Rubén Pujante Corbalán publica «Vértigo y luz. Sublimidad y sinestesia en el ciclo de senectud de Antonio Gamoneda»

De la mano de la editorial Pre-Textos, acaba de salir de imprenta «Vértigo y luz. Sublimidad y sinestesia en el ciclo de senectud de Antonio Gamoneda», el ensayo con el que el investigador Rubén Pujante Corbalán se alzó el pasado 22 de junio de 2021 con el XXI Premio Internacional Gerardo Diego de investigación literaria.

Según la nota editorial:

Este libro aborda la escritura de Antonio Gamoneda desde una óptica complementaria a las numerosas aproximaciones que existen sobre el poeta, circunscribiendo el estudio a un corpus que se corresponde con la llamada edad de la vejez o ciclo de senectud.

Se parte así de la premisa de que los periodos creativos finales poseen unas características propias y diferenciales con respecto a las edades anteriores, al tiempo que se afianza y acrecienta la estela crítica generada en torno a las obras concebidas desde las postrimerías.

La aportación que el lector encuentra en este ensayo se articula, en particular, sobre la idea de una creación entendida como música de la memoria, siendo este enunciado la variante de una de las divisas más reconocibles del autor: que la poesía es un arte de la memoria.

Dentro de esta perspectiva, se propone la reflexión y análisis exhaustivo de dos mecanismos rítmico-semánticos del lenguaje poético de Gamoneda: de una parte, la fascinante vinculación con la sublimidad y las distintas formas de lo sublime; de otra, la presencia y reiteración de las transposiciones sensoriales o imágenes sinestésicas.

Entre los dos rasgos parecen producirse, de hecho, implicaciones que refuerzan la impronta y horizonte estético compartido de esta específica música de la memoria gamonediana.

:: Sobre Rubén Pujante Corbalán

Rubén Pujante Corbalán.

Rubén Pujante Corbalán es licenciado en Filología Hispánica y doctor en Artes y Humanidades con una tesis en cotutela por la Universidad de Murcia y la Université Rennes 2, que obtuvo la calificación de sobresaliente cum laude.

Realizó su tesis doctoral sobre la poesía de Antonio Gamoneda y ha publicado entrevistas y ensayos sobre el Premio Cervantes 2006.

Ha publicado artículos de investigación de diversa índole y también ha colaborado con el sector editorial, en concreto como traductor de Correspondencia Chejov / Gorki (Funambulista, 2011) y los relatos de Émile Zola Por una noche de amor y La señora Sourdis, que forman parte de la breve antología Por una noche de amor (y otras historias), preparada con Gonzalo Gómez Montoro (Funambulista, 2016).

Como docente, ha sido auxiliar de conversación en centros de la enseñanza secundaria francesa; entre 2012 y 2016, ejerció como lector de español en la Université Rennes 2.

Tras pasar una década enseñando e investigando en Francia, actualmente reside de nuevo en España, donde es profesor de francés en la Educación Secundaria y colaborador de la Universidad Internacional de La Rioja (UNIR).

 

«El arte en los tiempos del sobre», por Noemí G. Sabugal (2013)

El arte en los tiempos del sobre

Gamoneda pide una economía basada «en su realidad, no en su irrealidad» en la apertura en el Auditorio de una exposición del fotógrafo Robés inspirada en su poesía

Por NOEMÍ G. SABUGAL
Artículo publicado en Diario de León, en febrero 2013

La utilidad del arte y la utilidad de la prima de riesgo. Hum. El frío de unos versos y el frío de la cola del paro. Ejem. De todo esto y más se habló ayer durante la inauguración en el Auditorio de León de la exposición El vigilante de la nieve, una muestra de once fotografías en blanco y negro del fotógrafo villafranquino José Antonio Robés basada en el poema del mismo título del poeta y premio Cervantes Antonio Gamoneda.

«Se trata de configurar una economía basada en su realidad, no en su irrealidad. El dinero y sus desequilibrios internos son los que determinan la crisis», afirmó Gamoneda. Fue tras la consabida pregunta sobre la crisis y los últimos escándalos políticos, que el concejal de Cultura del Ayuntamiento de León, Juan Pablo García Valadés, tuvo que repetirle porque, ironizó el poeta, «si como poeta soy mediano como sordo soy perfecto». «Los sobres y eso», reseñó Valadés.

Gamoneda lamentó que esta crisis económica, en la que estamos «dolorosamente sumergidos» será superada pero supondrá, no sólo en España sino en el mundo, «una enorme transformación histórica del sistema económico». «No es creíble que exista una crisis económica cuando sobre la superficie de la tierra existe la misma riqueza potencial que en los años que no eran de crisis», añadió Gamoneda.

Robés también habló del momento en que nace esta exposición y afirmó que lo hace «en pleno azote de una tormenta de crisis, desahucios, medias verdades, enteras mentiras, sobres, colas del paro, prima de riesgo, eres y un frío helador». El mismo frío que recogen sus fotografías, que Gamoneda significó que establecen un diálogo creativo con sus versos y que muestran, encima de la nieve que todo lo cubre, «una gran soledad». «Vamos a habitar esta hermosa soledad que nos propone Robés», animó Gamoneda.

El fotógrafo villafranquino subrayó que el principio de este proyecto surgió en los 80, cuando empezó a trabajar la temática de la nieve y después se fue aproximando a los poemas de Gamoneda.

Estas fotografías formaron parte de una tirada limitada que se regaló a los Reyes en su última visita a la provincia, pero es la primera vez que se exponen. La muestra estará abierta al público hasta el próximo 8 de marzo.

Jorge Pedrero.

El poema El vigilante de la nieve, cuyos versos acompañan a las imágenes de Robés, tiene su origen en una anécdota con un amigo de Gamoneda [Jorge Pedrero, «obrero del vidrio, pintor y suicida»] que vivía al lado de la carretera de Alfageme y al que, en un día especialmente frío, el poeta le preguntó qué hacía allí fuera. «¿No te das cuenta de que estoy cuidando de la nieve?», le dijo.

Esa actitud vigilante es la misma que debe tener el artista, afirmó Robés. «Todos los que tenemos el oficio de mirar tenemos un compromiso, el compromiso de ser vigilantes. Definitivamente hay que vigilar para poder decir basta ya». Y además expuso la pregunta de para qué sirve el arte, «¿Y la utilidad del arte? La respuesta está clara: el arte no sirve para ganarse la vida, sirve para ganarse el alma». Sí, y tal vez para tener un poco menos de frío.

Fotografía de José Antonio Robés para «El vigilante de la nieve» de Antonio Gamoneda.

«Antonio Gamoneda», por Alberto Pérez Ruiz (1993)

Alberto Pérez Ruiz (Logroño, 1935 – León, 2014) fue presidente de la Diputación de León desde 1984 a 1991.

