La Nueva Crónica

Un armario lleno de sombra

Portada de “Un armario lleno de sombra”.

Para los que no se atreven con la poesía, esta obra en prosa puede servir de primer acercamiento a la obra de Gamoneda

Por RAQUEL DE LA VARGA y LETICIA BARRIONUEVO
Artículo publicado en La Nueva Crónica (León), el 05/09/2018

Que sí, que a estas alturas todos sabemos que hay que leer a los clásicos, a toda esa lista de autores y obras que va desde varios siglos antes del inicio de nuestra era hasta autores vivos (y hasta vecinos) como Antonio Gamoneda. Sin embargo, pese a que nos hayan dicho por activa y por pasiva lo buenos que son, la lectura se nos puede hacer cuesta arriba, y es que más prestigio suele ser sinónimo de más dificultad. Esto se potencia aún más cuando hablamos de poesía, el género con la peor fama cuando hablamos con un lector poco asiduo. Pero eso nos pasa también a los lectores habituales, que por prejuicios o por falta de costumbre, no nos atrevemos a enfrentarnos con nada que se haya escrito hace menos de 50 años. ¡Y ay de decir en público que alguno de los patriarcas de la Literatura no te gusta o no lo entiendes!

Hoy ya no hay leonés que no conozca el nombre de Antonio Gamoneda por su relevancia dentro de la ciudad, aunque su reconocimiento provenga de mucho tiempo atrás y su labor poética siga tan viva como hace varias décadas. Sin embargo, puede que a más de uno le pase con Gamoneda lo que tantos otros clásicos: sabe que debe leerlo, pero ya lo ha hecho y ha fracasado o todavía no ha llegado el día de intentarlo. 

Siendo sinceros, la poesía no es una cosa fácil que recomendar a la ligera, más aún cuando estamos hablando de la poesía de Gamoneda. Sin embargo, y a pesar de la obviedad que aparentemente supone, nos parecía que una vez más había que recomendar su lectura. Pero hoy tenemos en mente de forma especial a quienes no sean lectores habituales de poesía, a quienes dicen una y otra vez que no la entienden. Y por eso, para acercarnos a la figura de un gran poeta, hemos decidido recomendar un libro en prosa para quienes busquen un primer acercamiento. 

León ciudad y provincia tiene un gran protagonismo en toda su obra, pero también y no sólo por eso queremos hablar hoy de Un armario lleno de sombra. Esta obra en prosa publicada en 2009 recoge las reflexiones autobiográficas del autor durante su juventud en León, escritura originada por la muerte de su madre. En él revive con todo lujo de detalle los años en los que vivió en el barrio del Crucero y en el centro de León. Los pasajes y emociones que detalla acerca de la situación política o de su familia pueden dar a los lectores que no se hayan atrevido antes con su poesía las claves para entender su compromiso con la vida y con la literatura, además del acercamiento que conlleva hacia su persona.

Cuando miramos hoy a nuestra ciudad, pese a la increíble cantidad de cicatrices y de historias que encierran sus murallas, parece como si siempre hubiese sido un lugar en calma. Aunque existen imágenes y la certeza de que una vez la legión Cóndor desfiló por nuestras calles, o que había muertos tirados en las cunetas, parecen irreales. Los vendedores callejeros, los ferroviarios del Crucero y el desenterramiento de su padre para evitar que lo echaran a una fosa común aparecen a lo largo de su obra, y nada mejor que su explicación descarnada con menos lirismo para entender después poemarios como Lápidas o León de la mirada.

(más…)

Anuncios

“Metonimia”, un artículo de José Antonio Llamas sobre el encuentro con Gamoneda en el Museo de la Minería de Sabero

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

El poeta leonés José Antonio Llamas ha publicado este artículo en La Nueva Crónica tras el encuentro con Antonio Gamoneda que tuvo lugar en el Museo de la Siderurgia y la Minería de Castilla y León (ubicado en la localidad leonesa de Sabero), el pasado 18 de agosto de 2017, moderado por Ernesto Escapa, dentro del programa promovido por la Consejería de Cultura y Turismo de la Junta de Castilla y León “Los Mejores de los Nuestros”.

Metonimia

Por JOSÉ ANTONIO LLAMAS

José Antonio Llamas.

Yo no sé lo que es la metonimia, declaraba Antonio Gamoneda, en el MSM de Sabero la tarde del viernes, 18 de agosto, cuando Ernesto Escapa le recordaba sus primeros logros literarios en aquel León de mediados del pasado siglo, cuando era tan difícil compaginar poesía y verdad y los escritores recurrían a toda clase de recursos a guisa de trampas intentando burlar la pericia de una censura brutal.

