Poemas de Gamoneda

“¡ah!” / Un poema de Gamoneda en el libro colectivo “Cultura y Trabajo”

Portada del libro “Cultura y trabajo”.

[Poema de Antonio Gamoneda incluido en el libro colectivo “Cultura y Trabajo”, editado por el Ateneo Cultural Jesús Pereda (CCOO), impreso en León, 2017]

¡ah!

Nos vigilan subalternos políticos vinculados a presidencias blancas, asistidas éstas por subsecretarios muy dóciles.

Ah de las presidencias,

ah de los subsecretarios, ah de los subalternos.

Correlativamente,

ah de los arpegios bursátiles y de los sodomitas eclesiásticos y de los minis­terios engalanados con suicidas colgantes, ah

de los inquilinos humanos.

Pensándolo bien, pensándolo,

ah de los viernes y de los domingos y de la congregación

de plusvalía y llanto.

Ah de los ancianos que se orinan, y de las multinacionales enfermas, y de mi abuela Clara, guarnicionera, viu­da sollozando

ante el Gran Panadero.

Ah de los pensadores eméritos y de las comadronas pretéritas,

ah de los párrocos.

Pensándolo mejor, pensándolo,

ah también de mis hijas y de sus cámaras fértiles y de sus hombres perdidos y de sus hombres hallados,

ah de los tris­tes huesos de mi amor tan amado.

Ah

de los mendigos insurrectos.

Y finalmente y pensándolo aún mejor, ah de las manos de mi padre y de las manos de mi madre, ambas cuatro asistidas por coleópteros ciegos.

Y más finalmente aún, apenas, mínimamente,

ah también de mi corazón ya amarillo,

inútilmente
cansado.

Gamoneda recita el “Blues de la escalera”

Haz un click para ir a la página y escucharlo...

Haz un click para ir a la página y escucharlo…

Antonio Gamoneda recita en este vídeo de la página Argonautas Creativos el poema “Blues de la escalera”.

Palabras para Gamoneda de Clara Janés

[Artículo publicado en el número 4 de la revista Minerva, editada por el Círculo de Bellas Artes de Madrid en 2007, dentro del dossier dedicado a Antonio Gamoneda

Clara Janés.

Clara Janés.

He tirado al abismo el hueso de la misericordia; no es necesario cuando el dolor es parte de la serenidad, pero la lucidez trabaja en mí como un alcohol enloquecido.
Sé que las uñas crecen en la muerte. No
baja nadie al corazón. Nos despojamos de nosotros mismos al expulsar la falsedad, nos desollamos y
no viene nadie. No
hay sombras ni agonía. Bien:
no haya más que luz. Así es
la última ebriedad: partes iguales
de vértigo y olvido.

–Arden las pérdidas, Viene el olvido (1993-2003)

Por CLARA JANÉS

Arroja Gamoneda los dados definitivos de su ciencia en este poema, y los números son palabras inapelables. Con el primero nos sitúa en la sabiduría más hispana, arrastra ante nuestros ojos la frase de Séneca: «la misericordia no considera la causa, sino el infortunio; la clemencia va unida a la razón». Rotundo concepto que enlaza con el siguiente dado, que cae sobre la palabra «serenidad». Ésta participa de la razón y le permite abarcar el dolor. Después, un «pero» hace saltar el número: «lucidez», bajo su aspecto socavante –para Cioran es precisamente la lucidez lo que desfonda al espíritu–, siendo, con todo, aquello a lo que no podemos renunciar.

(más…)

“Un bosque se abre en la memoria…” / Gamoneda en Palabra Virtual

...

Haz un click en la imagen para escuchar a Antonio Gamoneda leyendo el poema…

‘Pájaro del mundo’, un poema de Antonio Gamoneda

Cuadro S/T del pintor Juan Rafael.

Cuadro S/T del pintor Juan Rafael.

 

PÁJARO DEL MUNDO

Como un suave relámpago
como sonreír entre la luz.
Cabeza de claro fuego,
oro vivo, pájaro del mundo,
tú te vas siempre. Dejas
dorado el aire, ríes,
huyes siempre veloz.

Oh sed, secreto del hombre.

Mundo de secano. Centro.
Atados con amor a él
esperamos la muerte.
Pero la belleza azul
cruza lejos. Se va.
¡Cuánta sed, cuánta sed!

Oh confusión de luz
y cabellos y risa:
queda. La vida es
dura y nuestra.
Tú, Belleza,
baja a mi rostro, pon
en mis labios tu cuerpo.

 ANTONIO GAMONEDA
(De  ‘Sublevación inmóvil’. 1953-1959)

 

“Manos”, un poema de GAMONEDA con un grabado de JUAN CARLOS MESTRE

Uno de los grabados de Juan Carlos Mestre para la carpeta 'Extravío en la luz', de Gamoneda

Uno de los grabados de Juan Carlos Mestre para la carpeta ‘Extravío en la luz’, de Gamoneda

(Reproducimos uno de los poemas de Antonio Gamoneda extraídos de la carpeta ‘Extravío en la luz’, editada por la Escuela de Arte de Mérida, en marzo de 2008, con grabados de Juan Carlos Mestre y preámbulo de Amelia Gamoneda)

MANOS

Sacudí la ceniza de mis párpados,

busqué el día en el interior de la noche y, sí, se abrió en mí.

/Era como ser y no ser.

Descansé de mí mismo

hasta que mis venas se vaciaron en la luz.

Me acerqué a las materias visitadas por cuchillos, a las que gritan

/hasta despertar el corazón

y aún sentí la pulsación del hierro y la pasión de máquinas

/enloquecidas en la inmovilidad.

En la pausa mortal, una vez más,

pasaron lentamente sobre mí tus manos.

Homenaje a los Derechos Humanos (2010)

Homenaje Derechos Humanos. Realizado en 2010 por la Asociación Madres de Plaza de Mayo / Emilio Cartoy Díaz. TEA Imagen. Masato Media y Radiotea.

El poeta Antonio Gamoneda lee un poema de su libro “Arden las pérdidas”, en el cual hace referencia a la salvación que le proporciona su madre y la memoria de su madre.