DESDE COYANZA

«ANTONIO GAMONEDA»

Por ALBERTO PEREZ RUIZ
Artículo publicado en el diario La Crónica de León, en diciembre de 1993

Considerando las cosas objetivamente, creo que es difícil que se pueda dar en otro momento histórico la circunstancia que se da en el presente: que una provincia española pueda presumir de haber dado a la lengua castellana tantos escritores de primera línea en activo como son hoy los escritores leoneses. Sin pretender que sea exhaustiva, hagamos una enumeración de esta nómina que abarca los más variados géneros literarios como son la poesía y la prosa, y, dentro de ésta narrativa, el cuento, el ensayo y hasta la investigación en varios campos: Victoriano Crémer, Antonio Pereira, reciente ganador del premio de cuentos “Torrente Ballester”, Juan Pedro Aparicio, José María Merino, Luis Mateo Diez, Julio Llamazares, Agustín Delgado, Florentino Agustín Díez, Luis Alonso Luengo, Ramón Carnicer, Antonio Castro, Luis López Álvarez, Valentín García Yebra, Gaspar Moisés Gómez, Luis López Álvarez, todos ellos entre los que considero amigos. Y Andrés Trapiello, José Antonio Llamas, Ángel Fierro, Juan Carlos Mestre, Antonio Colinas, Ildefonso Rodríguez, Jesús Torbado, Elena Santiago, César Aller y Josefina Rodríguez Aldecoa, entre los que admiro pero no he tenido la suerte de tratar.

Estoy seguro de que todos ellos van a comprender que, puesto a rendirles un humilde homenaje, haya elegido como título y paradigma de la primera entrega, puesto que dudo si podré agotar hoy todo cuanto quiero decir sobre el tema, al que es para mí, si no me atrevo a decir el mejor, sí desde luego el más querido y admirado. No en vano he convivido con él ocho años y durante ellos he tenido la inmensa suerte no ya sólo de conocerle sino de aprender de él en varias facetas de su destacada personalidad: he conocido y he aprendido de Gamoneda poeta, de Gamoneda prosista, de Gamoneda crítico y experto en varias artes que van desde las pictóricas hasta las gráficas, y principalmente de Gamoneda persona y amigo.

Hay más motivos para personalizar de alguna manera en él este comentario sobre los escritos leoneses. Es el más desconocido de todos, al menos si se toma como referencia el conocimiento y admiración de que goza fuera de nuestras fronteras provinciales y nacionales. Seguramente muchos de los que le han llamado y siguen llamando para recitar poemas, dar lecciones magistrales o participar activamente en cursos universitarios en León, Oviedo, Santander, Madrid, Sevilla, Zaragoza, Barcelona, Lima, Cuzco, Illinois, Colonia, Bonn, Zurich o Berna, no se podían imaginar que su trabajo diario discurría en una pequeña oficina del edificio Fierro de su León, en la que se dedicaba a recoger y seleccionar originales de la revista Tierras de León de la que ha sido el alma durante años, o a seleccionar, dirigir la edición y corregir pruebas de las distintas publicaciones de la Diputación o a ayudar a un presidente de esta institución a superar las dificultades que encontraba para expresarse en un buen castellano. No sólo hizo eso Gamoneda. En el periodo en que hemos colaborado, este hombre que se ha autotitulado «extra académico» dejando un poco en entredicho a la «academia» ha hecho muchas más cosas de las que fui testigo. Por ejemplo, dio el impulso inicial a un ambicioso plan de recuperación del acervo cultural leonés, plan que abarcó desde varios monumentos arquitectónicos comenzando por Carracedo, hasta la indumentaria y la arquitectura popular pasando por los yacimientos arqueológicos, las canciones, los romances y los cuentos. Todo este proyecto se realizó a satisfacción aunque quedase sin hacer una parte a pesar de la ilusión y el repetido esfuerzo que ambos compartimos y que se estrellaron con una serie de impedimentos coincidentes. Se trataba de lo que es hoy todavía una asignatura pendiente: el catálogo monumental de la provincia, lo que los dos conocíamos por el «nuevo Gómez Moreno».

¿Hacen falta más razones para justificar mi elección o mi predilección por este poeta con el que comparto un leonesismo militante aunque sea de adopción? Pues recordemos los premios y galardones que ha recibido y principalmente los dos que más le honran y enorgullecen: el de Castilla y León de las Letras en 1985 y el Nacional de Literatura de 1988 por su libro Edad. Entre sus obras solo cito las dos que escribió en nuestros tiempos de convivencia, esto es la anterior y El libro del frío, que vio la luz ya en 1992. Y en la lista de justificaciones no podemos dejar de mencionar el hecho de que acaba de dejar su actividad profesional. Y lo ha hecho con un silencio tal que, si bien a él le honra y está en consonancia con su vida, a otros nos pesaba como una losa y nos exigía algún grito que lo rompiese al menos simbólicamente. Y este grito debe de incluir la esperanza y el deseo de que esta circunstancia le permita disponer de mucho tiempo y mucha tranquilidad para dedicarlos a la creación artística.

Sé muy bien que, cambiando las circunstancias personales, el canto o intento de canto de alabanza que acabo de hacer de Antonio Gamoneda podría hacerse de todos los que enumeramos al principio y de otros que no he citado. Esa es precisamente la importancia del hecho que hoy quería destacar y que demuestra mi tesis inicial. No aspiro a decir de ellos lo que se merecen sino lo que soy capaz en este que he llamado humilde homenaje y que voy a concluir con una reflexión a mitad de camino entre la seriedad y la broma: ¿Imaginamos lo que ocurriría en otras provincias o regiones de este país si contasen con una pléyade de escritores como la que nos sirve a nosotros de orgullo? No debemos caer en los errores en que otros posiblemente caerían pero tampoco podemos ni debemos ignorar la realidad.

Y como se acercan las fiestas navideñas, tiempo de lectura y de regalos, me apetece terminar con un consejo a modo de consigna: lea usted un libro de autor leonés, regale usted un libro de autor leonés. Y no sólo ni principalmente por defender y promocionar lo nuestro, sino porque son los mejores.

Nota de despedida. Cuando ya estaba redactado este artículo me llamó el director del periódico para anunciarme la remodelación de esta sección. Decidí entonces publicarlo sin ninguna modificación y añadir al final dos reflexiones: primera, que debo dar las gracias a La Crónica 16 por haberme ofrecido generosamente esta tribuna durante 87 semanas y en particular a Lolo por su genial colaboración durante las 22 últimas. Y en segundo lugar, que pienso que no ha podido elegir la casualidad mejor oportunidad para finalizar esta mi primera experiencia de columnista semanal. Y es que esta columna última ha salido, quizás como ninguna otra, del cariño que siento hacia León y sus gentes.

Gamoneda, en el libro-homenaje que más de cien poetas dedican a Rafael Guillén

Foto: Squembri Agencia Creativa.

Rafael Guillén escribió el verso ‘Para decir amor sencillamente’ hace 60 años, en un poema incluido en su tercer libro. Hoy da título a un gran homenaje colectivo a toda la obra de uno de los grandes referentes de la Generación del 50, con firmas tan relevantes como la de Francisco Brines (que envió su poema para esta edición una semana antes de fallecer), María Victoria Atencia, Antonio Gamoneda o Julia Uceda.

Son, en total, más de cien poetas de distintas generaciones los que participan en esta hermosa edición especial dedicada a Rafael Guillén, con versos inspirados en su obra. Cada poeta ha escogido un verso o una referencia de  Guillén y a partir de él ha creado un nuevo poema exclusivo ad hoc.

Se trata de un compendio que llega a modo de regalo colectivo de todos estos poetas para un poeta que les ha servido de inspiración y referencia, impulsado espontáneamente desde la admiración pero sin ánimo comercial ni oportunista.

