“LA PRESIÓN SOBRE LOS LÍMITES. DOS CUENTOS DE ANTONIO GAMONEDA”, por ILDEFONSO RODRÍGUEZ     

Ildefonso Rodríguez. Foto: Eloísa Otero.

[“Relación de Don Sotero” y “Fábula de Pieter”, dos relatos de Antonio Gamoneda. Editorial Límite, Colección de Narrativa La Ortiga nº 3. Santander, 1997]

LA PRESIÓN SOBRE LOS LÍMITES.
DOS CUENTOS DE ANTONIO GAMONEDA 

Por ILDEFONSO RODRÍGUEZ

La poesía de Antonio Gamoneda nutre e implica siempre un relato que, al ser ajeno por completo a la llamada poesía narrativa, desplaza la marca de los géneros. Miguel Casado lo ha descrito en varias ocasiones: serialismo, fragmentarismo, tensión y concentración ajustan lo decisivo de tal relato poético: su ficción y su tiempo. Que esto es así, lo prueban los grandes libros: la interioridad socializada de Blues castellano, la monodia en Descripción de la mentira (“Este relato incomprensible es lo que queda de nosotros”), el bajorrelieve de la memoria en Lápidas, las series afiladas y resplandecientes del Libro del frío, la polifonía textual del Libro de los venenos.

Por otra parte, muchas veces el poema fue rescatado de un bloque de prosa circunstancial en cuyo interior se escondía, gracias a la reescritura, pasión y necesidad continuas de Gamoneda.

Los dos cuentos que ahora publica La Ortiga vienen a ser, en principio, un contraste generoso con lo que antes se ha dicho. En esquema, se podría decir que los datos de la poesía de Gamoneda han sido dispersados dentro de unos esquemas previos, moldes de narración eficaces pero ajenos a ella: relaciones, fábulas. Entonces, esos datos ya no podrán ser reconducidos a la especie poética, al haber sido dispensados de su capacidad iluminativa (simbólica y realista) por causa de un argumento. Las consecuencias de todo esto no son triviales. En un prólogo ya lejano a la primera (o quizás segunda) publicación de la Relación de don Sotero, escribió Gamoneda: “¿Qué hace un escritor de tan severas trazas como yo en un escrito como éste? Aquí circula la impostura”. Después de todo lo señalado, se puede concluir que no hay tal impostura, sino que el poeta aquí, genuinamente, se comporta como un escritor de cuentos: acepta escribir dentro de un género. El resultado es eficaz y sobresaliente; pero es también (no podría dejar de serlo) paradójico. Pues la imagen poética, esa imagen suya complejísima, tramada ella misma por sucesivas e indivisibles capas de lenguaje y realidad, se resiste a ser reinstalada en un discurso lineal, se transforma en motivo, inflexión, ornamento: se hace gran retórica, se hace estilo. Y, a la vez, no ceden el impulso y la presión de un exterior inabarcable: se diría que todo el poder de su poesía está presionando sobre estos cuentos. Merece la pena ver de cerca cómo sucede un fenómeno tan especial.

(más…)

Antonio Gamoneda: el amor a los nietos tiene memoria

Javier José Rodríguez Vallejo.

[Artículo publicado en El Diario de Coahuila (México), el 22 de agosto de 2017]

Antonio Gamoneda: el amor a los nietos tiene memoria

Por JAVIER JOSÉ RODRÍGUEZ VALLEJO

Sé que el único canto,
el único digno de los cantos antiguos,
la única poesía,
es la que calla y aún ama este mundo,
esta soledad que enloquece y despoja.

Cecilia y otros poemas, de Antonio Gamoneda. Es una obra con distintos paisajes, en lo personal imaginé al poeta escribiéndole a su nieta Cecilia. Alegóricamente el bardo tomaba café, veía con ternura a su nieta, ella tímidamente lo veía, pero él seguía escribiéndole. Lo anterior me hace pensar que el amor a los nietos tiene memoria, los abuelos observan en ellos a sus propios hijos, la alegría evoca viejos instantes de amor.