Las dificultades de ‘Blues castellano’ coincidieron con la revista Claraboya (1963-1968) en cuyas páginas iban apareciendo anticipos que eran como trallazos que resonaban en la oscuridad. Agustín Delgado, diez años más joven, fustigaba el panorama literario y denunciaba la poesía oficial, acomodaticia y falta de alma, que abundaba hasta el hartazgo y proponía como modelos a quienes ya nada tenían que decir. César Vallejo era y seguiría siendo un modelo a seguir, como declara Gamoneda en el turno de ruegos y preguntas posterior.

Pero llegó 1977, y en la ‘Descripción de la mentira’ el poeta quiso y supo ir por derecho hacia una escritura limpia, nacida del claro manantial de la voluntad de denuncia de la opresión. «Estamos en un momento de confidencias. Los años de plomo terminaron por pasar. Pero mi vocación de pobre y provinciano no ha cedido un punto, y aquí estoy». Las 89 pts. de 1945 como meritorio en Banesto y los juegos florales para poder bailar con la reina de la fiesta y llevar a casa cuatro perras para ayudar a la madre costurera fraguaron un poeta comprometido con la realidad. También otro de los grandes leoneses, Ramón Carnicer, hubo de pasar su etapa de meritorio. Los tiempos eran así.

«Primero la vida y luego la poesía». Pero, lo más grande estaba por llegar, y Escapa lo va desgranando mientras la tarde se va apoderando de las altas naves de la vieja herrería de San Blas, en la que el cronista vio combates de lucha libre y Julio Llamazares jugaba al baloncesto con 25 años de por medio y con la obra del maestro Gamoneda instalada ya en el reconocimiento general. ‘Edad’, ‘Descripción de la mentira’, ‘El libro de los venenos’.

¿Y, en qué andamos ahora, maestro? En el segundo libro de memorias, que sigue a ‘Un armario lleno de sombras’ y que abarca desde el primer día de trabajo hasta el último día de soltero. 170 folios llevamos ya. Y el público, que abarrota la sala, le tributa una larguísima ovación que él recoge con la galanura de un Don Juan que ha bailado con la Reina de verdad. ¿Y, de la metonimia, qué?

Qué voy a decirte, Llamas, que tú no sepas ya.

“Descripción de la mentira”, por Noemí Sabugal

Descripción de la mentira

Por NOEMÍ SABUGAL
[Columna de opinión publicada en La Nueva Crónica de León el 3 de junio de 2017]

Noemí Sabugal.

Pocos libros tienen un título tan poderoso y evocador como el de Descripción de la mentira, de Antonio Gamoneda. Y pocos libros tienen además un contenido tan igualmente poderoso y evocador como el de este poemario, que cumple cuatro décadas desde su publicación.

Este cumpleaños poético será central en el Encuentro de Traductores que se celebrará el próximo mes de julio en Castrillo de los Polvazares, donde habrá traductores de la obra al francés, al alemán, al italiano y al portugués, entre otras lenguas.

La oportuna celebración de este poemario que arañaba en las mentiras de un país que acababa de salir de la dictadura, pero también en las mentiras individuales y cotidianas, supone una actualización de la mentira en estos tiempos en los que la quieren llamar posverdad. Un perro con el mismo collar cuyo nombre creo que se perderá en un par de años mientras que el de nuestra conocida mentira permanecerá a nuestro lado como un chucho fiel.

Hay muchos tipos de mentiras, igual que de personas. Mentiras altas y bajas, simpáticas y muy desagradables, feas o bonitas (como cuando se responde: «bien, bien» a la pregunta de qué tal estás, aunque hayas tenido una semana de pena). Hay mentirijillas infantiles y trolas gordísimas. Está la patraña y la calumnia, la bola y el engaño. Cada una se ajusta a su objetivo como las mallas de Decathlon al trasero.

«Yo en tu lugar mentiría más dulcemente», dice –o aconseja, no se sabe– Gamoneda en el poemario cuarentón. «Ah, la mentira en el corazón vaciado por un cuchillo invisible», exclama Gamoneda. Y yo pienso en lo que nos ocurre por dentro cuando mentimos.

La mentira nunca pasará de moda, no hay ni que decirlo. Hoy es Trump con sus rollos de grandeza nacional y mañana será otro con historias parecidas. La mentira ha creado hasta sus propios antídotos, como Wikileaks; o ha conseguido refuerzos, como la viralidad en redes sociales que pueden llegar a alcanzar algunos embustes. Y a todo el mundo le gusta la mentira cuando se le ve el culo, cuando se queda en pelotas, a no ser que sea la nuestra.

GAMONEDA en “No es lo mismo vaca que baca” de SANTOS PERANDONES

El poeta cuenta de dónde nace la fuerza para escribir, y habla de la guerra y la posguerra, de la censura…

Dirección, realización y producción: Santos Perandones.

www.vacamagazine.es

El vídeo aparece publicado en la web del periódico La Nueva Crónica (20 de abril de 2016).