Este tributo, con edición y selección de Juan José Castro Martín, Javier Gilabert, Fernando Jaén y Gerardo Rodríguez Salas, ha sido publicado por la Diputación de Granada con diseño y maquetación de Squembri Agencia Creativa, equipo que ya se encargó en su momento de diseñar la web oficial de Guillén.

‘Descripción de la mentira’ / «Pequeñas cosas sobre un libro grande», por Antonio Pereira (1978)

PEQUEÑAS NOTICIAS SOBRE UN LIBRO GRANDE

Por ANTONIO PEREIRA
(Artículo publicado en el diario La Hora Leonesa, el 15 de marzo de 1978)

Hace ya varias semanas que el último (por ahora) poemario de Gamoneda, ha alcanzado ese gozo del alumbramiento que es –que sigue siéndolo, por encima de cualquier otro modo de divulgación– su salida de las máquinas de imprimir. Yo he tenido en las manos el fruto palpable, lo tengo ahora mismo con esa sensualidad que nos transfieren siempre las páginas nuevas, todavía olorosas al oficio que más ha hecho por la comunicación entre los hombres. Pero no olvido otras gratificaciones previas: la de haber conocido, no diré que por azar, puesto que las amistades profundas dejan escaso margen a la casualidad, las holandesas manuscritas o mecanografiadas que el poeta iba produciendo como resultado de una necesidad implacable, y el acto de coser, grapar las hojas sueltas e inéditas, uno de los instantes más temblorosos –y que no recuerdo haber visto glosado por nadie– del largo y desasistido proceso de la creación literaria…

Como no podía ser menos, las primeras resonancias han comenzado a levantarse en León y fuera de León. Merece retenerse la de quien ha escrito en su comentario periodístico que sí, que está muy bien remover las aguas de la poesía, nunca aquietadas del todo; pero que justamente la salida de un libro como «Descripción de la mentira» debiera aceptarse como ocasión obligatoria para estudios con vocación de hondura y permanencia. También a mí, el largo y tendido poema de Gamoneda (rectifico aquí lo de poemario) me parece materia suficiente e incluso generosa para el análisis. Su estructura y su aliento, la profundidad de sus vetas y la sugestión del lenguaje, las plurales posibilidades de lectura… todo deja sospechar que nos encontramos ante uno de esos textos que en la brevedad de su extensión contienen la llamada a elucidaciones mucho más amplias que ellos mismos.

Pero ya me urge decir una cosa: que yo no voy a ensayar esa tarea. O menos irreversiblemente, que no voy a acometerla ahora. León está presenciando en estos momentos una atención profesoral y estudiosa hacia su propia literatura, gracias a gente especializada en una crítica moderna. Lo mío, en cambio, lo que a mí me ocupa es dejar constancia de una adhesión personal y poética, trazada mayormente sobre la anécdota: que en negocios de amistad, me parece apenas separable de la categoría…

El 11 de junio de 1976 –por ejemplo–, viernes, larguísima sobremesa en Los Candiles. Antonio sabe escuchar, escucha pudorosamente recatado detrás del humo de su pipa. Hay que declararse con sinceridad, de siempre y en común nos hemos prohibido la medicina complaciente. Yo le reconozco desde luego a su manuscrito, una fascinación y una potencia verbal (dentro de la contención) que casi, de tanta hermosura, se hacen sospechosas. Y como lector un recelo de que se nos esté intentando «embaucar» con la palabra. (Bueno, ahí está Borges que asevera: «Todo escritor es un embaucador»). Una dificultad para penetrar a primera sangre en sus zonas oscuras, que se presentan al hilo de cualquier fragmento… Pero también, y como colofón, el dar a la caza alcance en la final claridad de «Descripción de la mentira» –para mí es la declaración agónica de una deserción temporal, de la que el poeta regresa gracias a un ejercicio de reencuentro consigo mismo, y en él se reconcilia…–, que todavía no se llamaba «Descripción de la mentira».

El lunes 20 de diciembre de 1976, en el Palomo. (Son las ventajas de mi diario maniático, minucioso). El libro iba a llamarse, se llamaba ya en su existencia intrauterina y secreta: «Profundidad de la mentira», pero al autor lo desazonaba ese algo pretenciosamente trascendente a que remite profundidad… Había, las hay siempre, un abanico de posibilidades. Pero también, como siempre, el convencimiento de que sólo una de ellas es la buena.

Tratábamos de hablar de otras cosas pero era inútil, el poeta maquinaba en lo suyo, más espeso de cejas que nunca, apurando alejadamente el vino de la costumbre. De repente se dio una palmada en la frente: «¡Lo tengo!». Me hizo recordar que había él manejado «Profundidad de la mentira» y «Descripción del silencio»… Estaba claro: ¡DESCRIPCION DE LA MENTIRA! Levantamos los vasos alegremente, sin ceremonia. En paz.

Para terminar, y porque estas notas se escriben en León, podría subrayarse lo leonés del libro. Precisamente un libro que desde su planteamiento hasta su culminación se vuelve hacia lo universal de la poesía y del hombre. Arrancando del signo editorial de la colección «Provincia» para rematar en la datación en León y Boñar, señales respetables, pero en la condición de lo accesorio, el poema transcurre por caminos a cuyo reconocimiento basta una lectura atenta. (No una lectura denodada, como alguien pudiera pensar a primera vista). Árboles esbeltos, urces, sombra azul distribuida en sernas y el ganado de vientre pisando sobre la nieve. Pero también el paisaje urbano, con hombres de la ciudad en donde acaso podamos reconocernos. Por ejemplo, en estos claroscuros fragmentos:

Tu serenidad era la servidora del desprecio. Como a animales sosegados, hartos de indiferencia, nos conducías a la frecuentación de los notables y a las acacias inmóviles sobre la oscuridad del río.

Tu suavidad purpúrea y tu murmuración eran dóciles.
Te detenías bajo las lámparas y los insectos blancos aparecían sobre ti…

Con las inmensas libertades que el poeta recaba para la transmutación de la realidad cotidiana en pura sustancia poética: ¿Sería descabellado pensar –sentir– al fondo de los versículos la figura de Antonio de Lama?

Gamoneda, el último «poeta en París» de 2021 en RNE

Haz un click para escuchar el podcast en la página de RNE…

Mario Obrero despide 2021, en el programa «Gente despierta» (RNE) de Alfredo Menéndez, hablando de la poesía de Antonio Gamoneda, el último «poeta en París» (su sección) del año que termina, y leyendo algunos de sus poemas, pero también pinchando algunos blues…

«Testigo de A. G.», por Antonio Pereira (1988)

Antonio Gamoneda.

Testigo de A. G.

Por ANTONIO PEREIRA
(Artículo publicado en el suplemento «El Filandón», de Diario de León, en julio de 1988)

Ahora ya no sé cómo supe «lo de Gamoneda». La radio, la televisión, quizá la  imagen familiar del poeta, entre tierna y ceñuda, al desplegar el periódico de la mañana. Me prohibí la vehemencia del teléfono. Le escribí. Ahora me pongo a redactar estas líneas para unas páginas de homenaje y será escribirle a él y también a mí mismo, que me veo premiado como amigo viejo, partícipe de la aventura humana y literaria del poeta de Edad.