Fernando Pessoa decía «En el teatro de la vida quien tiene el papel de sinceridad es quien, generalmente, más bien ocupa su papel». Tuve el gusto de conocer al señor Antonio Gamoneda, lo saludé en la pasada Feria Internacional del Libro de Guadalajara 2016, recuerdo que el poeta estuvo activo participando en conferencias y diálogos, en lo personal me pareció admirable su fortaleza, considerando que es una persona nacida en el año de 1931, agrégale que es un sobreviviente de la Guerra Civil Española.

Me pareció admirable que el poeta en sus eventos estuviera acompañado de su bella esposa, mujer educada, lo expreso porque ese día me acerqué para que Antonio me firmara el libro, pero había una larga fila, mientras aproveché para acercarme a la señora de Gamoneda que amablemente contestaba mis dudas. También observe que cuando el poeta disertaba sus experiencias, ella lo observaba con una mirada de amor, ese detalle me colapsó, los escritores escriben para dar luz y si hay amor es mejor.

La poesía de Gamoneda es profunda, un tanto silenciosa, pero tiene color como los paisajes de la sierra de Arteaga. Antonio es inquieto, escribe para dejar un legado, su voz es un canto a la esperanza y el dolor. Al igual que Cervantes es un caballero andante, de esos que contemplan sus días en familia, en otras palabras es un poeta de instantes, hechizado por la libertad de los pájaros.

Yo me callo, yo espero
Hasta que mi pasión
y mi poesía y mi esperanza
sean como la que anda por la calle; 
hasta que pueda ver con los cerrados
el dolor que ya veo con los ojos abiertos.

(más…)

Con Elena MEDEL en la última página de ‘EL PAIS’ (2007)

Los escritores Antonio Gamoneda y Elena Medel. Fotografía: LUIS MAGÁN / El País.

[Reproducimos el artículo publicado el 20 de agosto de 2007 en la última página del diario EL PAIS, en la sección estival ‘CONSAGRADOS Y NOVATOS’]

Clásicos en el hipermercado

Elena Medel, de 22 años, descubrió la obra del último Cervantes en un centro comercial

Por J. RODRÍGUEZ MARCOS (EL PAIS, 20/08/2007)

“Libro de versos muy malos. En ellos campa un sentido de resentimiento con toques de ateísmo”. Antonio Gamoneda y Elena Medel leen el informe que la censura redactó en noviembre de 1968 a propósito de ‘Blues castellano’, el poemario más comprometido del escritor leonés. En esa fecha, la poeta cordobesa, de 22 años, ni había nacido, pero hace unos meses fue ella la que escribió un epílogo para ese libro cuya condena por parte de la “sección de ordenación editorial” contemplan ahora los dos. Lo hacen en la exposición dedicada a Gamoneda que acoge en León la Casa de Botines, diseñada por Gaudí. Es la tercera vez que se ven. La primera fue en la Residencia de Estudiantes, donde Elena Medel tiene una beca: “Un día bajaba a desayunar en pijama y allí estaba él. Subí corriendo a ponerme unos vaqueros”.

La muestra es una especie de biografía en tres dimensiones. Está ‘Otra más alta vida’, el libro con el que Gamoneda aprendió a leer, y que había escrito su propio padre. También están su primer poema, las medallas y honores, las cartas y los libros dedicados por los amigos: Tàpies, Chillida o Herberto Helder, “el poeta europeo vivo que más me interesa”, apostilla él. Además, cuadros de su colección acompañados de poemas manuscritos con su espinosa letra. “¿Que si he pintado alguna vez? Nunca he sabido pintar ni el humo de un tren”.

La casa de Gamoneda no está lejos, pero hay dos paradas antes de llegar. La primera, en una bodega para tomar un vino. La segunda, en el bar Miserias para comer. “Yo estoy a régimen”, aclara el poeta mientras saca una batería de pastillas y da cuenta de un plato de verdura sin quitar ojo a las morcillas que ha pedido el resto de la mesa. Hace cuatro años lo atropelló una furgoneta. Resultado: 15 días de hospital y un perpetuo problema de espalda que sólo se mitiga perdiendo peso.

