Entrevistas a Gamoneda

Gamoneda: “Las grandes ciudades son una inmensa salvajada” (El Ágora, 2021)

El ganador del Premio Cervantes en 2006 y ya mítico poeta español, Antonio Gamoneda, habla a sus 90 años con ‘El Ágora, diario del agua’ sobre escritura, salud, naturaleza y el empuje de una nueva generación de poetas a los que recomienda que “lean todo”

→Una entrevista de DAVID BENEDICTE 
(publicada el 13 de agosto de 2021 en la sección “Voces por el desarrollo sostenible”)

Cuando Antonio Gamoneda (Oviedo, Asturias; 1931) ajusta el espejo retrovisor de su memoria, le salen libros autobiográficos tan indispensables como Un armario lleno de sombra y La pobreza, publicados ambos por la editorial Galaxia Gutenberg y totalmente necesarios para comprender España y lo que sucedió en ella durante buena parte del siglo XX. Y esto por no hablar de su poesía, la misma que le ayudó a ganar el Premio Cervantes y el Premio Reina Sofía de la Poesía Iberoamericana en aquel 2006 de grato recuerdo que se convirtió en un año clave en su vida y para su obra.

Al otro lado del teléfono, hora convenida, justo después del desayuno. Surge su voz grave, tajante, ronca y dispuesta a poner todos los puntos sobre las íes que sean necesarios a lo largo y ancho de una entrevista en la que, a sus 90 años, vuelve a dejar dos cosas claras. Una. Que su lucidez mental se mantiene a salvo de cualquier amenaza externa. Y dos. Que su pasión por la verdadera poesía aumenta, sin desfallecer, con el paso de las décadas. Conviene prestarle mucha atención. No en vano su voz es la voz de la experiencia.

PREGUNTA.- ¿Cómo sobrelleva la pandemia?

RESPUESTA.- He estado sometido a un claustro, o a un confinamiento como dicen impropiamente, desde el 28 de febrero del año 20. Yo realmente salí 15 días a un monte salvaje asturiano. Aparte de esa breve salida, el mío ha sido un encierro prácticamente carcelario. Sin embargo, lo he llevado bastante bien. Sin sensación de enclaustramiento. Me he dedicado a trabajar furiosamente entre 12 y 14 horas diarias. Y eso ha ocupado el lugar que hubiera ocupado la situación depresiva que supone todo encierro. Lo he pasado bien. Aunque con conciencia de las penalidades que tantísimas personas están atravesando. Pero en lo que concierne a mí situación individual, insisto, he estado bastante bien.

“Hay algo simbólico que es un pequeño jardín en casa que algo consuela”

P.- ¿Qué tal se encuentra de salud?

R.- Bien. Salvo las secuelas de un viejo accidente. Tengo alguna dificultad muy antigua respiratoria, pero la voy sobrellevando. Me encuentro bastante bien. Si no me encontrase bien sería difícil haber trabajado con la intensidad y la cantidad con que lo he hecho este tiempo.

P.- ¿Sigue fumando?

R.- Sí. No mucho al día. Fumo tabaco de liar. Unos ocho o diez pitillos muy finos que me lio o que me lían. No me excedo. No puedo de ninguna manera decir que el tabaco es sanitariamente bueno. Ni que no crea adicción. No se trata de eso. Pero el tabaco sí tiene alguna virtud que no voy a ocultar. El tabaco ayuda, consuela. Se fuma con un gesto que es plenamente natural. Es el gesto del niño en el pecho de la madre y a esta simpleza de los órganos sensibles que succionan está asociada a una especie de bienestar. Yo no soy un vicioso del tabaco por la nicotina ni la adicción química. Lo necesito para tranquilizarme y para trabajar, sobre todo. Necesito tener el pitillo cerca para trabajar. El tabaco es malo, ciertamente, pero tiene alguna no tan pequeña renta positiva y esa es la que me proporciono sin ser fumador constante. A mis años, no voy a modificar esta situación.

P.- ¿Cuánto humo hay en su poesía?

R.- Mucho. No recuerdo si he escrito sin fumar. Son muchos años de tabaco y escritura. Siempre está asociado a mi escritura el pitillo cercano y la posibilidad de ponerlo entre los labios.

P.- ¿Y cuánto paisaje, cuánta naturaleza está asociada a su vida?

R.-Esta larguísima temporada de un año y cuatro meses, poquito. Salvo mis 15 días de naturaleza muy entera y primitiva. Ese monte al que fui en agosto el año pasado y al que volveré este mes, ha sido y es fundamental. Yo me encuentro allí con cervatillos, con ardillas, con tejones. Luego están los pinos, los eucaliptos. Esa naturaleza me viene muy bien. Y este tiempo mi consumo de naturaleza se ha reducido a eso. Hay algo simbólico que es un pequeño jardín en casa que algo consuela. Las hojas de un lauroceraso llegan a mi ventana.

P.- Se habla bastante de la España vaciada, ¿qué tiene usted que añadir?

R.- Eso es un error histórico tremendo. Porque con independencia de la despoblación, las personas dejan el espacio vital con el que han coincidido al nacer y que ha configurado buena parte de nuestra manera de ser y entender. Saltan a la grandísima ciudad y se produce una especie de extrañamiento, de violencia implícita en esa acomodación de gente que, teniendo raíces campesinas, tiene que acomodarse a otra realidad. Y lo hace a veces con gusto, pero con error. Las grandes ciudades son una inmensa salvajada. Este despoblamiento, con independencia de lo que puede dañar a la naturaleza y a la producción agraria, crea una situación ingratamente híbrida. En la gran ciudad se siente constantemente el desequilibrio natural y la irrealidad existencial se agudiza. (más…)

Gamoneda, en el libro de entrevistas ‘Entornos de la traducción: poéticas, narrativas, sociedad’ (2021)

Entornos de la traducción: poéticas, narrativas, sociedad
Javier Gómez Montero & Víctor Bermúdez
Red Europea de Traducctores // Castrillo de los Polvazares; 2021, 274 págs.

