Federico García Lorca

Un «temblorcillo» al entrar en la casa de Federico García Lorca…

Un temblorcillo al entrar

  • El Cervantes Gamoneda reconoció sentir un temblorcillo al entrar en la casa de Lorca para abrir el Festival Internacional de Poesía de Granada
Publicada el 29/10/2021 en infoLibre

Antonio Gamoneda confesó que sentía un temblorcillo al entrar en la casa de Federico García Lorca. «Pertenece a esa aura indefinible de Granada», dijo el premio Cervantes de 2006 para poner en marcha la edición número XVII del Festival Internacional de Poesía de la ciudad de la Alhambra. Además de su presencia, que tuvo mucho de homenaje, se rindieron encendidos tributos al nicaragüense Ernesto Cardenal y a la granadina Mariluz Escribano Pueo, cuyos fallecimientos están recientes. Son solo tres actos del más de medio centenar con que el Festival ha recobrado impulso tras el parón impuesto por el covid. Para activarse, ha trasladado al otoño su habitual cita de la primavera y ha programado la intervención de más de 70 invitados representantes de once países diferentes.

Gamoneda subió al estrado de la Huerta de San Vicente con bastante ayuda, pero con buen humor. Y recurrió al enigma para expresar su estremecimiento: «en cada uno de vosotros hay algo de Federico. ¿Cómo? No lo sé», fueron las palabras con las que saludó al centenar de personas que le escuchábamos desde un patio de sillas acribillado por el sol intempestivo de octubre. Detrás de él, a pocos pasos, se atisbaba la terraza desde cuya baranda Lorca y sus hermanos contemplaron la vega granadina. Jesús Ortega lo cuenta con detalle y repasa la historia de este lugar en su reciente libro La caja de alegría (Comares, 2020). Así, «la caja de alegría» es como llamaba García Lorca a la huerta familiar.

Gamoneda hermanó a Federico con el peruano César Vallejo y dijo que ambos constituían los dos pilares en los que se sustentaba la lengua poética hispana, «en dos continentes ―dijo―, en la vida y desdichadamente también en la muerte». Aventuró que a Vallejo también lo mató España. De hecho, recordó que las últimas palabras del autor de España, aparta de mí este caliz fueron “España, España”. Gamoneda acabó su intervención leyendo su poema «Edad» («Me siento a esperar la muerte como quien espera noticias ya sabidas») y un poema inédito, largo, torrencial, con el que se abrazó a César Vallejo por las colinas y los llanos de dos continentes. «Estoy examinándome ante vosotros y ante mí mismo», fueron las palabras con las que apeló «a la generosidad de los presentes» para que añadiéramos «los accidentes» que quedaban sin explicar en su escritura poética.

(…)

Antonio Gamoneda: «Entré en la casa natal de García Lorca magnetizado por su obra y sus espacios»

Por JOSÉ ANTONIO MUÑOZ

Publicado en el digital IDEAL
Edición Granada / Viernes, 22 octubre 2021

Antonio Gamoneda (Oviedo, 1931), Premio Cervantes, Premio Reina Sofía de Poesía Iberoamericana, Premio Nacional de Poesía y un largo etcétera de galardones, ha cumplido en estos días el anhelo de reencontrarse con García Lorca en su casa, en el marco del Festival Internacional de Poesía, y además, ha ofrecido varias lecturas de sus obras.

¿Cómo entró la poesía en su vida?

–Como la respiración, como algo inevitable. Tras el inicio de la guerra incivil, yo tenía cinco años, ya trasladados a León, decidí que quería aprender a leer. Y el único libro que había en casa, el único también que escribió mi padre, poeta modernista tardío. Ese fue mi primera acercamiento a los versos.

¿Y cómo encontró la inspiración para escribir en aquella ciudad vacía?

–Siempre he creído que la inspiración ha de venir trabajando. Con unos 14 años fue cuando mis intentos de escribir un poema cristalizaron. Apartir de ahí fui construyendo mi camino, y ya con 16 o 17 años empecé a adquirir responsabilidades ante mí mismo como poeta.

¿Cómo establece su ‘juego’ con el lenguaje poético?

