Un armario lleno de sombra

Portada de “Un armario lleno de sombra”.

Para los que no se atreven con la poesía, esta obra en prosa puede servir de primer acercamiento a la obra de Gamoneda

Por RAQUEL DE LA VARGA y LETICIA BARRIONUEVO
Artículo publicado en La Nueva Crónica (León), el 05/09/2018

Que sí, que a estas alturas todos sabemos que hay que leer a los clásicos, a toda esa lista de autores y obras que va desde varios siglos antes del inicio de nuestra era hasta autores vivos (y hasta vecinos) como Antonio Gamoneda. Sin embargo, pese a que nos hayan dicho por activa y por pasiva lo buenos que son, la lectura se nos puede hacer cuesta arriba, y es que más prestigio suele ser sinónimo de más dificultad. Esto se potencia aún más cuando hablamos de poesía, el género con la peor fama cuando hablamos con un lector poco asiduo. Pero eso nos pasa también a los lectores habituales, que por prejuicios o por falta de costumbre, no nos atrevemos a enfrentarnos con nada que se haya escrito hace menos de 50 años. ¡Y ay de decir en público que alguno de los patriarcas de la Literatura no te gusta o no lo entiendes!

Hoy ya no hay leonés que no conozca el nombre de Antonio Gamoneda por su relevancia dentro de la ciudad, aunque su reconocimiento provenga de mucho tiempo atrás y su labor poética siga tan viva como hace varias décadas. Sin embargo, puede que a más de uno le pase con Gamoneda lo que tantos otros clásicos: sabe que debe leerlo, pero ya lo ha hecho y ha fracasado o todavía no ha llegado el día de intentarlo. 

Siendo sinceros, la poesía no es una cosa fácil que recomendar a la ligera, más aún cuando estamos hablando de la poesía de Gamoneda. Sin embargo, y a pesar de la obviedad que aparentemente supone, nos parecía que una vez más había que recomendar su lectura. Pero hoy tenemos en mente de forma especial a quienes no sean lectores habituales de poesía, a quienes dicen una y otra vez que no la entienden. Y por eso, para acercarnos a la figura de un gran poeta, hemos decidido recomendar un libro en prosa para quienes busquen un primer acercamiento. 

León ciudad y provincia tiene un gran protagonismo en toda su obra, pero también y no sólo por eso queremos hablar hoy de Un armario lleno de sombra. Esta obra en prosa publicada en 2009 recoge las reflexiones autobiográficas del autor durante su juventud en León, escritura originada por la muerte de su madre. En él revive con todo lujo de detalle los años en los que vivió en el barrio del Crucero y en el centro de León. Los pasajes y emociones que detalla acerca de la situación política o de su familia pueden dar a los lectores que no se hayan atrevido antes con su poesía las claves para entender su compromiso con la vida y con la literatura, además del acercamiento que conlleva hacia su persona.

Cuando miramos hoy a nuestra ciudad, pese a la increíble cantidad de cicatrices y de historias que encierran sus murallas, parece como si siempre hubiese sido un lugar en calma. Aunque existen imágenes y la certeza de que una vez la legión Cóndor desfiló por nuestras calles, o que había muertos tirados en las cunetas, parecen irreales. Los vendedores callejeros, los ferroviarios del Crucero y el desenterramiento de su padre para evitar que lo echaran a una fosa común aparecen a lo largo de su obra, y nada mejor que su explicación descarnada con menos lirismo para entender después poemarios como Lápidas o León de la mirada.

Datos prácticos

Sobre Gamoneda se ha escrito y se sigue escribiendo desde varios puntos de vista dado el interés que suscita su obra, desde tesis doctorales hasta una web dedicada a su persona. Además, es uno de los solamente 108 autores reseñados en la Biblioteca Virtual Miguel de Cervantes por su influencia en la lengua española. 

Poeta de referencia en el panorama cultural leonés, Antonio Gamoneda procede de Oviedo en 1931, pero llega a León recién estallada la Guerra Civil con la intención de que su madre, recientemente viuda, curara su asma. Vivió en el barrio del Crucero, concretamente en el número 4 de la carretera de Zamora, donde cada día veía llegar los trenes repletos de presos republicanos que se dirigían a la cárcel de San Marcos. A la edad de cinco años sintió la necesidad de aprender a leer, pero las escuelas públicas estaban cerradas. Su madre le facilitó el único libro que rondaba por casa y que resultó ser un poemario escrito por su padre, por lo que Gamoneda dio sus primeros pasos en la lectura con ayuda indirecta de su progenitor, y de su madre y madrina, que le intentaban resolver todas las dudas sobre las letras, sílabas y signos de escritura como cuenta en varias de sus obras, dando una gran relevancia a su niñez. 

Aunque trabajó en la la Diputación Provincial y alcanzó cierto renombre, la obra de Gamoneda se vio afectada por la censura, de tal manera que publica su primer libro, Sublevación inmóvil, en 1960, y hasta 1977 no vio la luz Descripción de la mentira. Todas sus experiencias vitales influenciaron, de forma relevante, la carrera literaria de Gamoneda que comenzaría en su preadolescencia y con la edad de ochenta y siete años aún no ha terminado. La continuidad en su producción durante los últimos años atestigua el grado de compromiso del autor con la realidad.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.