Manuel Jular

El pintor Manuel Jular en “La pobreza” de Gamoneda

Referencia al pintor leonés Manuel Jular en la pág. 333 de La pobreza, segundo volumen de memorias de Antonio Gamoneda.

Manuel Jular, Ángeles Lanza y Antonio Gamoneda, durante un acto en León.

Gamoneda en los años 60, en un retrato del pintor Manuel Jular.

“Música de cámara”, dos sonetos de Gamoneda

“Todos somos víctimas, pero no inocentes” (2000). Cuadro de la serie ‘Conversaciones con Shostackovich’. © Manuel Jular.

MÚSICA DE CÁMARA

I

Si pudiera tener su nacimiento
en los ojos la música, sería
en los tuyos. El tiempo sonaría
a tensa oscuridad, a mundo lento.

Mezclas la luz en el cristal sediento
a intensidad y amor y sombra fría.
Todavía silencio, todavía
el sonido no tiene movimiento.

Pero llega un relámpago; se anudan
en los ojos lo bello y lo potente.
La fría sombra se convierte en fuego.

La belleza y el ansia se desnudan.
La música se eleva transparente.
Oh, sonido de amor, déjame ciego.

II

Yo, sin ojos, te miro transparente.
En la música estás, de ella has nacido;
de este grito de luz, de este sonido
a mundo amado luminosamente.

Y yo escucho después –agua creciente–
a la música en ti: todo el latido,
todo el pulso del aire convertido
a tu belleza, a tu perfil viviente.

Tumba y madre recíproca, del canto
orientas a tus venas la agonía,
y tus ojos asumen su potencia.

Oh prisión de la luz, después de tanto,
ya veo en el silencio: la armonía
es tu cuerpo, tu amada consistencia.

ANTONIO GAMONEDA
(En el libro colectivo “Sonetos para el siglo XXI”. VVAA. Ediciones Vitruvio, Colección Baños del Carmen nº 672. Madrid, 2017) (más…)

Despedida al pintor Manuel Jular

Manuel Jular, Ángeles Lanza y Antonio Gamoneda, durante un acto en León.

Manuel Jular, Ángeles Lanza y Antonio Gamoneda, durante un acto en León.

EN AMISTAD
(en el adiós a Manuel Jular)

Por ANTONIO GAMONEDA

Fue hace medio año. Con serenidad ávida, tomaba el sol en una terraza. Me hizo su última broma inteligente y se quedó esperando. Como todos, esperaba esto, la muerte, pero él ya la sabía cercana. Aún tuvo tiempo para recibir un poco más de sol, mirarme con ojos interrogativos y comentar una textura evidente. Ahora estoy más solo aunque permanezco en su amistad.

Un cuaderno del pintor MANUEL JULAR para GAMONEDA (2007)

[Rescatamos este precioso cuaderno de pinturas, acompañadas de versos de Gamoneda, con el que el pintor leonés Manuel Jular quiso rendir en 2007 su personal homenaje al amigo con quien compartió un tiempo de juventud, Jular nos hizo llegar este cuaderno el 31 de diciembre de 2007 al viejo y desaparecido Faro Gamoneda y hemos conseguido recuperarlo:]

Gamoneda en los años 60, en un retrato del pintor Manuel Jular.

Gamoneda en los años 60, en un retrato del pintor Manuel Jular.

León, 2007

texto1

(más…)

“Cuando los pintores se enfrentan al poeta” (Seis retratos de GAMONEDA)

(Reproducimos un artículo, con texto y fotos del periodista MARCELINO CUEVAS, publicado en el suplemento ‘El Filandón’ de Diario de León, en junio de 2007:)

“Cuando los pintores se enfrentan al poeta”

Retrato de Gamoneda realizado por su amigo Jorge Pedrero.

Retrato de Gamoneda realizado por su amigo Jorge Pedrero.

El reloj de la Catedral desgranaba con parsimonia las campanadas de las diez, mientras el sol aparecía tímidamente y una voz de aluminio nos decía que sí, que Gamoneda, don Antonio, esperaba nuestra visita. Empujamos la puerta y pasamos al pequeño jardín donde, recostadas en el tronco del viejo árbol que preside con autoridad el recoleto espacio, descansaban las musas del poeta, desnudas, indolentes y ajenas a la fina escarcha que volaba desde los tejados rojos. Parecían cansadas, quizá pasaron la noche acarreando palabras, inspirando versos, derramando en frenética danza sus dones sobre el poeta.

Empujamos la puerta siguiente, también está abierta, y entramos en el santuario. A la derecha un pequeño salón, a la izquierda una escalera. Apoyados en un mueble, al frente, una serie de retratos del poeta. Gamoneda recordó nuestra cita y lo tiene todo preparado. Se trata de fotografiar los retratos que le han hecho sus amigos los pintores. El silencio lo rompe el poeta que baja pausadamente por la escalera.

(más…)