“Antonio Gamoneda: Poética de la pobreza”, un artículo de Antonio Rey Hazas

Hay un click para leer el artículo entero…

“ANTONIO GAMONEDA: POÉTICA DE LA POBREZA”.  Así se titula un artículo de Antonio Rey Hazas publicado en “Tropelías. Revista de Teoría de la Literatura y Literatura Comparada, 21 (2014)”. Su autor explica, en la primera nota a pie de página, que “estas páginas que siguen son apenas el esbozo de un proyecto mucho más ambicioso y extenso sobre la poética de la pobreza que, a mi entender, preside buena parte del quehacer lírico de Antonio Gamoneda, y para cuya realización cabal necesito más tiempo y, obvio es decirlo, la colaboración del poeta. En principio, por tanto, me limito a trazar algunas líneas maestras del trabajo, a la luz de Cervantes“.

  • Ver el artículo entero AQUÍ
Anuncios

Poemas de Gamoneda en la revista valenciana “21veintiúnversos”

La portada, ilustrada por G. Peyró Roggen.

El viernes 24 de noviembre tendrá lugar la presentación del número 5 de la revista de poesía contemporánea 21veintiúnversos. Será en el espacio “Dos Lunas beach” de Valencia, a partir de las 19:30 horas. Junto con la revista, se presentará también la tercera entrega de su colección de plaquettes, “Carta al hijo”, veintitrés hermosos poemas inéditos de los que es autor el valenciano José Saborit.

Este 21veintiúnversos / 5 contará con veinte textos inéditos de 20 poetas, entre los que figura Antonio Gamoneda, además de Ana Merino, Ángeles Mora, Anna Belozorovitch, Antonio Jiménez Millán, Arturo Tendero, Berta García Faet, Emilio Martín Vargas, Enric Sòria, Javier Lostalé, Joaquín Juan Penalva, Jordi Doce, José Albi, José María Álvarez, Julio Espinosa Guerra, Maria Josep Escrivà, Mila Villanueva, Rafael Correcher Haro, Ricardo Bellveser y Sandro Luna. La obra que ilustra la portada es de G. Peyró Roggen.

21veintiúnversos es una revista que nace en Valencia con la voluntad de aportar su grano de arena y antologizar, de manera periódica, las voces más interesantes del panorama de la poesía contemporánea. Dirigida por Juan Pablo Zapater y coordinada por Francisco Benedito y Víctor Segrelles, que componen el Consejo editorial junto a Xelo Candel Vila y Vicente Gallego, en cada volumen de la misma se incluyen veinte textos inéditos de otros tantos autores, y la aportación de un prestigioso pintor, encargado de realizar una obra expresamente para la cubierta.

La periodicidad de su edición es semestral y aparece impresa en offset sobre papel de alta calidad y encuadernación tradicional con hilo, cubiertas a todo color –con la reproducción de la obra realizada por el artista invitado– y un diseño del interior muy cuidado. 21veintiúnversos es un proyecto editorial de Banda Legendaria.

“La memoria es mortal…”, un breve poema de ‘Arden las pérdidas’

— — —

La memoria es mortal. Algunas tardes, Billie Holiday pone
su rosa enferma en mis oídos.

Algunas tardes me sorprendo

lejos de mí, llorando.

ANTONIO GAMONEDA
(Del libro “Arden las pérdidas”, Tusquets, 2003)

“Invierno”, un poema de ‘Blues castellano’

Cuadro de la serie “Bosques” (2016) del pintor leonés Juan Rafael.

Invierno

La nieve cruje como pan caliente
y la luz es limpia como la mirada de algunos seres humanos,
y yo pienso en el pan y en las miradas
mientras camino sobre la nieve.

Hoy es domingo y me parece
que la mañana no está únicamente sobre la tierra
sino que ha entrado suavemente en mi vida.

Yo veo el río como acero oscuro
bajar entre la nieve.
Veo el espino: llamear el rojo,
agrio fruto de enero.
Y el robledal, sobre tierra quemada,
resistir en silencio.

Hoy, domingo, la tierra es semejante
a la belleza y la necesidad
de lo que yo más amo.

ANTONIO GAMONEDA (Del libro: Blues castellano, 1961-1966)

“Claridad sin descanso” / “Chiarore senza riposo”, un poema de Gamoneda en español e italiano

— — —

[Esta versión en español e italiano está tomada de potlatch.it]

CLARIDAD SIN DESCANSO

Vi lavandas sumergidas en un cuenco de sangre y esta visión ardió en mí.

Más allá de la lluvia vi serpientes enfermas, bellas en sus úlceras transparentes; frutos amenazados por espinas y sombra y flores excitadas por el rocío. Vi un ruiseñor agonizante y su garganta llena de luz.

La realidad es mi pensamiento. Estoy soñando la existencia y es un jardín torturado. Pero voy a morir. Entretanto, pasan ante mí madres encanecidas en el vértigo.

Mi pensamiento es anterior a la eternidad pero no hay eternidad. He gastado mi juventud ante una tumba vacía; me he extenuado en preguntas que aún percuten en mí como un caballo que galopase tristemente en la memoria.