Y me voy a permitir un perdonable orgullo. Frente (o junto) a los críticos encopetados que en estos días declaran su sorpresa ante el «corpus» de la obra gamonediana, uno no resiste la tentación de exhibir la virtud del madrugador. Porque no es grano de anís, llevarles diez años de delantera. Abramos comillas: «La salida de un libro como Descripción de la mentira debiera aceptarse como ocasión obligatoria para estudios con vocación de hondura y permanencia (…). Su estructura y su aliento, la profundidad de sus vetas y la sugestión del lenguaje, las plurales posibilidades de lectura…, todo deja sospechar que nos encontramos ante uno de estos textos que en la brevedad de su extensión contiene la llamada a elocuciones mucho más amplias que ellos mismos». El abajo firmante lo firmaba entonces en este mismo periódico. El 15 de marzo de 1978, para los amigos de la precisión.

A Antonio Gamoneda le ha llegado el interés de los exégetas. Está bien, con tal de que se nos deje un sitio a los «testigos». Walt Whitman suministra una cita tópica, y no voy a estampar aquí que quien toca el libro de Gamoneda toca un hombre. Lo que el lector palpa y respira, desde luego, es la historia y la edad de un hombre. Y no solo su edad biológica y biográfica, sino también –ambigüedad feliz, la de la poesía–, esa otra edad que se define como época, período, tramo en la crónica general del mundo. Leer a Gamoneda es saber de él. Pero también es repasarnos a nosotros mismos.

Estamos, pues, en la hora de la justicia y de la verdad sobre el poeta leonés. En una revista literaria se decía «El año Gamoneda». Me gusta más la titulación de otra publicación, también del ramo: «Un poeta para el fin del siglo». Pero, ¿por qué poner límites tacaños a la providencia, si el siglo XXI está a las puertas y el creador justifica todas las esperanzas desde su plenitud?

Alegría por el premio nacional, por el poeta y por todos nosotros. A este viejo compañero de tantas tardes, elocuentes o cavilosas, le conforta pensar que nos aguardan nuevos y maduros frutos de Gamoneda. Y que no se han terminado las horas de las tabernas con Antonio: «Las tabernas amarillas» donde «cambiar el silencio exterior por una voz humana».

Antonio Pereira.

Carolina Alba entrevista a Gamoneda para La Estación Azul (RNE, 2021)

Haz un click para escuchar el podcast…

Carolina Alba viajó a León para conversar con un viejo amigo del programa de poesía La estación azul (RNE), el Premio Cervantes Antonio Gamoneda, e inaugurar con él, en septiembre de 2021, la vigésimo segunda temporada del programa en una nueva andadura.

Allí, en el jardín de su casa, muy cerca del lauro que ha inspirado algunos de sus versos, Gamoneda leyó poemas inéditos y desde la lucidez de sus noventa años habló de su obra, pero también de la de aquellos jóvenes poetas que le interesan, además de repasar sus recuerdos de infancia, su compromiso político, sus gustos musicales y otros detalles de su personalidad…

«El rastro borroso del vigilante», por David Santamarta

Ilustración: Lucas Santamarta.

El rastro borroso del vigilante

Por DAVID SANTAMARTA

Oficio de mirar, un dietario póstumo de Pereira, sirvió como disculpa para el encuentro. Me presenté en la casa una tarde de noviembre. El poeta estaba en la planta de arriba, en su cuarto de escritura. Me recibió en pijama de caballero, enfundado en una bata. La calefacción zumbaba. Pla dejó dicho que es en otoño cuando se hace la vida de invierno; al despuntar los ajos y florecer los almendros el aire se llena ya de primavera.

Hablamos de Pereira. Le cuento que en el libro le menciona varias veces. Uno de los pasajes, reincidente, da cuenta de una jornada compartida y deja ver cierta complicidad. Compartían cuitas. El otro le tiene llamado al filo de la madrugada y la cita, a esas horas, era en la cafetería del hotel Conde Luna, a lo mejor por una coma o por la conveniencia de un gerundio. Exageraciones.

Peco de indiscreto y pregunto a bocajarro por Jorge Pedrero, el vigilante de la nieve. Una escueta reseña junto a una fotografía en el tríptico de una exposición que conmemoraba al Cervantes era entonces todo lo que sabía de aquel hombre que parecía haber guiado al joven poeta. Recibí una respuesta parca y cejuda. Angelines intervino con naturalidad para desvelar una muerte temprana y escogida.

A continuación hablamos algo de los jóvenes. Su nieta se aplica en la universidad. Pesaroso, le digo que uno de mis hijos ha dejado los estudios que concienzudamente había elegido un par de meses antes. El poeta alzó entonces los dos brazos con entusiasmo:

—¡Que duude …, que duude!

Angelines, curiosa, pregunta a botepronto si se duerme bien la noche antes de operar. Es cierto que a veces, antes de una cirugía, el sueño es quebradizo y la noche avanza lenta, zozobrando. Querrá saber, pienso, qué puede haber de específico en un oficio familiarizado con el límite entre la vida y la muerte, queriendo resolver. La desengaño; es una ocupación tan mercenaria como otra cualquiera. El médico no sirve donde hace falta, sino donde más le conviene. Al cabo nos despedimos. Al bajar la escalera me detuve brevemente en un par de óleos de Pedrero.

Encontré de nuevo al pintor, esta vez en un libro, bajo el epígrafe “la labor no consumada”. Aparecía la misma fotografía del tríptico y a todo color los cuadros que había visto en la casa del poeta. El texto de aquel libro citaba la reseña publicada en una revista institucional cuando finalizaba el año 1969, y con él, una década de prodigios. Además de informar sobre el fallecimiento del pintor, denunciaba el olvido a que había sido sometido. Casi a vuelta de página, como un incómodo vecino, llegaba la glosa de la vida provincial. El jefe del estado había visitado la provincia para inaugurar un mirador que llevaba su nombre en el puerto de Panderrueda, en el paraje de Piedrashitas, con formidables vistas al macizo central de Picos de Europa. El Gobernador Civil y Jefe Provincial del Movimiento don …, ofreció el Mirador a Su Excelencia que contestó con estas breves frases… El rastro del pintor, siempre borroso, apareció de nuevo en las páginas de La pobreza.

«La música de la oscuridad. Antonio Gamoneda», un artículo de Esperanza Ortega (2005)

Entrando por este enlace a la Biblioteca Virtual Miguel de Cervantes podrás descargar el pdf con el estudio crítico de Esperanza Ortega titulado «La música de la oscuridad. Antonio Gamoneda»en edición digital a partir de lo publicado en Campo de Agramante: revista de literatura, núm. 5 (otoño 2005), pp. 101-114.

El «villancico» inédito de Gamoneda

Gamoneda de niño (hacia 1932).

Gamoneda de niño (hacia 1932).

Hace unos años, en una entrevista que Verónica Viñas le hizo a Antonio Gamoneda para Diario de León, el poeta reconoció ser el autor de un villancico que la periodista había aprendido de pequeña [este es el fragmento de la entrevista]:

[…] Verónica Viñas.—Aunque odio las Navidades, recuerdo un villancico precioso que me enseñaron en la escuela. Decía así:

«…Y un chiquitín charlatán,
puesto en la punta del pie,
se asoma y dice: José,
pónle tu capa,
que está nevando…»

¿Le suena?

Antonio Gamoneda.—Lo escribí hace 40 años porque una maestra de mis hijas, Ofelia, muy cariñosa, inteligente y católica, me lo pidió para cantarlo en familia.