‘Entornos de la traducción: poéticas, narrativas, sociedad’ es un libro al cuidado de Javier Gómez Montero y Víctor Bermúdez, editado por el ‘Taller de Traducción Literaria, Seminario de Lenguas y Literaturas Románicas de la Universidad Christiana Albertina’ de Kiel (Alemania), que reúne entrevistas realizadas a un total de 18 autores que han participado, durante los últimos 14 años, en los “Encuentros de Traductores” celebrados en la localidad leonesa de Castrillo de los Polvazares.

El libro se abre con dos preliminares justificativos:

En el primero, ‘Itinerarios de una obra’, Javier Gómez Montero señala que “durante las catorce ediciones hasta la fecha de los encuentros de traductores y escritores en la localidad maragata de Castrillo de los Polvazares la prensa de la región se ha hecho amplio eco de la presencia de los afamados Hommes et femmes de lettres que recalaban unos días en las cercanías de Astorga para lanzar o ultimar proyectos de traducción de literatura española a otras lenguas europeas…”. También recuerda Gómez Montero que “en convencionales diarios de papel o en la prensa digital fueron así publicándose, desde el año 2006 hasta la actualidad de este 2019 en curso, un amplio abanico de entrevistas de las que aquí se reúnen, apenas reelaboradas, las más significativas”.

En el segundo de los preliminares, ’Entornos de la traducción’, Víctor Bermúdez, aborda brevemente los problemas teóricos y prácticos de la traducción y las posiciones a este respecto de los autores entrevistados.

Los autores entrevistados están agrupados en cuatro apartados:

Traducción:
con entrevistas a Miguel Sáenz, Carlos Fortea, Antonio Colinas, Jaime Siles, Lawrence Schimel.

Poéticas:
con entrevistas a Clara Janés, Luis Alberto de Cuenca, Antonio Gamoneda, Luis García Montero, Andrés Sánchez Robayna, César Antonio Molina, Pedro Provencio.

Narrativas:
con entrevistas a José María Merino, Chema Sarmiento, Manuel Rivas, Andrés Martínez Oria.

Sociedad:
con entrevistas a Luis García Montero, Antonio Gamoneda, Jesús García Sánchez, Javier Gomá Lanzón.

Antonio Gamoneda: “La democracia es la máscara sonriente del capitalismo mundial” (2019)

[Reproducimos íntegramente, tal y como se envió, una larga ENTREVISTA con ANTONIO GAMONEDA publicada en noviembre de 2019 en la revista en papel TintaLibre (infoLibre), en un número dedicado a la caída del Muro de Berlín 30 años después]

“El político es una especie que debe extinguirse”

Conversamos con Antonio Gamoneda (Oviedo, 1931) —premio Cervantes, voz siempre crítica con el sistema, que publica la segunda parte de sus memorias y la obra completa de su poesía—, para descubrir cómo ve el mundo y la vida (“ese extraño viaje desde la inexistencia hacia la inexistencia”) un poeta, un pensador, un trabajador, un luchador de 88 años.

Por ELOÍSA OTERO

Acaba de presentar “Esta luz”, dos tomos que reúnen más de setenta años de trayectoria poética. Y lleva semanas intentando poner fin a “La pobreza”, su segundo libro de memorias; casi 500 páginas en las que explora en sus recuerdos a partir de los catorce años, cuando ya trabajaba en un banco (encendía la caldera de madrugada), estudiaba por su cuenta, empezaba a escribir poesía y a militar en una célula antifranquista. Recuerdos que llegan hasta hoy, con páginas en las que habla de su “ancianidad” sin pudor.

Cuando le dieron el Premio Cervantes 2006, escuché a su amigo de infancia Pablo de la Varga: “Antonio se ha convertido en uno de los hombres más ricos del mundo y no porque posea riquezas ni dinero, que son cosas que no tiene. Viaja por todo el mundo y le pagan por ello; le reciben como a un príncipe, cuando habla todos se callan para escucharle y encima… ¡no necesita guardaespaldas!”. Se lo cuento y sonríe: “Es una definición trufada de exageración, en el estilo de Pablo. Se olvida de que en mi realidad están, como en la suya, los sufrimientos, las carencias…”.

Estamos en la galería de su casa, poblada de libros. Con las ventanas cerradas se escucha la algarabía de la calle (es 5 de octubre, San Froilán, fiesta patronal en León, donde reside Gamoneda desde niño).

—¿De dónde saca fuerzas para trabajar en la escritura durante todo el día y parte de la noche?

—Una fuente está en sacar fuerza del cansancio. Otra en el conocimiento de que no queda mucho tiempo para hacer algo de lo mucho que no he hecho. También, la convicción de que lo peor que puede hacer un viejo es apartarse de todo trabajo. Empiezan a perder sentido permanecer, afeitarse, encontrar a un amigo… Ya está en el desinterés angustioso de sí mismo. Se acabó.

—¿Hay una responsabilidad (ética, personal) ahí?

—Algo que parece una responsabilidad: Primero, conmigo mismo: no puedo darme espacios para el desinterés. Estoy desde siempre en la voluntad de trabajo. Permanecer en ella es una finalidad equivalente a la de vivir.

—¿Es usted de los que esperan algo de la vida o de los que consideran que es la vida la que espera algo de nosotros?