Todavía giro dentro de mí mismo aunque sé que ya voy a caer en la frialdad de mi propio corazón.

Así es la vejez: horas incomprensibles, claridad sin descanso.

ANTONIO GAMONEDA 

— — —

CHIARORE SENZA RIPOSO

Vidi lavande sommerse in un lago di sangue e questa visione arse in me.

Oltre la pioggia vidi serpenti infermi, belli nelle loro ulcere trasparenti; frutti minacciati da spine e ombre e fiori eccitati dalla rugiada. Vidi un usignolo agonizzante e la sua gola piena di luce.

La realtà è il mio pensiero. Sto sognando l’esistenza ed è un giardino torturato. Ma morirò. Frattanto, passano davanti a me madri incanutite nella vertigine.

Il mio pensiero è anteriore all’eternità ma non c’è eternità. Ho consumato la mia gioventù davanti ad una tomba vuota; mi sono estenuato in domande che ancora battono in me come un cavallo che galoppi tristemente nella memoria.

Ancora mi aggiro in me stesso sebbene sappia che ormai cadrò nella freddezza del mio stesso cuore.

Così è la vecchiaia: ore incomprensibili, chiarore senza riposo.

ANTONIO GAMONEDA [Traduzione di Raffaella Marzano]

— — — 

[Versión del poema (reescrito por Gamoneda) en el libro “Arden las pérdidas” (Tusquets, Barcelona, 2003):]

CLARIDAD SIN DESCANSO

Vi lavandas sumergidas en un cuenco de llanto y la visión ardió en mí.

Más allá de la lluvia vi serpientes enfermas —bellas en sus úlceras transparentes—, frutos amenazados por espinas y sombras, hierbas excitadas por el rocío. Vi un ruiseñor agonizante y su garganta llena de luz.

Estoy soñando la existencia y es un jardín torturado. Ante mí pasan madres encanecidas en el vértigo.

Mi pensamiento es anterior a la eternidad pero no hay eternidad. He gastado mi juventud ante una tumba vacía, me he extenuado en preguntas que aún percuten en mí como un caballo que galopase tristemente en la memoria.

Aún giro dentro de mí mismo aunque sé que voy a caer en el frío de mi propio corazón.

Así es la vejez: claridad sin descanso.

ANTONIO GAMONEDA 

Gamoneda en Nápoles (recortes de prensa)

Antonio Gamoneda. Fotografía: Fernando Sanz-Santacruz.

El pasado 8 de noviembre de 2017, Antonio Gamoneda protagonizó en el auditorio del Instituto Cervantes de Nápoles (Italia) una clase magistral, en forma de conferencia, sobre la naturaleza de la poesía. Le acompañaron los hispanistas Augusto Guarino y Marco Ottalano.

Estas son algunas reseñas en diarios y otros medios italianos sobre la visita de Gamoneda a Nápoles:

Y… “una patria es, amigos, un país con justicia” (Gamoneda)

Gamoneda, en un acto del Foro por la Memoria de Le—ón en octubre de 2013, cuando se inauguró en el cementerio de Le—ón el monumento de homenaje a las personas fusiladas durante el franquismo. Fotografía: PEIO GARCIA / ICAL. (Fotografía publicada en Diario de León el 26/01/2016, haz un click).

“España es también una tierra,
pero una tierra sólo no es un país;
un país es la tierra y sus hombres.
Y un país sólo no es una patria;
una patria es, amigos, un país con justicia.”

ANTONIO GAMONEDA

Con estos versos –citados recientemente por algún político español en el Congreso, para poner una guinda final a su discurso– finaliza la primera versión (1960) del poema Ferrocarril de Matallana de Antonio Gamoneda –el poema favorito del ex presidente del Gobierno José Luis Rodríguez Zapatero–. Estos versos, sin embargo, desaparecieron en la versión de 2003 de este mismo poema [ver en: ‘Exentos I’, “Esta luz. Poesía reunida (1947-2004)”. Barcelona, Galaxia Gutenberg-Círculo de Lectores, 2004].

“En la primera versión de Ferrocarril de Matallana había expresiones que pudiéramos llamar explícitamente de carácter social, otras que cabría considerar patrióticas, y algunas que tenían que ver con mi biografía y mi geografía. En la versión definitiva, desaparecen las expresiones de carácter social o patriótico. ¿Por qué? Porque mi pensamiento poético ha ido transformándose y ahora elimino los datos informativos que pertenecen más al pensamiento reflexivo que al poético”, explica Gamoneda en una entrevista con Pilar Ortega Bargueño publicada en el diario El Mundo (29-4-2007).

“Yo no reniego de aquel poema escrito hace casi 50 años. No reniego del primer Ferrocarril de Matallana, y ahí está, en los libros y antologías de la época. De hecho, las modificaciones que yo hago en los poemas casi nunca son para mejorarlos en el sentido formal, por conseguir que estén estructurados o por que resulten más agradables, no. Casi siempre es porque mi comprensión de los hechos que están en el interior de esos poemas ha variado”, matiza Antonio Gamoneda en esa misma entrevista, al tiempo que reconoce estar obsesionado por la reescritura, término que prefiere, desde luego, a los que hacen alusión a retoques o correcciones.