[…]

Hablando de esto un día con Amelia Gamoneda, hija mayor del poeta, resultó que ella conservaba esta versión del villancico escrito por su padre, que reproducimos aquí:

Nevaba mucho en Belén
la noche que Dios nacía.
¡Qué bonito y que alegría,
pero qué frío también!

El niño estaba en el suelo
como una rosa desnudo.
¿Por qué no quiso si pudo
venir vestido del Cielo?

Dos ángeles tejedores
de prisa y muy buena gana
le están haciendo de lana
una nana de colores.

Y un chiquitín charlatán
puesto en la punta del pie
se asoma y dice: “José,
ponle tu capa, que están
dale que dale y no sé
cuándo cuándo acabarán”
.

Antonio Gamoneda

NOTA: Cuando las líneas anteriores se publicaron en la revista digital TAM TAM PRESS (el 25 de diciembre de 2014), apareció este comentario, con matices interesantes y emotivos de la profesora Ofelia Díaz:

«Yo soy Ofelia Díaz, la maestra a quien Antonio Gamoneda dedicó este villancico como felicitación en unas navidades cuando Amelita Gamoneda era mi alumna. Para completar el entusiasmo con que lo recibí, mis hijos me sorprendieron cantándolo la noche de Nochebuena. Ellos le habían puesto música. Y en las Navidades siguientes lo enseñé en clase y conseguí que Verónica Viñas –que también era mi alumna– con otra niña (creo recordar que se llamaba Isabel) lo cantaran a dos voces maravillosamente. Guardo un recuerdo precioso de aquel episodio y, por supuesto, conservo el original escrito a mano por Gamoneda con su afectuosa dedicatoria.
En la letra que aquí figura hay una palabra confundida. Aquí dice el niño estaba ”en el suelo” y el original dice: el niño estaba ”entre el hielo”.
Han pasado muchos años –ya tengo 92– y me alegra enormemente haber encontrado esto en Internet.»

«Gamoneda 90 años», un vino en homenaje a la trayectoria del poeta astur-leonés

Poesía, arte y vino para rendir homenaje a Antonio Gamoneda

La bodega Vile La Finca, con la colaboración de la galería de arte Ármaga y la Denominación de Origen León, ha realizado una edición especial de 225 estuches de vino dedicados al poeta y Premio Cervantes Antonio Gamoneda, en su 90 aniversario, «en agradecimiento y homenaje por su contribución» a la cultura.

«Tenemos un premio Cervantes en León, y que mejor que homenajearle aunando tres artes como son el vino, el dibujo y la poesía», señaló Marga Carnero, propietaria de Ármaga, durante la presentación de los estuches en la Vilateca (calle Villafranca, en León).

Cada una de las tres botellas de cada estuche lleva impreso en la etiqueta el título de un poemario de Antonio Gamoneda, concretamente ‘Prisión transparente’, ‘Arden las pérdidas’ y ‘Descripción de la mentira’. Por fuera, en el estuche se puede leer «Gamoneda 90 años» sobre la firma de Gamoneda, y dentro se un incluye un grabado con un retrato del poeta elaborado por el artista leonés Amancio González Andrés, además de un tarjetón en el que se puede leer:

«A D. Antonio Gamoneda como muestra de agradecimiento por su contribución a la cultura.

Con motivo del 90 aniversario se ha realizado una edición de 225 estuches de tres botellas de vinos «Vile La Finca» D.O. León seleccionados por Javier Carlón y una obra gráfica del artista D. Amancio González, numeradas de la siguiente forma: 175 estuches del 1 al 175, y 50 estuches numerados P/A (prueba de autor). León, 2021″

Y dentro de cada botella… ¿qué hay? Pues un vino bastante especial, acorde a la calidad del poeta y del escultor, según sus autores. Se trata de «una nueva elaboración de este año, muy apropiada porque es un Vile la Finca 2016, una añada fantástica y un tinto que ha recibido los galardones más importantes de este año», explicó Antonio Vázquez Muñoz-Calero, consejero delegado de Vile La Finca. Concretamente, este vino recibió 91 puntos en la Guía Peñín y 94 en los premios ‘Decanter’, y también se alzó este año con el remio Zarcillo de Plata 2021.

Los estuches se han puesto a la venta en la galería Ármaga, Carlón Sabores y en Vile La Finca.

 

17 Diciembre / Gamoneda y Merino arroparán la presentación del libro «León Bimilenaria», de Joaquín Alegre


León Bimilenaria
Joaquín Alegre Alonso
Ed. Rimpego, 2021

Si de la suave mano de la noche
llegas a este lugar, oh caminante,
cuida tu corazón. Yo te lo aviso
porque el aire peligra de belleza.

Estos versos de Antonio Gamoneda surgen al abrir por primera vez el libro ‘León Bimilenaria’ que publica Editorial Rimpego. Gamoneda y José María Merino, arroparán la presentación de la obra de Joaquín Alegre Alonso el viernes 17 de diciembre de 2021, a las 20 horas, en la Casa Botines, el edificio que Gaudí construyó en León hace más de un siglo.

«Desde su fundación, como campamento de una legión romana, hasta nuestros días, la bimilenaria ciudad de León ha acumulado un deslumbrante catálogo monumental: la muralla bajoimperial, la “capilla Sixtina del románico”, la más elegante de las catedrales góticas, la obra maestra del plateresco español, una plaza Mayor barroca, el edificio más substantivo de Gaudí, o el premio de arquitectura contemporánea de la Unión Europea…», reza la sinopsis editorial. El libro repasa casi 200 puntos de interés de la ciudad y supera ampliamente el concepto de guía para presentarse más bien a modo de «libro de viaje» por la capital leonesa.

Partiendo del origen romano de la ciudad, ‘León Bimilenaria’ dedica atención, a lo largo de sus más de 400 páginas, a la catedral, San Isidoro, la propia Casa Botines o el Museo de Arte Contemporáneo (Musac), entre otros muchos monumentos, esculturas, iglesias, murallas, edificios históricos y emblemáticos, restos del patrimonio industrial… así como otros elementos arquitectónicos y artísticos que aparecen descritos y fotografiados al detalle.

José-Luis Moctezuma reseña «CASTILIAN BLUES / BLUES CASTELLANO» de Antonio Gamoneda

Portada del libro.

José-Luis Moctezuma reseña CASTILIAN BLUES / BLUES CASTELLANO de Antonio Gamoneda, publicado en edición bilingüe por Quantum Prose. Moctezuma contextualiza y explora con notable precisión los orígenes del libro de Gamoneda y analiza en detalle las estrategias de traducción de Benito del Pliego & Andrés Fisher. Una lectura verdaderamente excepcional.

En inglés, en la edición de diciembre de Words Without Borders:

Gamoneda comenta un poema de Mariluz Escribano en «Tiempo de paz y de memoria»

«Tiempo de paz y de memoria. (Treinta poemas comentados)» (Ed. Hiperión, 2019), de Mariluz Escribano Pueo, en edición de Remedios Sánchez, reúne treinta de los poemas más emblemáticos de la autora granadina, comentados por algunos de los principales autores de la lengua española. Raúl Zurita, Antonio Gamoneda, Piedad Bonnet, Gioconda Belli, Antonio Colinas, Jaime Siles, Ángeles Mora, Juana Castro, Luis Alberto de Cuenca, Fernando Valverde… son algunos de los 30 poetas que toman la palabra para revindicar a la poeta inmensa que hizo de la memoria y la concordia civil una bandera.