—No estoy por las grandes divisiones. Yo tengo deseos que tienen que realizarse en la vida y he de tener una conducta con esa misma vida. Trato de ser razonable en tal circunstancia. Espero algo, no demasiado, de la vida, y prefiero dar algo yo también. Si “el algo” es útil, justo o hermoso, mejor.

—A los 20 años usted ya formaba parte de una “célula” de la resistencia antifranquista, algo de lo que da cuenta en ese libro de memorias que está terminando. Usted ha dicho: “Esperábamos que la desaparición del dictador iba a suponer una transformación de la vida española, pero no ha sido así”. ¿Qué ha sido lo más decepcionante?

—Esperábamos algo que tuviera un valor semejante al de una desaparición del sufrimiento de la gran pobreza y de la gran riqueza. No fue así y sigue sin ser así. Con todo su carácter espantoso, la dictadura fue el tramo anterior de la misma secuencia depredadora y explotadora que ahora rige. Estábamos y estamos en la consolidación de la propiedad, en el regimiento y el uso absolutos de los bienes, productivos o no, por parte del capitalismo.

—Tras la última crisis económica, estamos casi peor que entonces…

—Durante la dictadura franquista estaba el pelotón de fusilamiento, y ahora están los desahucios, el desempleo, el maltrato a los inmigrantes… Todo eso lo originan los mecanismos del poder económico. La dictadura franquista también los tenía, y contó con otros propios del momento. La ayuda militar italiana y alemana fue ayuda filtrada del poder económico italiano y alemán. De Juan March, y de otros financieros de la época, consta su apoyo a los sublevados. ¿Cuál fue el motivo de la sublevación? ¿La fe católica? No, el motivo está en el dinamismo de la economía, forzado por las grandes entidades con o sin nombre. Y ahora hay democracia. La democracia aloja, protege y encubre la misma dictadura económica que prosperaba con la militar. Esto es así no sólo en España. Cabe pensar que la democracia es la máscara sonriente del capitalismo mundial. Máscara y sonrisa. Es lo que hay.

—¿Cree que existe un gobierno en la sombra?

—Sí. No hace falta saber los nombres; basta ver, por ejemplo, el petróleo; si en tal país hay demanda o no, si me interesa el petróleo de Venezuela y hay que ir allá “porque se da un trato antidemocrático a las personas”, que no digo que no se dé. Gobierna y decide la presión de los bloques económicos. Estos pueden ser concretos, grandes compañías que están detrás de un gobierno, o puede ser una presión multinacional aparentemente difusa.

(más…)

Gamoneda en Tendencias21

Haz un CLICK en la imagen para ir a Tendencias21….

La revista digital Tendencias21 reproduce en su sección Tendencias Literarias una entrevista con Antonio Gamoneda, realizada por Javier Gil Martín., publicada con anterioridad en el número 144 (septiembre-octubre 2020) de la revista adiós (revistaadios.es).

Javier Gil Martín conversa con Antonio Gamoneda en el nº 144 de la revista ‘adiós’

Portada de la revista, con fotografía de Fernando Sanz Santacruz.

En el número 144 (septiembre-octubre 2020) de la revista adiós (revistaadios.es), páginas 27-31, aparece publicada una amplia entrevista con Antonio Gamoneda, realizada por Javier Gil Martín.

  • Se puede leer la revista entera online AQUÍ

Primera página de la entrevista.

Gamoneda: «Los políticos no pueden arreglar la crisis del coronavirus porque son meros intermediarios»

Haz un click para ir a la noticia… en leonoticias…

Gamoneda: “La poesía es el territorio de la última palabra” (2008)

Recuperamos una entrevista con Antonio Gamoneda, realizada por Roberto Loya, y publicada curiosamente en el nº 88 de ‘estratos’ (revista de la Empresa Nacional de Residuos Radioactivos), en la primavera de 2008, un año después de que el poeta recogiera el Premio Cervantes:

Gamoneda: “El sufrimiento por el Covid 19 puede llegar a potenciar la creación cultural” (Junio 2020)

Haz un click…

Haz un click…

Majadahonda Magazine publica en su web una conversación de José Mª Rojas Cabañeros con Antonio Gamoneda, realizada por e-mail.

En ella, a la pregunta de en qué está inmerso ahora, literariamente hablando, el poeta responde: “He recuperado algunos relatos breves, inacabados desde hace más de cuarenta años, y trato de acabarlos. También estoy cerrando, creo, un libro de poemas, breve a su vez, Imaginario del vértigo, que se publicará con la magnífica compañía de pinturas de Carlos Piñel“.

Puedes leer la entrevista entera (haz un click:) AQUÍ

¿Qué está leyendo Gamoneda en estos días de confinamiento?

En otro lugar del diario ABC del 25 de abril de 2020, en la página 17 del suplemento ABC Cultural, aparece una pequeña entrevista, en la que el poeta Antonio Gamoneda cuenta lo que está leyendo en estos días de confinamiento obligado por la pandemia de COVID-19.

David Rubio entrevista a Gamoneda: “Seguimos en la pobreza porque hoy la dictadura es económica”

Haz un click…

Haz un click en la imagen superior para leer la entrevista con Antonio Gamoneda que publicó La Nueva Crónica, el pasado domingo 15 de marzo de 2020, firmada por el director del periódico leonés, David Rubio, con fotos de Mauricio Peña y vídeo de Laura Pastoriza.

Antonio Gamoneda, en una de las fotos de Mauricio Peña.

Antonio Gamoneda, en una fotografía de Mauricio Peña.

