Harold Alva

Gamoneda en ‘La primera línea’, antología referente de la poesía iberoamericana

LA PRIMERA LÍNEA. Poesía Iberoamericana (Antología Poética)
Editorial Summa, Colección Primavera Poética, Lima, 2021
Prólogo, selección y notas de Harold Alva
ISBN Nº 9786124848131
400 Páginas

Publicada en Lima, con el patrocinio del Ministerio de Cultura de Perú, la antología ‘La primera línea. Poesía Iberoamericana’ (Editorial Summa, 2021) está llamada a convertirse en referencia ineludible a la hora de conocer las propuestas actuales de la poesía que se escribe en español.

El libro «reúne, por primera vez, a 87 grandes voces de la poesía hispanohablante, en un libro panorámico. Más que una antología, es la radiografía de un momento en el tiempo», apunta Harold Alva, compilador de la obra y autor del prólogo, quien añade que «son 87 poetas que representan una forma, un modo de decir la poesía, 87 poetas sobre quienes ningún ilustrado lector tendría recursos para cuestionar la calidad de sus propuestas ¿Que pudieron ser más? Seguro. Uno de los prodigios de la poesía es que no se termina nunca».

Entre ellos están Raúl Zurita, Daysi Zamora, Antonio Gamoneda, Santiago Sylvester, Efraín Bartolomé, Leopoldo Castilla, Iván Oñate, Juan Cameron, Paura Rodríguez Leyton, Jacobo Rauskin, Lizette Espinosa, Omar Lara, Elvira Hernández, Xavier Oquendo Troncoso, Juan Felipe Robledo, Raquel Lanseros, Juan Carlos Olivas, Rafael Courtoisie, Yolanda Pantin, Jorge Palma, Hugo Francisco Rivella, Gabriel Chávez Casazola, Jotamario Arbeláez, Ramón Cote Baraibar, Rolando Kattan, Dennis Ávila Vargas, Eduardo Langagne, Margarito Cuéllar, Javier Alvarado, Marco Martos, Carlos López Degregori, Ana Varela Tafur, Héctor Ñaupari / Nilton Santiago, Luis Alberto Crespo o Cecilia Podestá. El epílogo de obra lo firma el poeta Omar Aramayo.

Gamoneda, Vallejo y Perú

Haz un click para leer el artículo original…

GAMONEDA

Por HAROLD ALVA
[Artículo publicado en expreso.com.pe el 17 de enero 2021]

Uno de los primeros poetas que leí fue Antonio Gamoneda, “Descripción de la mentira”, “Lápidas” y “Libro del frío”, fueron el eco que acompañaron mis todavía tempranos diecisiete, cuando en Trujillo, con la tutoría de Juan Paredes Carbonell, aprendí a leer a los surrealistas. Gamoneda fue el único poeta de mis lecturas anteriores que se mantuvo firme a pesar de lo que significó descubrir a Antonin Artaud y Tristán Tzara. Con Breton nunca me llevé bien, pese a ser el teórico de aquella pandilla de genios. Por eso, cuando un problema de salud, me impidió abordar el avión que me llevaría a Quito, al Paralelo Cero, al enorme festival del también enorme Xavier Oquendo Troncoso, la frustración fue grande porque precisamente el invitado de honor era Antonio Gamoneda. Me limité a observar las fotos que Leopoldo Castilla me enviaba al celular, a observar el fanpage del festival y a escuchar, desde mi lecho de convaleciente, al admirador de Vallejo, al poeta de León que camina en diálogo permanente con nuestro brujo mayor. Un año después, mi amigo Pedro Novoa me llamó para decirme que alguien quería comunicarse conmigo y que por favor reciba la siguiente llamada. Intrigado, y con la curiosidad de un gato, respondí inmediatamente la siguiente llamada: era Dennis Vargas Marín, decano de la facultad de comunicaciones de una universidad local, para decirme que se había enterado que el 25 de abril estaba de cumpleaños y que su llamada era porque un viejo amigo quería entregarme un presente para la memoria. Yo no entendía nada. “¿De qué se trata, dígame?”, pregunté.