Mariluz Escribano Pueo (Granada, 1935-2019) ha sido, desde la publicación de su primer poemario en 1991, parte de lo que se ha venido a denominar por la crítica como ‘literatura sumergida’; es decir, aquella que, a pesar de su evidente calidad, ha estado oculta a los ojos de la mayoría, como los pecios cargados de tesoros en el mar. Su situación como autora ageneracional y un carácter fuerte que la distanció de cenáculos literarios, dificultó su proyección en los primeros años, pero la rotundidad de su verso y su compromiso ético acabó por imponerse con la publicación de Umbrales de otoño (2013, Premio Andalucía de la Crítica). Después vinieron El corazón de la gacela (2015) y Geografía de la memoria (2018) que consolidan una trayectoria fecunda donde fondo y forma se dan la mano para erigir a Escribano como una de las poetas esenciales de la segunda mitad del siglo xx.

 

Gamoneda recibe la FAMA de la Universidad de Sevilla (15-X-2021)

El Aula de Poesía de la Universidad de Sevilla, junto con el Ateneo, recibió el 15 de octubre de 2021 a D. Antonio Gamoneda para hacerle entrega de la Fama de la Universidad como reconocimiento a su carrera, y para escucharle recitar algunos de sus poemas.

Grabación y edición: Marta Prieto.

Entrevista a Gamoneda en el Canal Fundos Fórum

En streaming, podcast, webinar, vídeos… Canal Fundos Fórum quiere ofrecer una cultura imperecedera al alcance de cualquiera a través de la Red. Aquí, Ignacio Fernández Sobrino entrevista a Antonio Gamoneda:

«No hay evidencias más notorias en la vida de un ser humano que el paso del tiempo. Y desde la perspectiva de las letras, tampoco es diferente. Antonio Gamoneda, poeta, miembro de la generación del 50 y ganador, entre otros muchos galardones, del premio Cervantes lo deja patente en este nuevo episodio del Canal Fundos Fórum.

Gamoneda, nos cuenta en esta charla bajo una visión amparada sobre sus 90 años, su niñez, el paso clave que se produjo en la cultura durante la transición, momentos críticos para España, sobre la situación de esa misma cultura en el mundo actual, y dos broches finales: el cambio vital que se produce en uno al ser abuelo, y la aceptación que todos, más tarde o temprano tendremos que hacer sobre la muerte.»

 

El Festival de Poesía de Guayaquil (Ecuador) otorga a Gamoneda el «Premio a la trayectoria»

El Festival Internacional de Poesía de Guayaquil ‘Ileana Espinel Cedeño’ reunirá, del 15 al 19 de noviembre de 2021, a 80 poetas de 22 países de todos los continentes en un formato virtual.

A la cita se suman importantes poetas internacionales, como Antonio Gamoneda (que recibirá el «Premio a la trayectoria»), Nuno Júdice, Darío Jaramillo Agudelo, Kemadjou Raconteur, Tseng Kuei-Hais, Rafael Courtoisie, Wu Ching-Fa, Luis Armenta Malpica, Sungrye Han, Razu Alauddin, Xue Nü o Reina María Rodríguez, entre otros.

«Creo que somos el único festival, en todas las artes, que congrega a exponentes de todo el mundo”, ha comentado Augusto Rodríguez, director de este festival en el que también participarán músicos.

Para conocer la programación de actividades visite la página de Facebook del festival: @festivaldepoesiadeguayaquiliec.

La transmisión del festival será vía Facebook Live, Zoom y YouTube por la página de Facebook de Tvcomups.

Más información:

Gamoneda, entre los firmantes del manifiesto para blindar las pensiones

Haz un click para leer la noticia entera…

Unas 150 personalidades del mundo de la cultura y la economía —entre ellas el poeta Antonio Gamoneda, y 400 organizaciones han firmado un manifiesto en el que reclaman que las pensiones estén blindadas en la Constitución, y piden a la ciudadanía que acuda el próximo sábado 13 de noviembre a las 12 horas a la Puerta del Sol (Madrid) a la manifestación convocada por la Mesa Por el Blindaje de las Pensiones (MERP).

El manifiesto, publicado en el diario ‘El País’ y presentado en el Ateneo de Madrid, considera que ante las decisiones que van a tomarse en los próximos meses, es necesario proteger las pensiones públicas promoviendo una reforma de la Constitución. Entre los firmantes están la que fuera alcaldesa de Madrid Manuela Carmena, la vicepresidenta de la Generalitat, Mónica Oltra, el diputado Joan Baldoví, o el presidente de Cantabria, Miguel Ángel Revilla.

El texto defiende una reforma que incluya la «prohibición expresa» de que cualquier gobierno pueda recortar o privatizar, total o parcialmente, el Sistema Público de Pensiones y que se «recoja como obligación constitucional el mantenimiento del poder adquisitivo real de las pensiones públicas».

El manifiesto también resalta que el Sistema Público de Pensiones es un «pilar» de la cohesión social, es la «principal fuente de justicia e igualdad», y debe garantizar las condiciones de vida de la mayoría, tanto en el presente como en el futuro. «Hay que protegerlo y reforzarlo», subrayan.

Diálogo poético con María Zambrano (en la Universidad Complutense)

José Manuel Lucía Megías presenta a Antonio Gamoneda y a Juan Carlos Mestre.

Jueves 28 de octubre de 2021, en el Paraninfo de la Facultad de Filología de la Universidad Complutense de Madrid.

La Academia de Poesía Alaire rendirá un homenaje a Gamoneda, en León, el 27-N de 2021

Antonio Gamoneda.

La Academia de Poesía Alaire, con sede social en Palma de Mallorca, es una asociación cultural que preside honoríficamente Antonio Gamoneda. Por este motivo, y junto a su indudable valía como referente cultural, la entidad había organizado un homenaje a Gamoneda con motivo de su cumpleaños, que se tuvo naturalmente que anular por causa de la pandemia.

Este año se retoma el acto para el próximo 27 de noviembre, contando con el apoyo de las instituciones leonesas y de Castilla y León. Y todo con el impulso imprescindible de Manuel Alonso Blanco, leonés, poeta y amante de todo lo relacionado con la literatura y el impulso de la cultura y miembro de la entidad.

Así, se celebrará el citado homenaje, con la presentación de un libro de la Academia sobre el Neosimbolismo, al que asistirá Antonio Gamoneda, a quien se le entregará una placa en su homenaje.

El acto se celebrará en el salón de los Reyes del antiguo Ayuntamiento de León en San Marcelo y contará con una importante representación tanto institucional como del ámbito cultural y literario a nivel nacional.

Margarita Merino se adentra en Las “Edades” Poéticas de Gamoneda

Margarita Merino y Antonio Gamoneda.

Las “Edades” Poéticas de Antonio Gamoneda (entre 1947 y 1998) es un hondo ensayo sobre la poesía angular de Antonio Gamoneda, que interpreta las claves intuidas de su obra. Una cuidada edición de la autora, la poeta leonesa afincada en Estados Unidos, Margarita Merino, cuya primera edición se publicó en junio de este año 2021. El libro incluye además una larga entrevista con el aclamado poeta.