Y, aquí, la portadilla del suplemento de donde se publicó la entrevista,
que puedes leer en PDF haciendo un click:

→ Entrevista a GAMONEDA en La Nueva Crónica, en PDF

Entrevista con Gamoneda en El Comercio (2020)

Haz un click…

El diario asturiano El Comercio publica una entrevista con Antonio Gamoneda, realizada por Azahara Villacorta, con motivo de la publicación de ‘La pobreza’, el segundo tomo de memorias del poeta. La foto es de Paloma Ucha.

Gamoneda en ‘El Cultural’: «Por fortuna, el pasado se escurre por las tuberías del olvido» (2020)

Haz un click para leer la entrevista…

— — —
Una entrevista de NURIA AZANCOTFoto: Philippe Matsas.

Gamoneda en la portada del diario El País (sábado 8 de febrero 2020)

Haz un click…

El suplemento cultural Babelia (El País) publica este sábado 8 de febrero de 2020 una entrevista de Javier Rodríguez Marcos con Antonio Gamoneda, cuatro días antes de que llegue a las librerías ‘La pobreza’, su segundo tomo de memorias. Las fotos son de Carlos Rosillo.

El titular que ha merecido figurar bajo la foto del poeta en la primera página del diario, “Todo hambriento es un microeconomista”, parece encontrar correlato en otra noticia, la de Philip Alston, relator de la ONU sobre extrema pobreza y derechos humanos, quien tras recorrer España durante 12 días ha llegado a la conclusión de que los niveles españoles de pobreza no se corresponden con el poder económico del país: “Los políticos españoles han fallado a los más débiles”, afirma Alston.

“Todo hambriento es un microeconomista” / Una entrevista de Javier Rodríguez Marcos con Gamoneda en ‘Babelia’

Haz un click…

El suplemento cultural Babelia (El País) publica este sábado 8 de febrero de 2020 una entrevista de Javier Rodríguez Marcos con Antonio Gamoneda.

César Iglesias publica una larga entrevista con Antonio Gamoneda en ‘El Cuaderno’

Haz un click…

ANTONIO GAMONEDA:
«Ahora se da en mí una más intensa conciencia del dolor ajeno, de la justicia y de la injusticia»

Una entrevista de CÉSAR IGLESIAS en
(haz un click:) El Cuaderno

Lauren García entrevista a Gamoneda en “Literarias / Escritores de Asturias”

Haz un CLICK en la imagen para leer la entrevista en Literarias / Escritores de Asturias.

Lauren García entrevista al poeta Antonio Gamoneda
en Literarias / Escritores de Asturias

ANTONIO GAMONEDA:
“A la hora de crear no hay que tener en cuenta nada”

(…)
L.G. —¿Hasta que punto se han de tener en cuenta los maestros a la hora de crear?

A.G. —A la “hora de crear” precisamente no. A esa “hora” no hay que tener en cuenta nada; hay que tender exclusivamente a no estorbar que fluya de nosotros lo que parece ser necesario que fluya; a no estorbar el fluido con la pretensión de ser más listos, más brillantes, etc. Luego vendrá, ha de venir, la autocrítica, la autoexigencia, la corrección convenientemente despiadada. Pero sí, a cualquier otra “hora” hay que estar en profundidad con los maestros –bien elegidos, claro– dejándonos impregnar incluso por ellos.
(…)

Entrevista con Gamoneda en el nº 74 de la revista “Tinta Libre” (noviembre 2019)

Portada de Tinta Libre, noviembre 2019.

Este jueves 31 de octubre llegará a los kioscos el número de Noviembre 2019 de la revista en papel TINTA LIBRE (editada por el diario digital infoLibre, que dirige el periodista Jesús Maraña) y que está dedicado a la caída del Muro de Berlín.

El número incluye una entrevista de cinco páginas con el poeta Antonio Gamoneda, realizada por Eloísa Otero.

Dos de las cinco páginas que ocupa la entrevista.

Juan Carlos Morales entrevista a Gamoneda en ‘Diálogo y Espejo’ (Radio 5, RNE, 2019)

Haz click en la imagen para ir a la página y escuchar el programa…

Con Juan Carlos Morales en Diálogo y Espejo de Radio 5 (RNE):
*
“Esta luz” el libro testamentario de Antonio Gamoneda,
el gran poeta de la existencia y el pensamiento impensado.

El Mundo (2019) / Antonio Lucas entrevista a Antonio Gamoneda

Haz un click para ir a la entrevista…

Una entrevista con ANTONIO GAMONEDA,
realizada por el periodista y poeta ANTONIO LUCAS (El Mundo),
que se publica este domingo 8 de septiembre de 2019.

Gamoneda en el Museo Vivanco: “Si mi obra ayuda a vivir a mis lectores, ya me siento muy recompensado”

Antonio Gamoneda en el Blog de Vivanco.

Antonio Gamoneda: “Si mi obra ayuda a vivir a mis lectores, ya me siento muy recompensado”

“¡Brindo por la justicia generalizada!”
Antonio Gamoneda, a sorbos

Por LALI ORTEGA CERÓN
[Publicado en el Blog de Vivanco: #CulturaDeVino, el 15 de diciembre de 2018]

El día ha amanecido frío en León. Apenas unas horas antes, Don Antonio Gamoneda ultimaba, envuelto en noche, algunas notas de sus escritos. Observar los poemas autógrafos del Premio Cervantes 2006 es aventurarse entre una suerte de jeroglíficos angulosos que permiten adivinar la excepcionalidad de uno de los poetas vivos más importantes de la última mitad del siglo XX. No en vano, este autor de 2 libros de narrativa, 12 de ensayo sobre arte y literatura, 5 audio o audiovisuales, 4 obras con compositores musicales y 45 libros poéticos, es Doctor Honoris Causa por 5 Universidades; Prix Européen de Littérature o Premio Reina Sofía de Poesía Iberoamericana, ambos otorgados también en 2006.