–Quizá, en vez de juego, lo llamaría uso. El juego se da, quizá, en las reglas que la propia poesía comporta, con un lenguaje y un diccionario propios, y la tensión que lleva consigo el acto creativo. Esperar la palabra justa también forma parte de ese juego.

¿Para comprender el mundo hay que cumplir años, o cuantos más años se cumplen, menos se comprende?

–Creo que si la capacidad cognitiva no se deteriora, la experiencia acumulada con los años ayuda mucho a comprender lo que ocurre, por más que algunos sucesos causen perplejidad. El tiempo facilita una perspectiva distinta sobre los hechos humanos, sociales, ideológicos… Y esa perspectiva permite juicios más informados y más equilibrados.

¿Cómo es el hilo invisible que le une a Granada y a Lorca?

–García Lorca es, en términos de contemporaneidad, mi padre expresivo. Es un autor inimitable, que revela muy a las claras el limitado talento de quien intenta emularle. Muy pocos autores son capaces de proporcionar como él una emoción estética, creando un espacio intelectual apasionado. En mi visita a la casa natal de Fuentevaqueros entré como quien sufre una atracción magnética no solo por el personaje, sino por sus espacios. Y me emocionó profundamente ver algunas de las piezas allí conservadas.

«Escondida luz», una singular antología de Federico García Lorca a cargo de Gamoneda

Escondida Luz
FEDERICO GARCÍA LORCA
Antología, montaje poemático y prólogo de Antonio Gamoneda
Ed. Sibila y Fundación BBVA, Sevilla, 2010.

Un libro que ha pasado bastante desapercibido en estos últimos años es ‘Escondida luz’, una singular antología de Federico García Lorca a cargo del poeta Antonio Gamoneda. No encontrará el lector una selección consabida de poemas. Gamoneda incluye textos de la primera juventud del poeta granadino y extrae unidades poemáticas que encuentra sumidas en sus obras dramáticas. Así, la selección une el sello personalísimo del antólogo al valor propio de los versos de Lorca.

El mayor atractivo de esta original antología –al punto de convertirse en una atrevida propuesta estética– está en incluir fragmentos en versos de obras teatrales que, fuera de su contexto dramático, son considerados aquí auténticos poemas independientes, según expone Gamoneda en su esclarecedor prólogo.

El libro, por tanto, no supone sólo una representativa selección, sino también una recreadora lectura de la poesía de Lorca, realizada por uno de los poetas más reconocidos en lengua española.

«De la realidad y la poesía», un libro de Antonio Gamoneda, Clara Janés y Mohsen Emadí (2010)

De la realidad y la poesía
(Tres conversaciones y un poema)
ANTONIO GAMONEDA, CLARA JANÉS, MOHSEN EMADÍ
Vaso Roto Ediciones, 2010

Con un viaje a Granada como excusa –en el que visitan La Alhambra y la casa de Federico García Lorca, donde se tomaron algunas de las fotografías incluidas en el libro–, Antonio Gamoneda, Clara Janés y el poeta iraní Mohsen Emadí dialogan sobre algunas de las claves de la obra de García Lorca. También abordan otras obsesiones vitales, límites y horizontes. El resultado es una larga conversación en la que los secretos se transforman en confesiones y los recuerdos en vívidas presencias.

Este libro tan especial contiene, además de fotografías del viaje, textos de Clara Janés (a cargo de la edición) y de Mohsen Emadí, así como otros dos regalos: un poema y un relato inéditos de Antonio Gamoneda y una selección de poemas de Antonio Gamoneda padre.

Gamoneda, en el libro que recuerda los 80 años del asesinato de Federico García Lorca

Gamoneda en la casa natal de Federico García Lorca en Valderrubio. Fotografía: Antonio Fajardo (2010).

Gamoneda en la casa natal de Federico García Lorca en Valderrubio. Fotografía: Antonio Fajardo (2010).

[Reproducimos esta noticia, firmada por Carmen Sigüenza y distribuida por la Agencia Efe en junio de 2016:]

Poetas de todo del mundo rinden homenaje
a Federico García Lorca en un libro

El próximo 19 de agosto de 2016 se cumplirán los 80 años del asesinato de Federico García Lorca, cuyo cadáver sigue aún en paradero desconocido, y con este motivo poetas de diferentes generaciones y algunos de los mejores conocedores de su obra se han reunido en un bello libro para rendirle homenaje.

