Perú

Gamoneda en ‘La primera línea’, antología referente de la poesía iberoamericana

LA PRIMERA LÍNEA. Poesía Iberoamericana (Antología Poética)
Editorial Summa, Colección Primavera Poética, Lima, 2021
Prólogo, selección y notas de Harold Alva
ISBN Nº 9786124848131
400 Páginas

Publicada en Lima, con el patrocinio del Ministerio de Cultura de Perú, la antología ‘La primera línea. Poesía Iberoamericana’ (Editorial Summa, 2021) está llamada a convertirse en referencia ineludible a la hora de conocer las propuestas actuales de la poesía que se escribe en español.

El libro «reúne, por primera vez, a 87 grandes voces de la poesía hispanohablante, en un libro panorámico. Más que una antología, es la radiografía de un momento en el tiempo», apunta Harold Alva, compilador de la obra y autor del prólogo, quien añade que «son 87 poetas que representan una forma, un modo de decir la poesía, 87 poetas sobre quienes ningún ilustrado lector tendría recursos para cuestionar la calidad de sus propuestas ¿Que pudieron ser más? Seguro. Uno de los prodigios de la poesía es que no se termina nunca».

Entre ellos están Raúl Zurita, Daysi Zamora, Antonio Gamoneda, Santiago Sylvester, Efraín Bartolomé, Leopoldo Castilla, Iván Oñate, Juan Cameron, Paura Rodríguez Leyton, Jacobo Rauskin, Lizette Espinosa, Omar Lara, Elvira Hernández, Xavier Oquendo Troncoso, Juan Felipe Robledo, Raquel Lanseros, Juan Carlos Olivas, Rafael Courtoisie, Yolanda Pantin, Jorge Palma, Hugo Francisco Rivella, Gabriel Chávez Casazola, Jotamario Arbeláez, Ramón Cote Baraibar, Rolando Kattan, Dennis Ávila Vargas, Eduardo Langagne, Margarito Cuéllar, Javier Alvarado, Marco Martos, Carlos López Degregori, Ana Varela Tafur, Héctor Ñaupari / Nilton Santiago, Luis Alberto Crespo o Cecilia Podestá. El epílogo de obra lo firma el poeta Omar Aramayo.

Gamoneda en las memorias de Masoliver Ródenas

Portada del libro.

Reproducimos unas preguntas de la entrevista a Juan Antonio Masoliver Ródenas, firmada por Gabriel Ruiz Ortega, publicada en la revista peruana «Caretas», el 13 de enero de 2021:

Hablar del trabajo literario del catalán Juan Antonio Masoliver Ródenas (1939) es referirnos a la poesía, la narrativa, la traducción, pero ante todo a la crítica literaria, parcela en la que se ha dirigido como uno de los mayores críticos de nuestro tiempo. En esta ocasión, Masoliver Ródenas conversa con CARETAS sobre sus esperadas memorias Desde mi celda (Acantilado, 2019).

—Una de las impresiones que me dejan sus memorias, es su adicción por la letra impresa y sus variantes.

—Incluso cuando no sabía leer me fascinaba el papel. Lo que escondían las letras. Con mis hermanos, el libro era como un juego. Incluso hoy me fascina no solo el texto, sino también el cuerpo del libro, la portada, el tamaño, el número de páginas, el tipo de letra, la calidad del papel. También me apasiona la escritura, la caligrafía, desde la ilegible de Antonio Gamoneda a la clara de mis amigas que estudiaron en un colegio de monjas. Si visito las librerías, no es solo para ver si están mis libros, sino para ver su disposición. Y todo esto es lo que invita a leer y a saborear mejor la escritura.

—En Desde mi celda, hay mucho humor y también crítica.

—Si hay humor, la crítica no es discursiva y permite tanto la crítica como la autocrítica. Siempre he dicho que los españoles somos muy buenos para reírnos de los demás, pero no aceptamos que se rían de nosotros, que nos critiquen. Es una lección que aprendí desde pequeño, y cuando me reía de mí, mis amigos quedaban desarmados. Si hago caricaturas, ¿por qué no puedo hacerla de mí mismo, tan fácil de caricaturizar?

—Tampoco es ajeno al ajuste de cuentas.

—Es un ajuste de cuentas relativo. En general es un homenaje a la amistad, a las mujeres siempre tan misteriosas, a los escritores. Y una celebración de la vida. De este modo, las pocas veces que hay un ajuste de cuentas, el contraste se hace más visible. Si cuento con los dedos de una mano las personas por las que realmente siento rencor, me sobrarán dedos. Si en el libro salen tantos escritores como amigos míos es porque es el mundo en el que me muevo. No creo que los escritores son superiores a los bomberos, a los médicos e incluso a los jugadores de fútbol. Pero cuando hablo de Cabrera Infante, Vila-Matas, Gamoneda, Sánchez Robayna, Monterroso y tantos otros, no lo hago solo por lo que escriben sino por lo que son. Por otro lado, la necesidad de los amigos está en nosotros ya desde muy pequeños. Queremos tener amigos y además ellos nos enriquecen. Y para mí, tenerlos de los distintos países donde he vivido, ha sido doblemente enriquecedor.

(…)

Gamoneda emociona a los universitarios peruanos

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Antonio Gamoneda emociona a universitarios

El encuentro convocó a estudiantes de las diferentes escuelas profesionales de la Universidad César Vallejo (UCV)

La noticia en → UCV-Radio, sábado 21 de abril 2018

Cientos de jóvenes universitarios participaron del conversatorio, “Fonación, escritura, palabra y ritmo en la poesía de César Vallejo”, a cargo del Dr. Antonio Gamoneda, Premio Cervantes 2006.

El encuentro convocó a estudiantes de las diferentes escuelas profesionales de la Universidad César Vallejo (UCV) en Perú, quienes escucharon atentos la exposición magistral de quien es, para muchos críticos literarios, el más importante poeta vivo de la lengua española.

Tras la ponencia del poeta, intervinieron cinco panelistas, quienes comentaron lo expuesto por el vate español. Posteriormente, Antonio Gamoneda respondió, con solvencia y hondura, las preguntas del público asistente.

“No existe definición para la poesía, pero sí grandiosas aproximaciones. La experiencia mística es inseparable de la experiencia poética; tiene que ser la misma gran experiencia. El pensamiento poético, yo me atrevo a decir, es un pensamiento impensable, paradoja imposible, pero que hay que tratar de entender”, señaló Gamoneda.

El poeta indicó que no hay nada más democrático que un poema, pues permite que cualquier persona se apropie de él y lo incorpore a su experiencia vital.

Antonio Gamoneda fue enfático al precisar que la poesía es necesaria en la vida y, definitivamente, también en la universidad. “Estoy convencido que todas las universidades tienen un compromiso con la vida, por eso la poesía debe tener un espacio en la universidad”.

Finalmente, el Premio Cervantes 2006 agregó: “Me queda agradecer a la UCV por esta concurrencia que crea un calorcillo humano muy sensible y necesario; sobre todo para quienes estamos viviendo nuestros últimos años. Pero no he venido con voluntad de hacer reflexiones demasiado realistas, sino de conversar sobre la poesía como acto de liberación y consecuencia de un proceso de revelación y creación”.