La edad mantiene activo a este escritor incansable, al que la desidia le deprime. ¡De momento no me va a tocar a mí, declara con ímpetu! Su voz es grave. Agradable. Naturalmente amable. Su sonrisa se adivina entre la cadencia melodiosa de sus frases, entre la musicalidad de un discurso atemperado y sincero en el que la ausencia de crispación, y rencor, se agradece en los tiempos que corren.

El ventanal del despacho de Don Antonio Gamoneda linda con un patio con algunos arbolillos “que consuelan mucho al verlos” y dos árboles hermosos: un poco común lauroceraso, de hoja perenne. Y un nogal. Le pregunto por su biblioteca, en la que supongo se encuentra el único libro que escribió su padre, Otra más alta vida, un poeta cercano al modernismo que falleció en 1932, cuando su hijo aún no había cumplido un año. Un huérfano marcado de por vida que, paradójicamente, aprendió a leer, a vivir, a escribir, con su padre entre las manos. “¡Ay la biblioteca! No es una maravilla, porque ordené los libros, pero repentinamente me dio un ataque de ciática.” Y se ríe… “Ahora están apilados, así que de ahí no se mueven.” Como yo, que trataría de evitar el ruido lejano de una segadora para no perturbar ni un solo matiz de esta conversación con Don Antonio Gamoneda: el escritor intenso que aún recuerda y que, si bien no tiene todas las respuestas, ofrece, entre sus pensamientos, un sereno abrigo ante lo inexplicable.

León, noviembre de 2018. ¿Qué le devuelve su mirada al exterior, al mundo?

Una gran inquietud. Un mundo vaciado, cómo lo podríamos denominar, de proyectos humanísticos y humanitarios. De unas conductas e ideologías que pueden ser las necesarias, pero que parece que no se ponen en marcha, sino todo lo contrario. Esa inquietud se crea ante mí y trato de decirme que el mundo está ciertamente en una actitud, en una disposición inquietante. Hay que confiar en que las generaciones jóvenes nos lo pongan un poco mejor.

¿Y qué ve en su interior, a sus 87 años?

Muchos recuerdos. Un horizonte delante de mí, sin dramatismo alguno, que no puede ser un horizonte con grandes distancias; ni mucho tiempo; ni mucho espacio. Soy un hombre mayor y sobre todo veo que hay muchos aspectos de mi vocación y de mi necesidad creativa que no he podido hacer en la vida. Y claro, trato de recuperar tiempo, cosa que no siempre se logra con frutos. En fin, es así. Y naturalmente mi actitud ante eso es una aceptación que no me lleve a la pasividad, a desentenderme de la vida, de la mía propia y de la de los que me rodean (y si me apuras, al de todos los humanos). Ni de mi vocación, claro.

(más…)

Entrevista a Gamoneda de José Manuel López de Abiada (1990)

Haz un click…

Encontramos en la Red una interesante entrevista a Gamoneda, de José Manuel López de Abiada (Universidad de Berna, Suiza), datada en León, el 30-VIII-1990, y publicada en la página de ANALECTA MALACITANA ELECTRÓNICA (AnMal electrónica) / Revista de Filología de la Facultad de Filosofía y Letras (Universidad de Málaga). 

Fragmento de la entrevista: 

(…)

— ¿La reunión de casi toda tu obra en Edad es fruto de una iniciativa tuya?

Fue una iniciativa compartida. Antes de publicar Edad, me dan el Premio de Castilla y León. La Junta de Castilla y León en ese momento es socialista y me dicen que querían (ya se la habían encargado a Víctor García de la Concha) hacer una monografía sobre mi obra. Les dije que a mí eso me venía grande, y que además costaba mucho dinero. ¿Por qué con ese dinero (les dije) no hacéis una cosa: me apoyáis y aseguráis a alguna editorial buena la compra de una partida de libros que entregáis a las bibliotecas de los centros públicos de todas las provincias? Seguramente que con la mitad del dinero está arreglado. Y aceptaron. Entonces Cátedra aceptó. Tuve mucha suerte, porque tengo una cierta noticia de mí mismo sólo desde la reescritura de Edad, pues rescribí físicamente casi toda mi poesía y rompí un montón de cosas. Estuve buscando mi identidad poético-biográfica por la vía de la selección y la reescritura. No se trataba de quitar defectos (que los había): yo quería intentar que mi poesía se integrase en un solo discurso, que pudiera verse como un solo libro.

(…)

Una entrevista con Gamoneda en “Oculta Lit”

Antonio Gamoneda:

“Los premios no han definido un canon literario nunca”

Una entrevista escrita por IVÁN GONZÁLO ROGRÍGUEZ
publicada en ocultalit el 12 junio, 2018

Cuando se cruza el río Bernesga por primera vez y has visto Boston Legal, te das cuenta: en escasos kilómetro y medio, León está tomada por juristas y procuradores. Es como asistir a un Infinity war del derecho, pero en lugar de desvanecerse se multiplican. Si no tuviese una amiga en un despacho de abogados con sede en la ciudad no se me habría ocurrido, lo reconozco. Irónicamente, una vez allí deseé tener dinero para contratar uno. Cualquiera hubiese preferido un litigio en la Audiencia Nacional que intentar presentarse a través de un telefonillo mientras, a escasos metros, un martillo hidráulico convierte el pavimento en Choco crispis. Una vez dentro de aquella casa, una figura me recibe con tos seca mientras teclea torpemente en el ordenador. El desorden de los montones de libros desperdigados por el cuarto dice: «Soy el saqueador de la biblioteca de Alejandría», la mano extendida hacia mí dice: Antonio Gamoneda.