Una brisa que viene dormida por las ramas es el título del libro —retomado de un poema de Lorca— que ha editado y coordinado Miguel Losada y que publica ahora Ediciones de la revista Áurea.

Poetas que dedicaron piezas a Lorca tan distintos como Vicente Aleixandre, Gerardo Diego, Louis Aragón, Allen Gisber, Caballero Bonald, Ted Hughes o Leonard Cohen, o autores como Francisco Nieva, los leoneses Antonio Gamoneda y Antonio Colinas, Caballero Bonald, Ana Rossetti, Luis Antonio de Villena, Vicente Molina Foix o Ian Gisbon que han escrito para este proyecto, han quedado reunidos en este volumen que incluye varios documentos inéditos.

(más…)

1 / Laurence Breysse-Chanet: «Las sombras del solitario» (Gamoneda, Trakl, Lorca, Vallejo)

gamoneda-escribiendo-terraza

Antonio Gamoneda en una fotografía de Fernando Sanz-Santacruz.

«LAS SOMBRAS DEL SOLITARIO» /1

(Gamoneda, Trakl, Lorca, Vallejo)

 (Texto leído en el Instituto Cervantes de París, en el ciclo ‘La República de la Poesía. La obra poética de Antonio Gamoneda’, coordinado por Félix Blanco. 4 de mayo de 2006)

Por LAURENCE BREYSSE-CHANET

Casi el mismo día que César Vallejo, a quien
amaba tanto, acaba de morirse Claude Esteban,
y con fidelidad le dedico estas páginas.

Les tengo que confesar que me impresiona mucho estar aquí esta tarde en esta mesa con todos ustedes, con Jean-Yves Bériou e Ildefonso Rodríguez —y con Antonio Gamoneda, cuya obra leo desde hace ya unos años, sin haber atravesado el río hasta ahora, poniéndome a escribir sobre ella. Me esperaba la música del azar, y les agradezco a todos su presencia, así como su invitación al Instituto Cervantes y a Félix Blanco en particular.

Cuando una amiga alemana le preguntó por qué amaba tanto la obra del poeta austriaco Georg Trakl, Eugène Guillevic contestó de esa manera: «Je n’ai pas su lui répondre, j’ai seulement dit, “parce qu’il m’empoigne, c’est tout.” En effet, je ne peux pas lire ce poète sans qu’il m’étreigne, mais si j’analyse, je ne sais vraiment pas le pourquoi de ce bouleversement en moi.» Quisiera decir lo mismo a propósito de la obra de Antonio Gamoneda. Añadiendo con Ildefonso Rodríguez que «nuestras navajas conceptuales son de uso casero, nuestra terminología es rudamente metafórica.»

(más…)

3 / Laurence Breysse-Chanet: “LAS SOMBRAS DEL SOLITARIO” (‘Con la sombra de Lorca’)

García Lorca en un retrato del pintor Gregorio Toledo.

García Lorca en un retrato del pintor Gregorio Toledo.

“LAS SOMBRAS DEL SOLITARIO” /3

El riesgo de la retracción, «grumos retrocediendo»
(con la sombra de Lorca)

Por LAURENCE BREYSSE-CHANET

Esos fragmentos, en su ocaso y su distancia, reflejan lo que Miguel Casado designa como la «crónica de los episodios fundadores», o momentos de nacimiento de un mito personal, expresado fundamentalmente en Lápidas. De hecho es en el poemario escrito entre 1977 y 1986 donde empieza explícitamente el diálogo del yo presente con sus recuerdos más violentos, arraigados en la niñez durante la guerra civil (y notamos que Antonio Gamoneda reescribe Lápidas en 2003, año en que fecha sus versiones de Trakl). La retracción en la obra de Antonio Gamoneda tiene el sentido de un «emerger sentimental y sensitivo» –cito a Miguel Casado–, por el que se busca la identidad personal en un acallamiento paradójico. Pues no se impone a la conciencia una tarea de erradicación del yo biográfico, como en la obra de José Ángel Valente, sino la exploración infinita de los rincones más secretos de una memoria dramática.

(más…)