Publicado en TAM TAM PRESS

Margarita Merino vive desde hace años en Estados Unidos donde se doctoró en Literatura Hispánica. Es autora de varios poemarios, numerosos artículos y ensayos. Y en este último, de 346 páginas, emprende un exhaustivo análisis sobre las distintas edades de la poesía de Antonio Gamoneda, cuya obra conoce en profundidad, en parte gracias a la labor de investigación que realizó en su tesis doctoral ‘Ambigüedad y certidumbre en las edades poéticas de Antonio Gamoneda’, donde explora la complejidad de creación y vida en el contexto ineludible de la muerte.

En Las “Edades” Poéticas de Antonio Gamoneda la poeta leonesa realiza un análisis, íntimo y coral, que interpreta las claves intuidas de su obra, compara textos de autores de la literatura universal y el cine, facilita numerosas referencias críticas de su recepción por los expertos (en la época en que esta poesía era menos conocida) y demuestra cómo el autor se esmera en la ambigüedad como un fin en sí mismo, en el propósito más poético de expresar lo inefable de su revelación, y para ocultar los retazos biográficos con una voluntad añadida de estilo.

El libro también incluye una larga —e insólita— entrevista con el poeta leonés; y un prólogo en forma de “Agradecimientos” donde se tratan temas cruciales de la historia española con respeto y humanismo.

En la contraportada la poeta señala que Antonio Gamoneda (Oviedo, 1932) es un autor de una obra poética excepcional, reconocido con el Premio Castilla y León de las Letras en 1985, el Nacional de Poesía en 1988, el Reina Sofía de Poesía Iberoamericana en 2006, el Cervantes en el 2007. “Es una voz  inclasificable al atravesar los cánones de la preceptiva y los géneros (y enfrascada en una constante reescritura) brinda perplejidad al lector mediante una lectura caleidoscópica por el valor del símbolo que lo es de sí mismo y las imágenes que resultan de la omisión de elementos”.

Explica la autora que este estudio acerca claves de su poesía desoladora que enlaza con las preocupaciones de otros creadores del siglo XX: Saint-John Perse, Kafka, César Vallejo. Y que además conecta con la antigüedad, el Siglo de Oro, y con Quevedo. Pero también este trabajo es una visión panorámica de la evolución de una obra de rigurosas calidades literarias y filosóficas que trascienden su nihilismo existencial al proponer un mensaje de libertad (en la España franquista) y un comportamiento ético de raíz estoica en todas las edades —pese a que todas sean de la muerte—.

:: Sobre Margarita Merino

Margarita Merino es autora de varios poemarios, numerosos artículos y ensayos, entre ellos los libros de poemas Viaje al interior (Colección Provincia, 1986 y 1998), Baladas del abismo (1989), Poemas del claustro (en colaboración, 1992), Halcón herido (1993), Demonio contra arcángel (1999).

La profesora María Cruz Rodríguez ha publicado De la confesión a la ecología: El viaje poético de Margarita Merino —incluye Viaje al exterior— (2016, Pliegos) donde señala a la poeta como precursora del ecofeminismo en España, subraya su identificación con la naturaleza y el sufrimiento de grupos marginales (animales, mujeres, pobres o indios americanos) —y donde los hombres son también víctimas del sistema de dominación patriarcal capitalista— cuyas reglas Margarita Merino aboga a cambiar por las de un mundo en que las relaciones se basen en el respeto mutuo, al ecosistema, la diversidad y las Humanidades.

Presentación virtual del libro (para el 40 congreso de Aldeeu en Madrid):

Gamoneda en el libro «La casa del poeta. Versos para quedarse a vivir»

Por JESÚS CÁRDENAS
en Culturamas

(…) La belleza y el disfrute de la lectura sigue ocurriendo cuando uno se encuentra con La casa del poeta. Versos para quedarse a vivir, una obra tratada con mimo por sus editores Carmen Berasategui (Mara Carver) y Gonzalo Escarpa. Este ejemplar de Trampa ediciones (2021, Barcelona) cuida con mimo cualquier detalle, nada queda al azar. Desde su altura (más alto que los de su especie), la cubierta, pasando por la impresión y la estructura del propio libro hasta llegar a la propia nómina de autores embellece cualquier espacio físico y espiritual.

La casa del poeta es una antología compuesta por más de cien poetas españoles, en concreto 111, que tienen como motivo el hogar. La selección parte de un proyecto que tuvieron Román Piña y Antonio Manilla en 2007, y se enriquece con una selección más actual y se amplia con la mirada de poetas visuales. No en vano es la casa una prolongación del poeta, una clara señal de identidad al que regresar, una extensión interior e interiorizada, pues siempre llevamos nuestras casas a cuestas aun que nos encontremos lejos de ella.

Al encuentro concurren distintas generaciones, voces consagradas conviven con otras jóvenes. El lector tendrá la sensación de recorrer un periplo de décadas (desde los años cincuenta hasta 2021). Otra aportación  que debe tenerse en cuenta es la aparición de poemas bilingües (catalán y gallego junto al español). Sólo por realizar un breve recorrido, cabe mencionar voces como José Manuel Caballero Bonald, Francisco Brines, Javier Lostalé, Abelardo Linares, Ana Rossetti, Jon Juaristi, Miguel d’Ors, Antonio Gamoneda, Amalia Bautista, María Sanz, Aurora Luque, María Ángeles Pérez López, Olvido García Valdés, Kepa Murua, Mariano Peyrou, Raquel Lanseros, Ana Merino, Erika Martínez…, con la juventud de Alba Cid, Maribel Andrés Llamero, Olalla Castro, Alejandro Simón Partal, Constantino Molina, Ángelo Néstore, Juan Domingo Aguilar, Unai Velasco, Juan F Rivero, Juan Gallego Benot o Rocío Acebal, entre otros tantos. En dos tandas de poemas escritos, combinándose el verso con la prosa poética, desde diferentes discursos, el lector disfrutará, además de una pausa, un intermedio de composiciones visuales, como las de la propia Mara Carver o Gustavo Vega, por citar algunas de esas sugestivas evocaciones de la casa.

El ejemplar se cierra con un listado alfabético de sus habitantes (poetas) como de sus estancias (lugar de dónde han surgido los poemas); es decir, destacan los poemas conocidos por los lectores, extraídos de distintas obras que son de cabecera junto con casi una cincuentena de inéditos que los escritores han prestado a la causa: reunirse en torno a la casa, que es también lugar de la poesía. (más…)

Un «temblorcillo» al entrar en la casa de Federico García Lorca…

Un temblorcillo al entrar

  • El Cervantes Gamoneda reconoció sentir un temblorcillo al entrar en la casa de Lorca para abrir el Festival Internacional de Poesía de Granada
Publicada el 29/10/2021 en infoLibre

Antonio Gamoneda confesó que sentía un temblorcillo al entrar en la casa de Federico García Lorca. «Pertenece a esa aura indefinible de Granada», dijo el premio Cervantes de 2006 para poner en marcha la edición número XVII del Festival Internacional de Poesía de la ciudad de la Alhambra. Además de su presencia, que tuvo mucho de homenaje, se rindieron encendidos tributos al nicaragüense Ernesto Cardenal y a la granadina Mariluz Escribano Pueo, cuyos fallecimientos están recientes. Son solo tres actos del más de medio centenar con que el Festival ha recobrado impulso tras el parón impuesto por el covid. Para activarse, ha trasladado al otoño su habitual cita de la primavera y ha programado la intervención de más de 70 invitados representantes de once países diferentes.