—Pues esto ya está grabando, Antonio. Hablemos de Prisión transparente. Tengo entendido que el poema homónimo es una versión más larga que la que se publicó en edición limitada.

—No, al contrario. Más breve, lo que ocurre es que del poema La prisión transparente que he mostrado, es posible que haya una tercera, o una cuarta versión. El poema inicial fue más breve, el anterior es más largo, el tercero es algo más breve… No solamente recortes, sino transformaciones internas. ¿Por qué? Si mi sistema celular no es ahora el mismo que hace un año, ni siquiera que hace un día, y se ha transformado, la realidad de ese poema está también en movimiento. Cualquier poema publicado forma parte del pasado, si se recupera ese poema, necesariamente ya no es el mismo.

—¿Por qué se han publicado las Mudanzas en este volumen cuando no existe una correlación con las dos secciones previas?

—Por error. No tenía que haberlas publicado. Pero mi momento era ese: tenía Prisión transparente, tenía los otros poemas, tenía mudanzas y lo junté todo. Hay una cierta realidad y no sé si honestidad en comunicar eso. Ahora, como concepto de libro es un error. La noción y la idea que se tiene de un libro es mucho más unitaria y las mudanzas no tenían que haber estado allí.

—Antes de comenzar la entrevista, le comentaba que su poesía deja entrever una cierta vinculación o coincidencia con rasgos del expresionismo, particularmente con Georg Trakl.

—Debes notar que a Trakl, hace menos de 20 años que lo conozco de verdad. Hace 20 años yo tenía 67 y había escrito algo. Lo otro es esa correspondencia que hemos atribuido a las culturas simultáneas, a la simultaneidad. Es decir, entraría como cualquier otro de los alemanes, en toda mi época anterior en una analogía desconocida por mí. Luego ya no puedo decir lo mismo cuando empecé a leer e incluso a hacer versiones de Trakl.

—Resulta curioso que a lo largo de su obra no haya una presencia explícita de poesía amatoria.

—Creo que en todos mis libros hay poesía de amor. Otra cosa es que sea explícitamente de amor, es decir, que yo haya proyectado hacer un poema de amor. En ese sentido no hay tal poesía amatoria como proyecto. Salvo Cecilia, mi nieta, que es un libro entero. Porque yo entiendo que en la poesía no caben proyectos. Cecilia es un brote subjetivo que, si se racionaliza y se convierte en un proyecto, tiene muchas posibilidades de no ser poesía. Y en ese sentido no hay poesía amatoria, política o poesía temáticamente definida de ningún tipo.

(Seguir leyendo la entrevista… AQUÍ)

Gamoneda: “Soy un feminista que desearía que no hiciera falta serlo, que este cruel y tonto asunto estuviera resuelto desde antes del Viejo Testamento”

El poeta leonés Antonio Gamoneda en el despacho de su casa, rodeado por miles de libros, donde trabaja desde hace años en la segunda parte de sus memorias. Foto: RAMIRO – Diario de León.

ANTONIO GAMONEDA ■ POETA

“Soy feminista por la fuerza de los hechos”

Es un rebelde a punto de cumplir 87 años ■ Su afán por reescribir y corregir hasta el infinito retrasará un año más la publicación de la segunda parte de sus memorias ■ Afirma que el fisco es enemigo de la literatura, que tenemos una falsa democracia y anima a combatir el recorte de libertades haciendo, precisamente, lo que nos prohíben

Una entrevista de VERÓNICA VIÑAS, publicada en Diario de León el 13/5/2018

—¿De qué le ha salvado la poesía?

—Iba a decir que de nada, pero no sería muy justo, porque la poesía tiene una especie de poder de liberación, transitoria, pero liberación. Una preocupación, una situación depresiva o un día malo la poesía puede, de alguna manera, convertirlo en un objeto estético formado por palabras. Esa experiencia es liberadora.

—¿Le incomodan etiquetas como poeta existencial o materialista?

—Las etiquetas son incómodas siempre, pero no las retengo ni hago caso. Pienso que si a la gente le gusta etiquetar, pues que etiquete.

—En su poesía abundan los colores, los olores y los sonidos. ¿Definiría su lenguaje como sinestésico?

—Buena parte de mi lenguaje se origina en datos de la sensibilidad corporal y física. Me parece que es bastante normal que así suceda. Acepto esa posible definición, bien entendiendo que procede y se genera a partir de la sensibilidad que tienen las palabras.

—¿Los poetas tienen fecha de caducidad como los yogures?

—Seguro. Con esas mismas palabras lo decía el gran Claudio Rodríguez. Tengo la sospecha, que no me proporciona demasiada alegría, de que ese calendario anda rondándome ya, si no me ha rondado definitivamente.

(más…)

Entrevista a Gamoneda en la Cadena SER: “La poesía me permite comprender la vejez”

Antonio Gamoneda, en su habitación de trabajo. Fotografía: Alejandro Nemonio.

“La poesía me permite comprender la vejez”

Antonio Gamoneda abre las puertas de su céntrica casa de León para hablar sobre la poesía, sus proyectos y su relación con un nuevo momento de su vida al que no termina de acostumbrarse

Por ENRIQUE G. POZO
[Entrevista realizada días antes de que Gamoneda se fuera a Perú, para recibir el Honoris Causa por la UCV, y emitida en la SER (Radio), el 22-4-2018]

El patio es ordenado –la sombra de un edificio que se levanta húmedo y ocre, ventanas grandes– y tiene la quietud de una vigilia de años. A un lado, zarzas que trepan, salvajes, el muro de piedra; al otro, un busto de acero sin pupilas y con surcos en la cara, como un simulacro que da cuenta del paso furioso del tiempo. El hombre, apoyado en un alféizar, asegura que aquel busto con su rostro envejece al mismo ritmo que él.

