se convirtió en una cosa de todos los días.

(más…)