Gamoneda subió al estrado de la Huerta de San Vicente con bastante ayuda, pero con buen humor. Y recurrió al enigma para expresar su estremecimiento: «en cada uno de vosotros hay algo de Federico. ¿Cómo? No lo sé», fueron las palabras con las que saludó al centenar de personas que le escuchábamos desde un patio de sillas acribillado por el sol intempestivo de octubre. Detrás de él, a pocos pasos, se atisbaba la terraza desde cuya baranda Lorca y sus hermanos contemplaron la vega granadina. Jesús Ortega lo cuenta con detalle y repasa la historia de este lugar en su reciente libro La caja de alegría (Comares, 2020). Así, «la caja de alegría» es como llamaba García Lorca a la huerta familiar.

Gamoneda hermanó a Federico con el peruano César Vallejo y dijo que ambos constituían los dos pilares en los que se sustentaba la lengua poética hispana, «en dos continentes ―dijo―, en la vida y desdichadamente también en la muerte». Aventuró que a Vallejo también lo mató España. De hecho, recordó que las últimas palabras del autor de España, aparta de mí este caliz fueron “España, España”. Gamoneda acabó su intervención leyendo su poema «Edad» («Me siento a esperar la muerte como quien espera noticias ya sabidas») y un poema inédito, largo, torrencial, con el que se abrazó a César Vallejo por las colinas y los llanos de dos continentes. «Estoy examinándome ante vosotros y ante mí mismo», fueron las palabras con las que apeló «a la generosidad de los presentes» para que añadiéramos «los accidentes» que quedaban sin explicar en su escritura poética.

(…)

Antonio Gamoneda: «Entré en la casa natal de García Lorca magnetizado por su obra y sus espacios»

Por JOSÉ ANTONIO MUÑOZ

Publicado en el digital IDEAL
Edición Granada / Viernes, 22 octubre 2021

Antonio Gamoneda (Oviedo, 1931), Premio Cervantes, Premio Reina Sofía de Poesía Iberoamericana, Premio Nacional de Poesía y un largo etcétera de galardones, ha cumplido en estos días el anhelo de reencontrarse con García Lorca en su casa, en el marco del Festival Internacional de Poesía, y además, ha ofrecido varias lecturas de sus obras.

¿Cómo entró la poesía en su vida?

–Como la respiración, como algo inevitable. Tras el inicio de la guerra incivil, yo tenía cinco años, ya trasladados a León, decidí que quería aprender a leer. Y el único libro que había en casa, el único también que escribió mi padre, poeta modernista tardío. Ese fue mi primera acercamiento a los versos.

¿Y cómo encontró la inspiración para escribir en aquella ciudad vacía?

–Siempre he creído que la inspiración ha de venir trabajando. Con unos 14 años fue cuando mis intentos de escribir un poema cristalizaron. Apartir de ahí fui construyendo mi camino, y ya con 16 o 17 años empecé a adquirir responsabilidades ante mí mismo como poeta.

¿Cómo establece su ‘juego’ con el lenguaje poético?

–Quizá, en vez de juego, lo llamaría uso. El juego se da, quizá, en las reglas que la propia poesía comporta, con un lenguaje y un diccionario propios, y la tensión que lleva consigo el acto creativo. Esperar la palabra justa también forma parte de ese juego.

¿Para comprender el mundo hay que cumplir años, o cuantos más años se cumplen, menos se comprende?

–Creo que si la capacidad cognitiva no se deteriora, la experiencia acumulada con los años ayuda mucho a comprender lo que ocurre, por más que algunos sucesos causen perplejidad. El tiempo facilita una perspectiva distinta sobre los hechos humanos, sociales, ideológicos… Y esa perspectiva permite juicios más informados y más equilibrados.

¿Cómo es el hilo invisible que le une a Granada y a Lorca?

–García Lorca es, en términos de contemporaneidad, mi padre expresivo. Es un autor inimitable, que revela muy a las claras el limitado talento de quien intenta emularle. Muy pocos autores son capaces de proporcionar como él una emoción estética, creando un espacio intelectual apasionado. En mi visita a la casa natal de Fuentevaqueros entré como quien sufre una atracción magnética no solo por el personaje, sino por sus espacios. Y me emocionó profundamente ver algunas de las piezas allí conservadas.

Antonio Gamoneda abre el Festival Internacional de Poesía de Granada

Haz un click para ir a la noticia en el digital Granada Hoy.

18-X-2021 / Gamoneda abre el XVII Festival Internacional de Poesía de Granada

Granada tiene una nueva cita con la mejor poesía entre el 18 y el 22 de octubre con la celebración del XVII Festival Internacional de Poesía de Granada.

El festival arrancará el 18 de octubre con una gala poética en la Huerta de San Vicente que tendrá como protagonistas al Premio Cervantes Antonio Gamoneda y a la poeta venezolana Yolanda Pantin, la más reciente ganadora del Premio Federico García Lorca Ciudad de Granada en una tarde en la que se recordará a Mariluz Escribano con un recital de sus poemas a cargo de Raquel Lanseros, Juana Casto y Ángeles Mora. La velada la cerrará el cantautor gallego Andrés Suárez que ofrecerá un homenaje musical a Federico García Lorca.

1 gamoneda granada

15-X-2021 / Recital de Antonio Gamoneda en Sevilla

El Aula de Poesía Ateneo/ Universidad de Sevilla retoma su actividad con la presencia del Premio Cervantes de Literatura Antonio Gamoneda. El acto tendrá lugar el viernes 15 de octubre de 2021, a las 19.30, en el Aula Magna de Filología.

El Aula de Poesía Ateneo/Universidad de Sevilla es una iniciativa de la Universidad que forma parte del Plan Integral para el Fomento de la Lectoescritura. Está coordinado conjuntamente por el presidente de la Comisión Académica del Máster en Escritura Creativa y director del Plan Integral para el Fomento de la Lectoescritura, Manuel Ángel Vázquez Medel, por el presidente de la Sección de Literatura del Ateneo de Sevilla, José Vallecillos López y por el poeta Francisco Deco. El Aula organiza una sesión el primer lunes de cada mes para fomentar el conocimiento, la creación y la difusión de la poesía. Por ella han pasado poetas como Miguel Veyrat, Jorge Urrutia y Antonio Carvajal.

‘Blues castellano’, Antonio Gamoneda, Cova Villegas, Delta Galgos. ‘Noche Blanca’, noche inolvidable

Tomamos estas fotografías del muro en FB de Fernando Menéndez, que ayer sábado 2 de octubre de 2021 acompañó a Antonio Gamoneda en la Noche Blanca de Oviedo, una velada en la que el poeta recitó y la cantante asturiana afincada en León Cova Villegas (Isabel Lucio Villegas) cantó poemas del libro Blues castellano que ha musicado con Delta Galgos (Marcos Cachaldora y Gonzalo Ordás). Las fotografías son de Marta Izquierdo.

Antonio Gamoneda lee poemas de ‘Blues castellano’ en Oviedo, acompañado por Fernando Menéndez.

Cova Villegas, con Delta Galgos, en la Noche Blanca de Oviedo.

Libro-disco ‘Blues castellano».

Poema de ‘Blues castellano’.

Antonio Gamoneda y Fernando Menéndez, en Oviedo.