La casa está en el centro de León, a metros de la catedral. Antonio Gamoneda (Oviedo, 1931) sube a su despacho, atraviesa un pasillo lleno de libros, y alcanza la sala donde escribe, trabaja y escucha flamenco. “Nunca he trabajado con música. Pero desde hace algunos años escucho algo de flamenco por una cosa espantosa que tengo, acúfenos”, confiesa; y se lía un cigarrillo con una agilidad profesa y automática.

Antonio fuma un cigarrillo tras otro, escribe y duerme cuatro horas. Tiene ochenta y siete años y escribe. Ahora prepara el discurso con el que recibirá la distinción de Doctor Honoris Causa en Perú, a donde viajará dos dos días después. Porque Antonio tiene agenda de diplomático y serenidad de poeta; y es profundamente perfeccionista. “Llevo días con el discurso y no me termina de convencer”.

(más…)

Rubén Pujante entrevista a Antonio Gamoneda (2013) [en francés y español]

Antonio Gamoneda. Photographie : Rubén Pujante Corbalán

Por RUBEN PUJANTE

(…) Cet entretien traduit en français (suivi de la version originale espagnole) a été réalisé chez le poète à León, en Espagne, le 27 août 2013. Il s’agit d’un choix d’extraits inédits d’une conversation de plus de trois heures. Gamoneda nous y parle de son expérience intellectuelle, son dialogue permanent, conscient ou inconscient, avec les influences poétiques possibles dans son œuvre, en particulier françaises. Il évoque également sa conception de la poésie comme poésie écrite dans la « perspective de la mort », ainsi que de l’intensification de la vie que la parole poétique peut impliquer dans le contexte actuel de crise socio-économique, en nous communicant malgré tout un message et un sentiment d’espoir sur le présent et le futur. (…)

  • Leer la entrevista AQUÍ

Antonio Gamoneda: “Europa practica crímenes sociales y se queda tan tranquila” (2017)

Antonio Gamoneda en el Museo Etnográfico de Castilla y León (Zamora).

Antonio Gamoneda: “Europa practica crímenes sociales y se queda tan tranquila”

“En la mentalidad española el consumismo ha sustituido a las ideologías y hay que desmontar la falsa democracia e instalar una certera”

Por NATALIA SÁNCHEZ
Entrevista publicada en La Opinión de Zamora el 29.01.2017

El libro “Blues castellano” cumple 50 años de su escritura y 35 de su publicación por lo que su autor Antonio Gamoneda protagoniza diversos actos promovidos por el Museo Etnográfico, entre ellos un encuentro que le trajo nuevamente a la ciudad de Zamora.

– “Blues castellano” un libro mayor de la poesía española del pasado siglo cumple 50 años de su escritura y 35 de la publicación.

-Recorro una manera de entenderme con la creatividad poética que nunca he abandonado del todo. Es un libro que no sé si es el mejor o el peor, pero sí uno de los más queridos porque representa un momento de mi vida en el cual era más ingenuo y quizá más generoso que ahora y a su vez también representa un fragmento de mi juventud. Todo lo que sea rescate hecho por mí o por otras personas que lo hacen en términos amistosos me proporciona emoción.

-Y ese rescate, ¿implica una reescritura?

-Podría ser porque yo reescribo constantemente. No obstante no me he planteado ninguna reescritura de este libro. En cierto modo he querido dejarlo en su ser. Lo quiero como es. Además en este poemario había mucho de rebeldía y de resistencia que ciertamente correspondía al Franquismo en el que me sentía igualado con cualquier compañero que no escribía. Había que estar en la resistencia y algo de eso hay en el libro.

-Actualmente esa resistencia debe hacerse ante…

-Ahora es más difícil porque está más disimulado porque la misma tiranía económica que había con Franco, o muy parecida, sigue en marcha. Entonces sabíamos contra qué tendíamos que ir, pero luego llegó el apaño de la transición y luego la democracia, como si fuese una palabra que arreglase todo cuando no soluciona la economía de subsistencia de ancianos que no llega nada más que para la primera semana del mes, hay niños y ancianos a los que se desahucian y se quedan sin techo. Al mismo tiempo en España han crecido los millonarios de euros en una proporción insoportable y han creado una brecha entre la riqueza y la pobreza más grande que nunca. Yo me la jugué hace unos años igual que mis camaradas, ahora les toca a otros desmontar una falsa democracia e instalar una democracia cierta.

(más…)

Gamoneda en Zigzag Diario (TVG)

Haz un click…

Aprovechando el paso de Antonio Gamoneda por A Coruña –donde el pasado 19 de febrero de 2018 ofreció un recital dentro del ciclo Poetas Di(n)versos–, el programa cultural Zigzag Diario de la TVG emitió una pequeña entrevista con el poeta astur-leonés, realizada por el periodista gallego Francisco Novo.

En la página web de Zigzag Diario se puede encontrar, ver y escuchar el programa completo en el que aparece la entrevista, emitido el 20 de febrero de 2018.

Y aquí, el corte de Gamoneda en el programa:

Fragmento de una entrevista con Gamoneda publicada en “Si te acercas más, disparo”, un libro de Fernando del Val (2017)

Portada del libro.

Reproducimos, con permiso del escritor y periodista vallisoletano Fernando del Val, un pequeño fragmento de la extensa entrevista con Antonio Gamoneda que aparece publicada en el volumen “Si te acercas más, disparo” (Ed. Difácil), libro en el que este autor recopila distintas entrevistas con escritores realizadas por entre 2007 y 2017 (Miguel Delibes, Clara Janés, José Caballero Bonald, Ignacio Martínez de Pisón, Soledad Puértolas, Ian Gibson, David Cercas, Luis Mateo Díez, Félix Grande, Juan Eduardo Zúñiga, Rafael Chirbes y Felicidad Orquín, entre otros), y en el que se incluyen tres entrevistas inéditas (con Antonio Colinas, Antonio Gamoneda y Eduardo Lago). Esta entrevista fue realizada en 2017.

