Periódico La Jornada

“Gamoneda: transparencia y elogio de la sombra”, por José Ángel Leyva

Antonio Gamoneda:
transparencia y elogio de la sombra

Por JOSÉ ÁNGEL LEYVA
Artículo publicado en el periódico mexicano La Jornada el 28 mayo 2017

Días después de colocar La prisión transparente en el estante y revisitar mentalmente algunos de los poemas de esta edición posterior a Canción errónea, donde Antonio Gamoneda conduce su poesía a un laconismo que semeja la agonía, el estertor de la luz y el movimiento, me encuentro con una obra que me sugiere la presente nota: Elogio de la sombra, de Junichiro Tanizaki. Sentí que, desde las primeras páginas escritas por el japonés, un doble juego, una paradoja, me sumergía con avidez entre sus páginas. Poco a poco y al final de su lectura, en el reposo de las ideas, vino hasta mí la voz castiza de Gamoneda a mostrarme las correspondencias conceptuales de su Prisión transparente (Vaso roto, España, 2016).

Nada más alejado del libro de Tanizaki que la poesía de Gamoneda, pero también nada más íntimo con los valores que el primero otorga a la oscuridad. El Premio Cervantes (2006) hace su propio elogio en Un armario lleno de sombra (Galaxia Gutenberg/Círculo de Lectores, Madrid, 2009), ese extraordinario testimonio autobiográfico en que el poeta descubre y confirma el lado umbrío de la humanidad y la palabra, la dualidad y la paradoja de la existencia, la esencia misma del pensamiento entre la lucidez y la confusión, entre el deseo y la desesperanza. El japonés, por su parte, destaca con delicada prosa el sortilegio de la penumbra, su capacidad reveladora y sublimante ante una modernidad occidental que exalta todo lo que brilla, lo que deslumbra, lo que aparenta luz y enceguece. Tanizaki opone la discreción oriental de su cultura, el espacio arquitectónico que considera el ámbito reposado de la penumbra y el valor del uso de la cosas, la mancha del tiempo y el desgaste. De algún modo nos coloca en la profundidad no sólo de la memoria, sino, y sobre todo, del olvido. El arte de vivir y permanecer, de recordar y resignificar el vacío.

(más…)

Antonio Gamoneda diseccionó en la FIL los símbolos en la literatura de Cortázar

Antonio Gamoneda en el paraninfo universitario, durante su conferencia "Las funciones poéticas en la narrativa de Cortázar". Lo acompaña Luis Vicente de Aguinaga. Foto: Arturo Campos Cedillo.

Antonio Gamoneda en el paraninfo universitario, durante su conferencia “Las funciones poéticas en la narrativa de Cortázar”. Lo acompaña Luis Vicente de Aguinaga. Foto: Arturo Campos Cedillo.

Antonio Gamoneda diseccionó en la FIL los símbolos en la literatura de Cortázar

El escritor español ofreció una charla en la cátedra dedicada al autor de Rayuela en la Universidad de Guadalajara (UdeG)

Por Juan Carlos G. Partida / Corresponsal
Periódico La Jornada. Lunes 28 de noviembre de 2016, p. 8

Guadalajara, Jal.— Con precisión de diseccionador, el poeta español Antonio Gamoneda (Oviedo, 1931) expuso la anatomía de la literatura de Julio Cortázar, la dividió y subdividió en partes, y sus órganos expuestos a la luz mostraron con claridad cómo entre la narrativa aflora la poesía con todas sus funciones.

Gamoneda, invitado por la cátedra Cortázar de la Universidad de Guadalajara (UdeG), ofreció una conferencia magistral en el paraninfo universitario, la cual tituló Las funciones poéticas en la narrativa de Cortázar, en la que ofreció los símbolos poéticos que conviven con la prosa entre cronopios y fuegos que son uno solo.

La característica de estas funciones poéticas es que no son asimilables, incorporables a la narración denotativa, precisamente por su naturaleza imperceptible, como hechos exteriores que puedan ser objeto de denotación, dijo Gamoneda.

“Con Cortázar no sabemos qué está activando en la narración; tampoco podemos entrar en el corpus onírico de los sueños y su presencia”, afirmó el el premio Cervantes 2006.

(más…)