(más…)

Un poema de “Canción errónea”

Portada de “Canción errónea”.

— — —

Amé. Es incomprensible como el temblor de los álamos. Estoy extraviado pero yo sé que amé.

Yo vivía en un ser y su sangre se reunía con mi sangre y la música me envolvía y yo mismo era música.

Ahora,

¿quién es ciego en mis ojos?

Unas manos pasaban sobre mi rostro y envejecían lentamente. ¿Qué fue vivir entre heridas y sombras? ¿Quién fui en los brazos de mi madre, quién fui en mi propio corazón?

Únicamente he aprendido a desconocer y olvidar. Es extraño.
Todavía el amor
habita en el olvido.

(Del libro Canción errónea.
Pág. 53. Barcelona, Tusquets, 2012)

18 de agosto 2017 / Gamoneda en el Museo de la Siderurgia y la Minería

Museo de la Siderurgia y la Minería de Castilla y León, en Sabero.

El Museo de la Siderurgia y la Minería de Castilla y León, con sede en la localidad leonesa de Sabero, participará en el programa ‘Los Mejores de los Nuestros’, puesto en marcha por la Consejería de Cultura y Turismo de la Junta, que pretende poner en valor de manera cotidiana y a lo largo de todo el territorio a los galardonados con los Premios Castilla y León en sus diversas categorías.

El próximo 18 de agosto de 2017 este Museo contará con la presencia del poeta Antonio Gamoneda (Premio Castilla y León de las Letras 1985), quien participará en un encuentro con el público.

“Las verdades de la mentira de Antonio Gamoneda”, una entrevista de Eloy Rubio Carro

 

Antonio Gamoneda impartió en Astorga la conferencia inaugural para la V Escuela de Verano de Traducción de la ULE, en colaboración con la Red Europea de Traductores de Castrillo de los Polvazares, este lunes 24 de julio de 2017. El motivo del encuentro de Gamoneda con sus traductores europeos es el 40 aniversario de la publicación del libro que cambió radicalmente su modo de poetizar, ‘Descripción de la mentira’. El diario digital Astorga Redacción no dejó escapar la ocasión de realizarle una entrevista, aunque esta haya quedado “de alguna manera truncada, pues el señor Gamoneda palpó la grabadora a la mitad de la conversación” y sin que el entrevistador se diera cuenta la apagó… “cuando le preguntaba por la memoria histórica…”

Por ELOY RUBIO CARRO (Texto y fotografías)
Desde astorgaredaccion.com

—Eloy Rubio Carro: En ‘Descripción de la mentira’ parece que es el pensamiento el que fuera reo del lenguaje. “Paseaba yo por el soto de Boñar, tan abandonado -yo- por la poesía… cuando se me aparecieron unas pocas palabras poseídas por una causa musical. Fueron estas: “El óxido se posó en mi lengua como el sabor de una desaparición”.

—Antonio Gamoneda: Así fue ciertamente. Llevaba un tiempo sin escribir, pongamos que durante 15 años. Había tenido un problema con la censura del régimen de Franco y decidí que no publicaría más mientras siguiera la dictadura. Y en aquel verano yo estaba paseando por la orilla del río; pero ¿cómo pudo ser? Yo no sé averiguarlo, pero se trazó en mí como si la hubiera oído esa línea, que ciertamente es la primera línea de ‘Descripción de la mentira’.

(más…)

Gamoneda abre la Segunda Semana Cultural de Viñayo (León) el 28 de junio (2017)

El cartel.

Una exposición del pintor leonés Manuel Sierra y un encuentro con el poeta Antonio Gamoneda abrirán la Segunda Semana Cultural del pueblo leonés de Viñayo, en la comarca de Luna. Será este viernes 28 de junio, a las 19 horas. Además, del 31 de julio al 5 de agosto habrá conferencias, charlas, conciertos, recitales, cuentacuentos, talleres, mercado medieval y cena medieval…

(más…)