“Sabemos que eres lector de Gamoneda, hemos aprobado una directiva en la que nuestra universidad aperturará, a partir de ahora, el año académico, con un Premio Cervantes. Nuestro invitado es Antonio Gamoneda y esta llamada es para invitarte a pronunciar el discurso de bienvenida”. Yo no cabía en mi alegría. Fue así como conocí a Gamoneda, aquí, en un local universitario de la periferia limeña. Por eso ahora que he recibido uno de sus poemas inéditos para la antología que preparo de poesía iberoamericana: “Dietario del Perú 1980. Vallejo, España”, no tengo sino palabras de agradecimiento para con el más noble de la generación española del cincuenta. “Vallejo, ciertamente, harto de hiatos y sollozos, huérfano de sí mismo, andaba con frecuencia/ intempestivo. Nadie atendía a sus diástoles ni a su evidente tráfico pensativo, nadie nunca / estimaba / su mandíbula pómez”, escribe y, cuando lo leo, siento, querido Antonio, que “mezclas la luz en el cristal sediento/ a intensidad y amor y sombra fría”·

Los maravillosos años 60

“Claudio Rodríguez, José Agustín Goytisolo, José Ángel Valente, Jaime Gil de Biedma y Antonio Gamoneda le entregaron a España una estética que aún mantiene sus réplicas. Sin duda, una década a la que debemos repasar para comprender el XX y entender los umbrales de la nueva centuria”

[Reproducimos un artículo que el escritor, editor y analista político peruano Harold Alva ha publicado en su blog “Apuntes de Occidente”, en el diario peruano Expreso, el domingo 2 de septiembre del 2018]

Por HAROLD ALVA

En 1968 Antonio Cisneros publicó “Canto ceremonial contra un oso hormiguero”, Mirko Lauer “Ciudad de Lima”, Manuel Morales “Poemas de entrecasa”, Julio Ortega “Las viñas de Moro” y Antonio Cillóniz “Verso vulgar”, pero el 68 no significó únicamente la ruptura con una forma escritural que le abrió la puerta a un nuevo proceso, el 68 significó la irrupción de las fuerzas armadas encabezadas por el general Velasco quien instauró un régimen al que denominó gobierno revolucionario, periodo del que soy crítico respecto a la forma como se realizaron las reformas.

Los 60 fueron los años de Cuba y del Che, de la primavera de Praga, del movimiento hippie; años en los que la libertad fue una palabra que se podía tocar y nuestros jóvenes eran militantes de la utopía. En Estados Unidos floreció la Beat Generation (surgida a fines de los 40), aquel grupo de intrépidos muchachos cuyas propuestas marcaron el horizonte de los 60: Allen Ginsberg, William Burroughs, Jack Kerouac, Neal Cassady, Carl Solomon, Philip Lamantia, Gregory Corso, Peter Orlovsky y el legendario Lawrence Ferlinguetti, poeta y maestro de todos los editores.

Al otro lado del atlántico, la literatura había superado la dispersión de los poetas de la guerra civil, consolidado una promoción de poetas de la post guerra, fortalecido en los 50 una poesía social que agotadas sus fórmulas abrió una senda a la que denominaron poesía de la experiencia: si el drama exterior no les decía nada, parafraseando a Calvino, acudieron al drama interior y volvieron entonces a los viejos temas, los personalísimos: lo cotidiano, la infancia, el amor, el tiempo y con ellos Claudio Rodríguez, José Agustín Goytisolo, José Ángel Valente, Jaime Gil de Biedma y Antonio Gamoneda, le entregaron a España una estética que aún mantiene sus réplicas. Sin duda, una década a la que debemos repasar para comprender el XX y entender los umbrales de la nueva centuria.