ENTREVISTA CON ANTONIO GAMONEDA (FRAGMENTO)

Por FERNANDO DEL VAL

(…)
—¿El poema[1] es un límite?

—Ah, no lo sé. Pero pensemos[2]. Para empezar, el poema es el resultado de una proyección de la vida del poeta. Si no es eso, no es nada –a mí una poesía meramente ornamental no me interesa–. Entonces, aunque todo disponga de límites –también la realidad, ya sea objetiva, subjetiva o proceso de investigación– el poema, en realidad, al estar ampliando el interior del poeta, mediante la expansión de su mundo, más que un límite, es una puerta abierta a la aparición de algo –lo que sea–, de algo que estaba oculto, no sabemos dónde, incluso para el propio poeta. Por lo tanto, la poesía no es un límite. Sino una liberación.

—De la liberación habla en el último libro.

—Es posible [asiente].

—Y también dice: “No / significan, fingen / los significados”[3]. Le pregunto si palabra y lenguaje no bastan.

—La palabra única, como unidad léxica, representa algo. Alude a algo. Es representación. Cuando hay varias palabras entramos en los terrenos del lenguaje y de la articulación, una articulación que alude a la fonética y al pensamiento, y mediante la cual creamos un asunto o problema. Un algo reconcentrado. El lenguaje viene a ser la organización de las palabras –meras palabras por separado– para alcanzar una significación amplia. Claro que no bastan para decir todo, pero claro que muchas veces crean un descubrimiento, yendo más allá del propio escritor y del propio lector. Sus capacidades no les bastan. La poesía les excede.

—Planteado de un modo radical, ¿el poema es lo que no podemos llegar a decir, o lo que podríamos decir si alcanzáramos a decirlo?

—El poema es exactamente lo que no se puede decir… [deja la frase en alto y hace una pausa valorativa] en el lenguaje de andar por la calle. Si no, la poesía no tiene interés ninguno.

—¿Se puede aprehender la idea –mental– sobre el papel? ¿Una cosa es poesía y otra es poema?

—Aclaremos: no hay distinción entre poesía y poema. Poesía es lo que está en el poema. Nada más. ¿Por qué?: porque lo que no llega al papel puede haber sido rechazado o haberse escapado. O ser pensamiento evadido o inaprensible. Puede que el poeta –y hasta el lector, que es como si fuera otro poeta– tenga otras intuiciones que no llegan al poema. Y no vamos a llamar a esos barruntos poesía. En realidad, es imposible decir si el poema está más allá del poeta o si, por el contrario, representa un límite, como proponía usted antes, para aquello que el poeta quiere decir. ¿Qué ocurre, creo yo?: que las dos situaciones se alternan con naturalidad. Y el resultado es el que es: un conjunto de palabras que leemos cuya lectura nos permite algo cercano a una comunicación interior. Hacemos nuestras las palabras. Hablemos, pues, de aprehensión de palabras, más que de ideas.
(…)

— — —

NOTAS:

[1] Aun con estas posibilidades de distribución en el espacio y de interpretación en el lector.

[2] Propuesta incluida, en el poema que da título a La prisión transparente, en cuyo caso se formula: “Pero / pensemos”, y de la que más adelante se hablará.

[3] La prisión transparente.

Fernando del Val entrevista a Gamoneda (2010)

Fernando del Val y Antonio Gamoneda. Fotografía: José María García Domínguez.

[Recuperamos una entrevista con Antonio Gamoneda realizada en noviembre de 2010 por el periodista y escritor vallisoletano Fernando del Val y publicada ese mismo mes, en formato digital, en la desaparecida Enclave Revista:]

Gamoneda: “Un poema puede establecer una comunicación diferente con cada persona”

Por FERNANDO DEL VAL

Antonio Gamoneda publica sus memorias, o un primer volumen de ellas. Se titulan Un armario lleno de sombra y están llenas de referencias a lugares y vivencias transcurridos durante su infancia.

¿Qué importancia tuvo para usted escuchar los trenes desde los balcones[1] del Crucero?

—Los balcones fueron un lugar para el espectáculo. De niño, me aportaron serios datos de la vida exterior y la terrible condición de la guerra y posguerra civiles en España. Al principio quizá yo no fuera muy consciente de la gravedad de aquello. Pero acabé siéndolo.

—Contemplaba el ir de los presos camino del Penal de San Marcos. ¿Comprendía que iban a ser ajusticiados?

—Quizá la primera vez que vi una cuerda de presos[2] no tuve información de su significado. Pero con las sucesivas cuerdas que vi, que fueron bastantes y durante bastante tiempo, sí llegué a darme cuenta de lo que aquello traía consigo. Muy claramente, además. Quizá sin el sufrimiento de saber que un espectador de una torpeza histórica, porque yo nazco a la conciencia con la guerra ya en marcha. Por lo tanto, extraña pero comprensiblemente, la guerra era para mí un elemento natural.

(más…)

Fernando Aller entrevista a Antonio Gamoneda en el semanario El Día de León (2017)

El semanario El Día de León sale este 27 de mayo de 2017 con una larga entrevista con Antonio Gamoneda, realizada por el director del semanario, Fernando Aller.

En el titular de portada, una frase de Gamoneda: “Estaba en peligro en la dictadura, pero me protegía pasear con el cura González de Lama